GENOCIDIO. El gobierno de Israel mata de hambre a los palestinos de Gaza

Compartí

Esta nota ha sido extraída del blog personal de Rafael Poch, un gran periodista catalán que se desempeñó durante muchos años como corresponsal del diario La Vanguardia de Barcelona y recomienda enfáticamente con toda razón que hagamos circular esta nota de otro gran periodista, en este caso estadounidense. Lo que está pasando en Gaza, y especialmente en Rafah, es un genocidio de manual, y no hacernos cargo de ello, entiemdo, es ser cómplices. JS

 

¡Que coman tierra!

En este artículo* Chris Hedges describe la fase final del genocidio perpetrado por Israel en Gaza: una hambruna masiva. Y por horroroso que parezca, la comunidad internacional no está haciendo nada útil para detenerla.

Nunca hubo alguna posibilidad de que el gobierno israelí aceptara una pausa en los combates propuesta por el Secretario de Estado Antony Blinken (que, recordó Horacio Verbitsky, es judío. N. del E.) y mucho menos un alto el fuego. Israel está a punto de dar el golpe de gracia en su guerra contra los palestinos de Gaza: la inanición masiva. Cuando los dirigentes israelíes utilizan el término «victoria absoluta», quieren decir eliminación total. En 1942, los nazis mataron de hambre sistemáticamente a los 500.000 hombres, mujeres y niños del gueto de Varsovia. Esta es una cifra que Israel pretende superar.

 

 

Israel y su principal patrocinador, Estados Unidos, al intentar cerrar el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS), que proporciona alimentos y ayuda a Gaza, no sólo están cometiendo un crimen de guerra, sino que están desafiando flagrantemente a la Corte Internacional de Justicia (CIJ). El tribunal consideró plausibles las acusaciones de genocidio presentadas por Sudáfrica, que incluían declaraciones y hechos recogidos por la UNWRA (la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo, N. del E.). Y ordenó a Israel que acatara seis medidas provisionales para prevenir el genocidio y paliar la catástrofe humanitaria. La cuarta medida provisional pide a Israel que garantice medidas inmediatas y efectivas para proporcionar ayuda humanitaria y servicios esenciales en Gaza.

Los informes de la UNRWA sobre las condiciones en Gaza, que cubrí como reportero durante siete años, y su documentación sobre los ataques indiscriminados israelíes ilustran que, como dijo la UNRWA, «las ‘zonas seguras’ declaradas unilateralmente no son seguras en absoluto. Ningún lugar de Gaza es seguro».

El papel de la UNRWA en la documentación del genocidio, así como en el suministro de alimentos y ayuda a los palestinos, enfurece al gobierno israelí. El Primer Ministro Benjamin Netanyahu acusó a la UNRWA tras la sentencia de proporcionar información falsa a la CIJ. Israel, que ya tenía a la UNRWA como objetivo desde hacía décadas, decidió que la agencia, que ayuda a 5,9 millones de refugiados palestinos en todo Oriente Medio con clínicas, escuelas y alimentos, tenía que ser eliminada. La destrucción de la UNRWA por parte de Israel responde a un objetivo tanto político como material.

Las acusaciones israelíes sin pruebas contra la UNRWA acerca de que una docena de los 13.000 empleados tenían vínculos con los que llevaron a cabo los ataques en Israel el 7 de octubre, en los que murieron unos 1.200 israelíes, lograron su objetivo. Dieciséis grandes donantes, entre ellos Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Italia, Países Bajos, Austria, Suiza, Finlandia, Australia, Canadá, Suecia, Estonia y Japón suspendieron la ayuda financiera a la agencia de la que dependen casi todos los habitantes de Gaza para alimentarse. Israel ha matado a 152 trabajadores de la UNRWA y ha dañado 147 instalaciones de la UNRWA desde el 7 de octubre. Israel también ha bombardeado camiones de ayuda de la UNRWA.

Más de 27.708 palestinos han muerto en Gaza, unos 67.000 han resultado heridos y al menos 7.000 están desaparecidos, probablemente muertos y enterrados bajo los escombros.

No sólo no hay alimentos, tampoco hay agua.

 

Más de medio millón de palestinos -uno de cada cuatro- mueren de hambre en Gaza, según la ONU. Los palestinos de Gaza, de los que al menos 1,9 millones han sido desplazados internos, no sólo carecen de alimentos suficientes, sino también de agua potable, cobijo y medicinas. Hay pocas frutas y verduras. Hay poca harina para hacer pan. La pasta, al igual que la carne, el queso y los huevos, ha desaparecido. Los precios en el mercado negro de productos secos como lentejas y porotos se han multiplicado por 25 con respecto a los precios de antes de la guerra. Un saco de harina en el mercado negro ha subido de 8 a 200 dólares.

El sistema sanitario de Gaza, del que sólo quedan tres de los 36 hospitales que funcionan parcialmente, se ha colapsado en gran medida. Alrededor de 1,3 millones de palestinos desplazados viven en las calles de la ciudad meridional de Rafah, que Israel designó «zona segura», pero que ha empezado a bombardear. Las familias tiemblan bajo las lluvias invernales bajo endebles lonas en medio de charcos de aguas residuales sin tratar. Se calcula que el 90% de los 2,3 millones de habitantes de Gaza han sido expulsados de sus hogares.

«No existe ningún caso desde la Segunda Guerra Mundial en el que una población entera haya sido reducida al hambre extrema y la indigencia con tanta rapidez», escribe Alex de Waal, director ejecutivo de la Fundación para la Paz Mundial de la Universidad de Tufts y autor de «Mass Starvation: La historia y el futuro de la hambruna», en The Guardian. «Y no hay ningún caso en el que la obligación internacional de detenerla haya sido tan clara».

Estados Unidos, anteriormente el mayor contribuyente de la UNRWA, proporcionó 422 millones de dólares a la agencia en 2023. La interrupción de los fondos asegura que las entregas de alimentos de UNRWA, ya muy escasas debido a los bloqueos de Israel, se detendrán en gran medida a finales de febrero o principios de marzo.

Israel ha dado a los palestinos de Gaza dos opciones. Marcharse o morir.

El antecedente sudanés

 

Yo cubrí la hambruna de Sudán en 1988, que se cobró 250.000 vidas. Tengo marcas en los pulmones, cicatrices de estar entre cientos de sudaneses que morían de tuberculosis. Yo era fuerte y sano y luché contra el contagio. Ellos estaban débiles y demacrados y no lo hicieron. La comunidad internacional, al igual que en Gaza, hizo poco por intervenir.

(N. del E.: Ha pasado más de un cuarto de siglo y la situaciòn en Sudán sigue siendo desesperante: hay 1.800.000 personas amenazadas de morir de hambre)

El precursor de la inanición -la desnutrición- afecta ya a la mayoría de los palestinos de Gaza. Los que mueren de hambre carecen de calorías suficientes para mantenerse. Desesperados, empiezan a comer forraje, hierba, hojas, insectos, roedores e incluso tierra. Sufren diarrea e infecciones respiratorias. Arrancan pequeños trozos de comida, a menudo estropeada, y la racionan.

Pronto, al carecer de hierro suficiente para producir hemoglobina, una proteína de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno de los pulmones al cuerpo, y mioglobina, una proteína que proporciona oxígeno a los músculos, unido a la falta de vitamina B1, se vuelven anémicos. El cuerpo se alimenta de sí mismo. Los tejidos y los músculos se desgastan. Es imposible regular la temperatura corporal. Los riñones se bloquean. El sistema inmunitario se colapsa. Los órganos vitales (cerebro, corazón, pulmones, ovarios y testículos) se atrofian. La circulación sanguínea se ralentiza. El volumen de sangre disminuye. Las enfermedades infecciosas como la fiebre tifoidea, la tuberculosis y el cólera se convierten en una epidemia que mata a miles de personas.

Es imposible concentrarse. Las víctimas demacradas sucumben al retraimiento mental y emocional y a la apatía. No quieren que las toquen ni que las muevan. El músculo cardíaco se debilita. Las víctimas, incluso en reposo, se encuentran prácticamente en un estado de insuficiencia cardíaca. Las heridas no cicatrizan. La visión se deteriora con cataratas, incluso entre los jóvenes. Finalmente, asolado por convulsiones y alucinaciones, el corazón se detiene. Este proceso puede durar hasta 40 días para un adulto. Los niños, los ancianos y los enfermos mueren más rápidamente.

Vi cientos de figuras esqueléticas, espectros de seres humanos, que se movían desolados a un ritmo glacial por el árido paisaje sudanés. Las hienas, acostumbradas a comer carne humana, se llevaban a los niños pequeños. Me detuve ante grupos de huesos humanos blanqueados en las afueras de aldeas donde docenas de personas, demasiado débiles para caminar, se habían tumbado en grupo y nunca se habían levantado. Muchos eran los restos de familias enteras.

En el pueblo abandonado de Maya Abun, los murciélagos colgaban de las vigas de la iglesia de la misión italiana, que había sido destruida. Las calles estaban cubiertas de matojos de hierba. La pista de aterrizaje de tierra estaba flanqueada por cientos de huesos humanos, cráneos y restos de pulseras de hierro, cuentas de colores, cestos y jirones de ropa. Las palmeras habían sido cortadas por la mitad. La gente se había comido las hojas y la pulpa del interior. Corría el rumor de que la comida llegaría en avión. La gente había caminado durante días hasta la pista de aterrizaje. Esperaron y esperaron. No llegó ningún avión. Nadie enterró a los muertos.

Palestinos = dinkas

Ahora, desde la distancia, observo lo que sucede en otra tierra, en otro tiempo. Conozco la indiferencia que condenó a los sudaneses, en su mayoría dinkas, y que hoy condena a los palestinos. Los pobres, especialmente cuando son de color, no cuentan. Se les puede matar como a moscas. La hambruna en Gaza no es un desastre natural. Es el plan maestro de Israel.

Habrá académicos e historiadores que escribirán sobre este genocidio, creyendo falsamente que podemos aprender del pasado, que somos diferentes, que la historia puede evitar que seamos, una vez más, bárbaros. Celebrarán conferencias académicas. Dirán «¡Nunca más!». Se alabarán a sí mismos por ser más humanos y civilizados. Pero cuando llegue el momento de pronunciarse con cada nuevo genocidio, temerosos de perder su estatus o sus posiciones académicas, se escurrirán como ratas a sus madrigueras. La historia de la humanidad es una larga atrocidad para los pobres y vulnerables del mundo. Gaza es un capítulo más.

 

*Publicado en: https://chrishedges.substack

 


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *