PÁGINA 12

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, acusó este domingo a Israel de cometer un “genocidio” contra civiles palestinos en la Franja de Gaza y comparó sus acciones con la campaña de Adolf Hitler para exterminar a los judíos.

“Lo que está ocurriendo en la Franja de Gaza no es una guerra, es un genocidio”, declaró ante la prensa en Adís Abeba, en Etiopía, donde participó como invitado en la cumbre anual de la Unión Africana.

El mandatario de izquierda de la principal potencia latinoamericana declaró que el conflicto “no es una guerra de soldados contra soldados”. “Es una guerra entre un ejército muy preparado y mujeres y niños”, afirmó.

“Lo que está ocurriendo en la Franja de Gaza con el pueblo palestino no ha ocurrido en ningún otro momento de la historia. En realidad, ha ocurrido: cuando Hitler decidió matar a los judíos”, agregó.

En respuesta, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó los comentarios de Lula de “vergonzosos y graves”, afirmando que constituyen una “trivialización del Holocausto”, y anunció que su gobierno convocó al embajador de Brasil en Israel.

“Al comparar con el Holocausto la guerra de Israel en Gaza contra el Hamas, una organización terrorista genocida, el presidente da Silva deshonra la memoria de los seis millones de judíos asesinados por los nazis y diaboliza el Estado judío como el más virulento de los antisemitas. Debería darle vergüenza”, abundó Netanyahu por la noche, en un discurso en Jerusalén.

Según el ministro israelí de Relaciones Exteriores, Israel Katz, la reunión con el embajador brasileño tendrá lugar el lunes.

Las declaraciones de este domingo son las más contundentes emitidas hasta ahora sobre el conflicto por Lula, un importante representante de los países del sur global y que ocupa la presidencia rotatoria del G20.

El movimiento Hamas se “congratuló” en un comunicado por las declaraciones de Lula, que son “una descripción exacta lo que sufre su pueblo” en Gaza y revelan “la magnitud del crimen” cometido por Israel “con el apoyo abierto de la administración Biden”.

Lula, de 78 años, afirmó en noviembre que el movimiento islamista palestino Hamas había cometido “un acto de terrorismo” en su ataque del 7 de octubre contra Israel, que dejó 1.160 muertos, en su mayoría civiles, según un balance establecido por AFP en base a datos oficiales israelíes.

Los comandos islamistas también capturaron ese día a 250 personas, de las cuales 130 siguen retenidas en Gaza, incluyendo 30 que habrían muerto, según cifras israelíes.

Pero al mismo tiempo Lula ha criticado la “respuesta desproporcionada” de Israel en Gaza, que ya ha dejado 28.985 muertos, en su mayoría mujeres y menores, según el Ministerio de Salud de Hamás, que gobierna el territorio desde 2007.

Brasil incrementará la ayuda humanitaria

El mandatario brasileño viajó esta semana a Egipto y Etiopía para profundizar el acercamiento político y económico de su país con el continente africano, al que ya lo unen lazos culturales e históricos.

Se trata de su tercer viaje a África desde que volvió al poder en enero de 2023, sucediendo al ultraderechista Jair Bolsonaro.

Ante la asamblea anual de la Unión Africana, una cumbre de jefes de Estado de los 55 países del continente, Lula volvió a defender la existencia de un Estado palestino.

“La solución a esta crisis sólo será duradera si avanzamos rápidamente hacia la creación de un Estado palestino libre y soberano”, subrayó el sábado.

“Un Estado Palestino que sea reconocido como miembro de Estados Unidas. De una ONU fortalecida y con un Consejo de Seguridad más representativo, sin países con poder de veto y con miembros permanentes de África y América Latina”, apuntó.

“No habrá solución militar a este conflicto. Ha llegado el momento de la política y la diplomacia”, insistió el líder brasileño.

Lula, que también se reunió el sábado con el primer ministro palestino, Mohammad Shtayyeh, afirmó que Brasil incrementará su contribución a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA).

Varios países occidentales suspendieron su ayuda financiera al organismo de la ONU, después de que Israel acusara a algunos de sus empleados de estar involucrados en el ataque del 7 de octubre.

“Cuando veo que el mundo rico anuncia que interrumpirá sus contribuciones a la ayuda humanitaria para los palestinos, me imagino lo grande que es la conciencia política de esta gente y lo grande que es el espíritu de solidaridad en sus corazones”, dijo Lula.

“Necesitamos dejar de ser pequeños cuando necesitamos ser grandes”, sentenció.

En El Cairo, la capital egipcia, el mandatario brasileño había calificado la ofensiva israelí como un “castigo colectivo”. “El Estado de Israel también está cometiendo varios actos de terrorismo, al no tener en cuenta que ni los niños ni las mujeres están en guerra”, dijo.