GENOCIDIOS: La Inquisición española y los judíos conversos de Mallorca

Es, al menos para mi, un gran hallazgo encontrar que al menos una parte de los “marranos” de la más grande de las Islas Baleares tuvieran encendidos en sus corazones ideales libertarios e igualitarios con tanta anticipación. Ya entonces, bajo la persecución, había criptojudíos que se refugiaban en la religión y otra rama, diríase que laica, que coincidía con Campanella (El Bueno) en la utopía de establecer una Ciudad del Sol igualitaria, quizá en el Nuevo Mundo.

La utopía revolucionaria de los judíos conversos mallorquines

 

En 1691, más de doscientos cincuenta vecinos de una calle de un barrio de Palma de Mallorca (Islas Baleares) llamada actualmente calle Jaume II, fueron encerrados en las prisiones de la Inquisición, torturados, confiscadas sus propiedades y muchos, quemados vivos en la explanada del Castillo de Bellver, una fortificación a las afueras de la ciudad, que existe hasta la actualidad. Estos ciudadanos eran descendientes de los judíos de la conversión forzosa de 1435. Hasta bien entrado el siglo XX, las cuatrocientas familias mallorquinas descendientes de los condenados por la Inquisición en 1691, han estado marcadas y perseguidas. Un nuevo libro descubre además un aspecto desconocido hasta ahora de aquella comunidad: muchos de ellos eran seguidores del movimiento de los Igualitarios, que planeaban  la construcción de una república universal basada en principios similares a los que siglos después plantearían los socialistas y comunistas utópicos. MM

NOTA EN REVUELTA GLOBAL 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: