Gobierno de Bolivia denuncia plan golpista

Compartí

Del Ministerio de Comunicación del Estado Plurinacional de Bolivia

Plan subversivo "Tipnis" fue develado por el Gobierno


Imagen

La Paz, 24 de junio (MC).-  El Gobierno boliviano reveló hoy un plan subversivo denominado “Plan  Tipnis” para desestabilizar y crear las condiciones de un golpe de estado.

Según reportes de inteligencia dados a conocer hoy por autoridades de Gobierno, el plan se iniciaba con el motín de policías que reclaman mejoras salariales. La estrategia continuaba bloqueando y boicoteando la solución del conflicto policial, con la posición intransigente de exigir como salario básico 3.000 bolívares, para luego convocar a maestros, trabajadores afiliados a la COB (Central Obrera Boliviana) y activistas que marchan a La Paz con el apoyo del gobierno municipal paceño y funcionarios ediles.

Los informes de inteligencia interceptados el fin de semana daban cuenta del arribo de 10 buses a la terminal terrestre de El Alto con indígenas “ponchos rojos”, a los que se debía persuadir para que se unan a la sublevación policial.

“Asesinar a los plomos”

Parte del plan revelado menciona el traslado de armas de reglamento a unidades policiales que no requieren de armamento para la seguridad ciudadana, y presiones a oficiales de alto rango para que se entregue dicho armamento. Se convoca a los policías amotinados a proveerse de armas para, eventualmente, enfrentarse con militares que estarían apostados frente al Palacio de Gobierno y dentro del mismo. La consigna era “asesinar a los plomos”.

De ese modo, mientras representantes de los policías amotinados por motivos salariales, negociaban de buena fe con ministros la solución a las demandas, otros grupos confabulaban y conspiraban contra el Gobierno, preparando el escenario para un golpe de estado.

De acuerdo con la versión del Gobierno, los mismos medios de comunicación recibieron algunos de estos reportes de inteligencia que referían el traslado de armamento, por ejemplo.

Políticos detrás del plan

Autoridades que dieron a conocer detalles del “Plan Tipnis”, no descartaron la participación encubierta de partidos políticos que atizaron la violencia y las acciones que van más allá de la racionalidad.

Frente a las acciones ilegales: quema de documentos y materiales y frente a la movilización agresiva, los partidos callaron y con su silencio demostraron su complicidad.

No es casual lo acontecido en Paraguay, donde los políticos confabulados contra el presidente Fernando Lugo promovieron un golpe parlamentario de derecha que interrumpió un proceso democrático y popular a favor de los sectores más desprotegidos.

No se perdona la reforma policial

Aparte del movimiento subversivo y desestabilizador de la democracia, el Gobierno considera que sectores de la policía boliviana no perdonan la política de reforma institucional, traducida en el traspaso de competencias de la Policía: registro de identidad y autorización para conducir, al SEGIP (Servicio General de Identificación Personal).

Esa política continuará para fortalecer a la institución “verde olivo”, para hacerla más profesional y provista de los elementos materiales que garanticen su actividad de protección de la seguridad ciudadana.

Justamente, recursos del plan de seguridad ciudadana serían destinados al mejoramiento integral de la Policía Boliviana, según anunció el presidente Evo Morales el sábado en Capinota. Pero las reformas que beneficiarán a la institución y a toda la sociedad, no pueden llevarse adelante en un ambiente hostil y en un clima de desinstitucionalización, señala el Gobierno.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *