ICBC – BANCOS. Un claro abuso de confianza y una situación kafkiana

Un abuso más de los muchos que se cometen durante la pandemia. El ICBC es un banco de origen chino, pero aliado al Grupo Clarín. Hace muchos años ya, a la hora de hacer la compra de un electodómestico en cuotas, fui conminado por el vendedor a sacar una tarjeta VISA de dicho banco para acceder a una sustancial rebaja. Para mi sorpresa, para acceder a ella no hacía falta tener una cuenta en el banco y podías darle gratuitamente una extensión a tu mujer y no te cobraban (al menos en aquellos comienzos, ya se sabe “el primero te lo regalan y el segundo te lo cobran) la renovación. Demasiadas ventajas juntas. Asi fue como accedí a todo. Nunca utilicé mucho esa tarjeta y hace más de un año que no la utilizo en absoluto, ya que cuando compro algo con tarjeta VISA utilizó la del banco en el que tengo cuenta desde 1993. Pues bien, a comienzo de año me llamaron a un teléfono fijo de parte de un estudio jurídico diciéndome que debía negociar con ellos una presunta deuda que habría contraído con el ICBC, pero que no podían decirme por teléfono ni el monto ni, menos, por qué compras la reclamaban.

Es de destacar que hace ya mas de un año que el ICBC me dejó de mandar resúmenes de papel. Además que varias empresas de servicios públicos han hecho lo mismo de manera unilateral e inconsulta (con la aprobación del anterior gobierno, que como ahora sabemos, estaba dispuesto a todo con tal de perjudicar al Gremio de Camioneros al que están afiliados los repartidores del Correo, OCA, etc.), lo atribuí a que no había utilizado en absoluto la tarjeta.

Y de subrayar con doble trazo que además de haber dejado de enviarme los resúmenes en papeles, el ICBC nunca me reclamó alguna deuda.

Cuando recibí el segundo llamado de aquel estudio jurídico me molesté en ir a una de las sucursales del banco y preguntar si tenía alguna deuda. Como me dijeron que no tenía ninguna, cuando me volvieron a llamar se los dije. Y a la cuarta vez que me llamaron les pedí por favor que ya no me molestaran más.

Recientememte un nuevo estudio jurídico me reclamó esa supuesta deuda, esta vez por email, informándome que a causa de ella figuraba en el VERAZ. Intrigado por el cambio de bufete respondí al correo, pidiendo que me informaran qué es lo que se supone que debo y por qué causa. Me contestaron que casi diez mil pesos pero que no tenían idea; que se trataba de un paquete de (supuestos) morosos que habían recibido del banco.

Asi que, primero llamé a VISA, pidiendo información, pero me remitieron a obtenerla en el banco… que tiene externalizado un call center automatizado llamado CENTRO HOLA en el que alguna vez que lo utilicé una voz grabada te informaba acerca de tus consumos, montos a pagar y fecha de vencimiento y, si tenías alguna duda y tras larga espera, con un poco de suerte te atendía una persona.

Intenté  comunicarme pero mi clave había caducado. Fui a un Banelco e intenté sacar otra poniendo mi tarjeta, pero esta estaba dada de baja. Así que pedí un turno para ir a tratar de deshacer el entuerto en la misma sucursal de la vez anterior. Pero ese día, antes de que saliera de casa, me llamó un oficial de la misma y me explicó que estaba trabajando de su casa y me llamaba para tratar de evitarme el viaje. Amablemente, me confirmó que en los registros del banco figuro efectivamente con una deuda que había sido transferida a un estudio jurídico, pero que no estaba en condiciones de precisarme en concepto de qué se me la reclamaba.

Me encocoré. ¿Cómo podía ser que el banco no pudiera informarme por qué corno me reclamaba una supuesta deuda? El empleado me dijo que eso lo tenía que averiguar en el departamento Cobranzas (como en otros bancos, cada sector está compartimentado con muchos otros, como si no fueran parte del mismo) y me dio un teléfono… que resultó ser el del CENTRO HOLA.

Con lo que se cerró este círculo, que bien podría ser parte de las pesadillas de un Franz Kafka actual.

Ah, como ya narré antes, me resultó imposible obtener información de VERAZ, pero si la pude obtener del BCRA. En efecto, figuro como deudor.

Sigo sin saber por qué se me reclama esa deuda, que posiblemente siga creciendo, retroalimentada.

Sin que, repito, el banco nunca, jamás, me la haya reclamado.

…………………………………………………………………………………………………..

PS: Hoy es miércoles 26 de agosto. Ayer estuve en una sucursal del banco. Ahí se me informó de un gasto que bien puede haber hecho mi esposa (una pizza o empanas en un comercio de las cercanías de casa) y un gasto en dólares de poco más de veinte dólares (al parecer, un juego de play station) que ella, que tiene computadora propia no hace todavía un mes, desconoce. El banco jamás me reclamó esas supuestas deudas ni me envió (ni en papel ni por email) y me metió en el Veraz y ahora el estudio jurídico me reclama unos diez mil pesos. Llamé ayer al Centro Hola, estuve casi media hora conectado y nunca tuve la posibilidad de hablar con nadie.

Siendo las 11.50, vuelvo a llamar hoy. Exactamente diez minutos después me atendió una amable mujer que al parece resolvió el entuerto. Veremos.

PS2: Hoy es 10 de septiembre. De resultas de aquella conversación telefónica debí volver a pedir una entrevista en la sucursal Barracas del Banco. Alli me dieron la razón y me dijeron que solo tendría que abonar los consumos; que esperara una semana y me pusiera en contacto con el estudio jurídico. Así lo hice. Diversos desencuentros propios de las comunicaciones tercerizadas en época de pandemia insumieron una semana más. Hoy, a instancias mías, nos comunicamos nuevamente cuando una voz femenina me instó a abonar… la misma suma que al principio. Como protesté, rápidamente retrocedió a 6.400 pesos, pero los consumos en la tarjeta adicional que utiliza mi esposa, poco más de 800 pesos por una pizza y empanadas y unos 21 dólares al parecer por un jueguito de play station que ella no pidió, son inferiores a los 3.700 pesos, se haga como se haga el cálculo. La voz femenina me dijo que el estudio jurídico tenía que cobrar sus honorarios y yo le repliqué que de ninguna manera: que el banco me había reconocido su responsabilidad en el entuerto y dicho que solo pagaría los consumos.

PS3: Hoy es lunes 14. Sigue la saga: Comparto mi diálogo con la señora o señorita Evelyn, del Estudio Roth.

Lo último que le escribí es:

Llamé al número que me dieron y me remiten al CENTRO HOLA, del cual ya no tengo clave (ni la quiero tener). Son ustedes los que tienen que interiorizarse del contenido del reclamo que hice, nº 8462715, y de la resolución del banco.

PS4: Hoy es martes 22. Voy nuevamente al banco. Está vez no a la sucursal Barracas, donde no me dieron turno, sino a la casa central, Florida 99. Ya les contaré.

 

Comentarios (4)

  1. Robertonfunes

    Y para.algo están los resumenes para.leerlos.

    Responder
  2. Claudia

    Me resultó familiar la escena. El banco me brindó tarjetas que nunca use, por lo tanto, no estaban dadas de alta. Me llegó la renovación de las tarjetas VISA y MASTERCARD con una suma de $3500 por ambas. Obviamente fui al banco… demoré en contactar al centro HOLA. Hice todos los vericuetos para poder tener el código hasta que di con un operador que me tomó la BAJA. EL REINTREGO me lo daban si aceptaba contratar un seguro de $200 mensual y gastos administrativos de casi $450 . Los acepté, con tal de no perder más tiempo (odio hacer trámites). A los 6 meses casi .. tal vez 8… observo descuentos en mi caja de ahorro. Mi sorpresa fue ver en mis movimientos de cuenta, descuentos por MEMBRESIA Y RENOVACION de ambas tarjetas. Inmediatamente traté de comunicarme con el banco .. de nuevo tener suerte que te hable un operador, sacar una nueva clave (se había vencido la anterior), a esto se suma la espera en atención por las consecuencias de la cuarentena. Pude solucionarlo. Me devolvieron de nuevo los gastos menos $ 300 ( gastos administrativos) . En fin.. ahora reviso minuciosamente cada movimiento

    Responder
  3. Denunciar las prácticas abusivas

    Esto no es “un abuso más de los muchos que se cometen durante la pandemia”, esto parece ser una práctica engañosa habitual del banco, con la cual van a continuar hasta el fin de los tiempos, si no se le pone freno denunciándola.

    Dónde denunciar:

    Ante el Sistema Nacional de Arbitraje y Consumo (se puede reclamar por vía electrónica)
    https://www.argentina.gob.ar/produccion/consumidor/sistema-nacional-de-arbitraje-de-consumo

    Leyes que amparan al consumidor:

    http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/0-4999/638/norma.htm

    Responder
  4. Alejo Luna

    Como en cualquier banco. A mi me llamaron así del Galicia, el mismo banco que una vez me dio una tarjeta que nunca pedí y me abrió una cuenta corriente a la que nunca accedí y me cobraron una deuda que nunca hice. Tuve que ir a defensa del consumidor.
    También están las estafas telefónicas para sacarte datos personales.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: