II GUERRA MUNDIAL: Una exposición en China muestra nuevas evidencias de los crímenes de guerra japoneses

Holocausto en Asia: Japón aún no ha expiado sus crímenes

 

Museo de Evidencia de Crímenes de Guerra cometidos por la Unidad 731 del Ejército Japonés en Harbin, China

El hecho de que en la II Guerra Mundial, se lanzaran sobre Japón las primeras bombas nucleares dejando al descubierto el horror de las armas de destrucción masiva cuando en el frente occidental (para algunos sólo contaba lo que ocurría en Europa) la guerra estaba terminada, ha difuminado los crímenes de guerra cometidos por los nipones, situándolos en el lugar de víctima, cuando en verdad fueron el terror de Asia.

El pasado agosto, como cada año, la prensa mundial se hizo eco de la conmemoración en Japón del aniversario de la destrucción de Hiroshima y Nagasaki. En contraposición, casi ningún medio occidental recordó que en esas mismas fechas China celebraba el 75 aniversario de la victoria del pueblo chino en la Guerra de Resistencia contra la Agresión Japonesa (1931-45). Menos aún se supo en Occidente que en septiembre, China inauguró una exposición en el Museo de Evidencia de Crímenes de Guerra de la Unidad 731 del Ejército Japonés, en la ciudad de Harbin, capital de la provincia de Heilongjiang, en la región de Manchuria.

Durante la invasión japonesa, en Harbin tuvo su base esa unidad del ejército japonés especializada en experimentos  con gérmenes, que utilizó como conejillos de indias a las poblaciones de diez aldeas de la zona. En las ruinas de la base japonesa, China ha creado un Museo para exhibir y estudiar lo ocurrido durante la II Guerra Mundial. Entre 1939 y 1945, en la base de Harbin, prisioneros de guerra y civiles chinos fueron congelados vivos, sometidos  a vivisección o infectados con peste bubónica, sífilis y otras enfermedades infecciosas. Unas cuatro mil personas murieron allí de la manera más espantosa, incluidos rusos, coreanos, mongoles y, se cree, que también algunos aviadores estadounidenses.

Las víctimas de Japón durante la II Guerra Mundial siguen presentando en pleno siglo XXI demandas antes los tribunales japoneses en busca de justicia por parte del Gobierno nipón y las empresas del país que los sometieron a trabajo esclavo. La mayoría de las demandas han sido desestimadas por los tribunales japoneses, con diversas excusas.

Aún con este pasado de sanguinarias agresiones a sus vecinos, Japón ha incrementado para 2021 su presupuesto militar por séptimo año consecutivo, para hacer frente “al desafío de seguridad que representan China y Corea del Norte”, según el informe de Defensa del gobierno japonés. MM

MÁS INFORMACIÓN EN REVUELTA GLOBAL

 

 

Comentario (1)

  1. Sergio

    Los japoneses masacraron a treinta millones de filipinos, malayos, vietnamitas, camboyanos, indonesios y birmanos y, al menos, a veintitrés millones de etnia china. La Alemania nazi no les tuvo nada que envidiar a estos genocidas. La dualidad de la postura japonesa con respecto a estos crímenes refleja una hipocresía como sociedad importante.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: