DESCENSOS. Cómo Milei, Caputo y la madre que los parió nos hunden en la pobreza

Compartí

Ya se van, se van para la B

20240309_reduccion_gasto_primario_gobierno_gp_g
|

Transcurridos noventa días de motosierra y licuadora persiste en una parte importante de la sociedad, una retórica que ya merece un Premio Pulitzer “Hay que darle tiempo”.

Pues bien, veamos qué sucede mientras el tiempo transcurre.

La reducción del gasto que lleva adelante el gobierno nacional se sostiene en el deterioro acelerado de las condiciones materiales de existencia del 80% de la población.

La alianza entre sectores dominantes locales y extranjeros que –hasta ahora–, sostiene estructuralmente la política socioeconómica oficial, no registra antecedentes en la historia democrática donde nunca se logró este nivel de síntesis intraburguesa.

Han aprendido de la historia reciente.

Para una aproximación a la dinámica del ajuste que encarna el Psycho Killer Milei mediante un indicador duro como es el recorte en previsión social, leemos al Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) insospechado de ser opositor.

“En enero se concretó el mayor recorte real interanual de gasto público de los últimos 30 años. Con ingresos iguales que en 2023, la mejora del resultado fiscal fue explicada por la reducción del gasto: los sectores que aportaron. Con una reducción interanual del 36% en febrero, el gasto real devengado de la Administración Nacional habría descendido un 33% en el primer bimestre del año. Los jubilados soportaron el 43% de la reducción total del gasto del bimestre, como consecuencia de la licuación de las jubilaciones.”

Otros dos indicadores adicionales dan una idea cabal de hacia dónde vamos con la política socioeconómica que despliega el Felis silvestris catus, más popularmente el “Gatito Mimoso” según lo nominara la sanguinaria trotskista Myriam Bregman.

En su delirante discurso del 16 de enero en la ciudad de Davos, nuestro Psycho Killer sostuvo ante los “zurditos” de la pomposa platea que “el capitalismo de libre empresa es la única herramienta capaz de acabar con el hambre y la pobreza “.

Un mes más tarde, el 17 de febrero, un estudio de la Universidad Católica Argentina (UCA) reveló que la tasa de pobreza estimada en el país en enero había subido al 57,4% de la población, frente al 49,5% de diciembre y el 44,7% del período de julio a septiembre.

Pasado 90 días de motosierra persiste en la sociedad, la retórica “Hay que darle tiempo”

Se trata de un nivel que no se registraba en Argentina desde 2004 y si los aproximamos a lo que proyecta marzo, sin esfuerzo la pobreza orilla el 60% de la población nacional. El nivel de “indigencia pasó del 9% en diciembre al 15% en enero de 2024, el nivel mayor desde 2004 y la escalada sigue.

Sin embargo, lejos de ayudar a los hogares a soportar el choque de la devaluación inicial del 118% –vendrán más–, el Gobierno siguió castigando a los más pobres.

Por ejemplo, bloqueó las negociaciones para aumentar el salario mínimo, hoy suspendidas.

A pesar de los obstáculos legislativos, suspendió todas las obras públicas, lo que, junto a la retracción del consumo privado, dan como resultado el aumento en el desempleo abierto que partiendo del 5,4% en el tercer trimestre de 2023, se acerca ya a los dos dígitos y seguirá en aumento.

Así las cosas, en enero, el país registró su primer superávit presupuestario mensual desde 2012 a cambio de una catástrofe social que avanza de la mano de una recesión abismal.

Las ventas al por menor de pequeñas y medianas empresas cayeron un 6,4% en enero de 2024 en un mes y un 28,5% en un año según CAME.

El sector más afectado fue el farmacéutico, con una caída interanual del 40,1%, seguido del alimentario (-37,1%).

El ajuste llegó a gastos imprescindibles como salud y alimentación.

Como es lógico en todo contexto recesivo, entre enero y febrero la recaudación acumulada caerá un 17% en términos reales. El dato de Iaraf muestra que hay un derrumbe de los impuestos relacionados con la actividad interna.

En fin, para que le “demos tiempo” al Psycho Killer y el cambio estructural sea de difícil reversión, la narrativa oficial, de tan poca densidad simbólica, poblada de insultos, jerga económica berreta y chistes de dudosa efectividad, ha desarrollado ahora la figura del “rebote en V” de la economía a mediados de este año.

Algo de verosímil tiene, sin embargo, esa ocurrente metáfora. A mediados de año, efectivamente, la economía se irá a la B.

Y ustedes, ¿seguro permanecerán en las grandes ligas, o también se van para la B, estimados lectores de PERFIL?  

……

Dice Artemio: esta es la canción que escuché mientras escribía la nota:

Una última cosa: a) Es inevitable una nueva devolución; b) Es de vida o nuerte abrogar el DNU.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *