Israel bombardeó porque Assad estaba a punto de triunfar

Por Guadi Calvo / Pájaro Rojo

Si algo no se puede decir de Barack Obama es que miente, hace poco más de una semana The Washington Post, filtró que la Casa Blanca consideraba seriamente asistir militarmente a las bandas armadas que desde hace dos años intentan derrocar al gobierno legitimo de Siria, apenas tres días después su socio principal en la región, Israel, atacó con su fuerza área distintos objetivos en territorio sirio, con la excusa de que eran caravanas de armas para abastecer al Hezbolá, la poderosa organización islamita libanesa que ya ha derrotado a Israel 2006. Este nuevo acto de provocación de Tel aviv, pone a la paz mundial al borde de un conflicto que esta vez si (a diferencia del contencioso coreano) podría tener consecuencias insospechadas.

Este nuevo acto terrorista de Israel, responde a dos posibilidades, o bien la Casa Blanca ha hecho un guiño previó, como se anunció en martes en The Washington Post, u otra vez Israel, marca la agenda de los Estados Unidos apurándolo a involucrase en lo que podría considerase la primera ofensiva, ya no contra Siria, sino directamente contra Irán.

Esto confirma algunas sospechas de que el atentando de Boston (EE. UU.) del pasado 15 de abril, en el que murieron tres espectadores y hubo aproximadamente doscientos heridos y que rápidamente fue resuelto con la detención los hermanos Tamerlan y Dzhokhar Tsarnaev, dos adolecentes musulmanes de origen checheno, que se habían incorporado a la vida norteamericana aparentemente sin inconvenientes, y que si bien podrían haber sido los autores materiales del hecho (Tamerlan fue asesinado al momento de la detención y el menor Dzhokhar se encuentra hospitalizado) surgen sospechas que los hermanos Tsarnaev podrían haber sido operados por miembro del servicio de inteligencia israelí, (Mosad) con el fin de acelerar la decisión de la Casa Blanca de terminar con la resistencia de las fuerzas de Bashar al assad, quien en las últimas semanas volvió a tomar la iniciativa y estaba a punto de derrotar militarmente a quienes quisieron derrocarlo.

Obviamente ni la OTAN, ni los Estados Unidos, Israel y el resto de los socios del frente antisirio, pueden permitirse una derrota y el anuncio de Obama del pasado martes, más el inicio de los ataques aéreos de Israel, son prueba de ello.

De la continuidad de los ataques israelíes pende la paz mundial. Y solo los Estados Unidos pueden detenerlos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: