JINGLES Y ELECCIONES. Dónde se concentra la alegría y la fe en que “la vamos a dar vuelta”

Compartí

Y no les cuento más porque lo mejor es mantener intacta la capacidad de sorpresa. Yo que vos me pasaría este fin de semana largo distribuyéndolos no sólo entre compañeros y lo que el General llamaba bosta’e paloma, sino también entre los gorilas que conservan el sentido del humor, si es que quedan.

Lo que si queda es el interrogante de por qué los impulsores de la Fábrica de Jingles se llaman Gelatina, si son un fierro.

En cambio me quedó clarísimo por qué Marcos Aramburu oestenta un cinturón negro.

 

 


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *