JUAN MARÍA RAMOS PADILLA. Encendido alegato en defensa de un juez probo y patriota

El auto de Fe iniciado por la inquisición amarilla contra el juez Juan María Ramos Padilla con el más que evidente propósito de destituirlo y así, además de vengarse por su poco apego a los eufemismos amedrentar a su hijo Alejo –que tiene en sus manos una megacausa que atraviesa las imbricadas e hipercorruptas relaciones entre los servicios de inteligencia y la “justicia” macrista– ha fracasado. La noticia escueta, dada por Infosiberia (que hasta hace poco dirigía su otro hijo, Juan Martín) dice que “con 10 votos a favor y solo 2 en contra, el Consejo de la Magistratura rechazó la denuncia de los legisladores macristas Waldo Wolff y Lucas Incicco contra el juez Juan Ramos Padilla, a partir de una serie de publicaciones en Twitter que habían considerado “agraviantes”. “Los jueces tenemos derecho a decir lo que pensamos”, afirmó el presidente del organismo, Alberto Lugones”. Y agregó que Ramos Padilla padre señaló que el motivo de su emplazamiento fue que “Denuncio cosas en las redes sociales, y a Clarín, y al neoliberalismo, y a los ‘delincuentes togados’ no les gusta” y consideró que la Corte Suprema “ha sido cómplice” de la persecución política emprendida durante el macrismo, ya que “su presidente es el ‘Señor Clarín’”. Pasó en Caput. 💥 Escuchalo: https://bit.ly/2T7j9Cr

Antes, en un auténtico alegato, desde su “ostracismo” como dice ella (por una lesión, empezó su cuarentena bastante antes que el resto) Débora Mabaires, perceptiblemente angustiada, escribió un encendido alegato que puso las cosas en su lugar. Aunque tarde, lo reproduzco ahora. Merece la pena leerlo hasta el final.

Juez Ramos Padilla padre. Siempre dispuesto a disparar contra la corrupción del Poder Judicial.

Buenas compañías. Débora Mabaires con Carlos Caramello

Mañana el Consejo de la Magistratura, ese organismo creado por el contubernio del Pacto de Olivos para crear cargos políticos a opositores y abogadetes de los bufettes , usará su poder para intentar destituir o tal vez, mantener en la picota a un juez honorable. 
Desde hace tres años sostienen esta acusación ridícula, en la que se acusa al juez de opinar contra el neoliberalismo, como si eso fuera un delito.
En un mundo que se cae a pedazos por los efectos de políticas neoliberales, parece un chiste de mal gusto.  Pero no lo es. Es algo peor. 
Buscan destituir al Juez Juan María Ramos Padilla , un hombre honesto, decente y me animo a decir, sin exagerar: un patriota. 
Cuenta entre sus galardones, haber sido el que encarceló por primera vez a Etchecolatz, el carnicero genocida, cuando muchos se escondían abajo del escritorio al oir su nombre. 
Si hay un mínimo, por poquito que sea, de justicia con las causas de los genocidas delincuentes de lesa humanidad, fue gracias a su fallo ejemplar que derivó en la derogación de las leyes de Obediencia Debida y de Punto Final. 
Leyes a las que se había opuesto declarándolas inconstitucionales ni bien habían sido aprobada por una caterva de diputados y senadores cobardes y corruptos, que vendieron la dignidad del pueblo argentino en pos de salvaguardar una supuesta paz social que de cualquier modo, nunca llegó. 
Tuvo la grandeza de renunciar a su cargo como juez cuando dejaron firmes esas leyes, porque se negó a ser cómplice de una justicia corrupta que quería poner un manto de olvido sobre las violaciones, torturas y asesinatos horribles perpetrados contra el pueblo para instalar un modelo económico que buscaba esclavizar al pueblo argentino a través de la deuda externa siempre impagable.
Mañana Pablo Tonelli, el hombre de PRO que en 2016 se robó la banca de la presidencia del Consejo de la Magistratura con la complicidad de dirigentes políticos “opositores”, sostendrá la acusación contra el Juez Ramos Padilla para tratar de disciplinar a su hijo, Alejo Ramos Padilla, juez federal de Dolores que lleva la investigación de la causa más importante de la historia de la democracia: la que demuestra cómo el poder judicial armaba causas penales para extorsionar empresarios, meter presos a opositores políticos, con testigos falsos, operaciones mediáticas y peritos truchos.  En esa causa, también se investiga el lavado de dinero, la fortuna injustificada de miembros del poder judicial y el brazo literario y de inteligencia de al menos dos embajadas extranjeras.
Entre los consejeros de la Magistratura, que deben votar si van a destituir al juez Ramos Padilla, está Graciela Camaño, la esposa de Luis Barrionuevo, quien en un programa televisivo de mucho raiting confesó haber amenazado de muerte a Federico Elaskar y mantenerlo secuestrado en su casa durante 5 meses para convencerlo de hacer una declaración falsa contra un empresario y ex funcionarios de gobierno, incluida la hoy Vicepresidenta de la Nación.
Y como si fuera poco: Pablo Tonelli, el presidente del Consejo de la Magistratura, fue abogado de Macri en distintas causas penales como contrabando y Correo Argentino, y es el hijo de Ideler Tonelli, uno de los redactores de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final a la que se había opuesto férreamente el doctor Ramos Padilla.

Villano desairado. Pablo Tonelli, espada -por suerte ya mellada- de Macri en el Consejo de la Magistratura.

Y digo uno de los redactores, porque el otro fue Andrés D’Alessio, el tío de Marcelo D’Alessio, el operador de dos embajadas, agente de inteligencia berreta, falso abogado y testigo trucho, armador de causas judiciales a pedido de Macri y Stornelli que se encuentra detenido y procesado por Alejo Ramos Padilla.
Para amedrentar al hijo, van contra el padre. 
Duele el silencio de los de este lado.
Duele ver la historia dando vueltas como en una calesita, mordiéndose la cola permanentemente. 
Duele ver que es más importante pelearse con un escriba de Clarín por una noticia falsa, que poner el ojo en estas cosas trascendentales, que hacen a la vida de todos nosotros. 
Duele ver el bajo nivel intelectual, la poca capacidad de análisis y la suspicacia de mencionar el tema sin explicar lo que hay detrás para que todo quede velado ante nuestros ojos y se cometan las más graves injusticias. 
Esta semana al menos 5 jueces hicieron declaraciones a la prensa sobre quiénes, cómo y de qué manera los extorsionaron, destituyeron o intentaron destituírlos, por defender lo que era justo para el pueblo argentino.
Sin embargo, es como si hubiera pasado un tren a lo lejos. 
No es posible vivir dignamente en un país amenazado por el poder económico con jueces al servicio de intereses extranjeros.
 
Toda verba inflamada hablando de la justicia, de la Patria y de la política, será falaz si no se eleva el grito denunciando esto.
No es posible tener jueces y fiscales corruptos que armen causas falsas y delincan a la vista de todos y que no pase nada. 
Si mañana se perpetra este nuevo acto de injusticia, pero sobre todo, este nuevo apriete a un juez, delante de nuestros ojos, seremos culpables por omisión, de nuestras propias desgracias.
Al menos, si leíste esto, no tenés la excusa de decir “yo no sabía”. 
Ahora, lo sabés.

 

Comentarios (3)

  1. guillermo pgorilgorila

    si, pero en una república la división de poderes blablabla coso.
    y eso se respeta carajo, dijo el pre…

    Responder
  2. Nano

    Qué buena noticia. Agrego un dato al currículum de Ramos Padilla padre: fue, en 1984, el primer juez argentino que autorizó al antropólogo forense Clyde Snow a participar en una exhumación de restos de desaparecidos, iniciativa que con el tiempo dio origen al Equipo Argentino de Antropología Forense, formado por ek norteamericano Snow con estudiantes de la UBA y la UNLP.

    Responder
  3. Alberto Espejo (@tajin2010)

    Un verdadero JUEZ, desprendido de toda la genética histórica de corrupción jurídica existente hoy con fines golpistas y antidemocráticos, Juan María Ramos Padilla emerge contra esos fines del poder judicial, el huevo de su enorme corrupción y organización criminal. Su actuación judicial es correcta, opuesta a la de la caterva de JUECES y FISCALES que defienden a los poderosos, no al pueblo, a las mujeres y a lxs niñxs, menos al pueblo llano. De ahí las tradionales frases de “hecha la ley, hecha la trampa”, “hacete amigo del juez”, etc. Juan María Ramos Padilla es DEFENSOR de las LEYES y sus DERECHOS, es el paradigma del necesario cambio de percepción de la aplicación conveniente de las LEYES, NO del LAWFARE, del guerrero neoliberalismo. Prácticamente él y su hijo Alejo son los protectores de la verdadera JUSTICIA y los DDHH de Argentina, manantial del saber en la competencia para JUZGAR.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: