LA GUERRA EN UCRANIA vista por los servicios de inteligencia de EEUU

Compartí

En un Estados Unidos sumido en una guerra civil soterrada, no es de extrañar que en sus ¡16! servicios de inteligencia reine cierta anarquía por más que se suponga que la NSA (National Security Agency) los coordina, y que la CIA, “La” agencia, es la primus interpares al menos en lo que hace a las políticas a desplegar en el extranjero. Como casi todo el mundo sabe, por definición cada servicio como organización burocrática, tiene como objetivo prioritario su autopreservación y tratar de conseguir una tajada mayor del presupuesto, y por otro a nadie le gusta recibir malas noticias ni oficiar de pájaro de mal agüero. Enmarcados en estos parámetros, y teniendo muy en cuenta que hay 1.400.000 (¡un millón cuatrocientos mil!) personas autorizadas para escudriñar los documentos reservados, confidenciales, secretos y ultrasecretos, cualquiera puede llegar a la conclusión de que es imposible en mantener esos secretos…

Una nota del New York Times reproducida por La Nación señala que “El nivel de seguridad ultrasecreto de los militares norteamericanos incluye a casi todos los 600 generales en servicio activo en distintas dependencias, pero también se extiende a algunos de sus colaboradores, a muchos coroneles que trabajan en el Pentágono, a los capitanes de barcos de la Marina, a un amplio surtido de oficiales de menor rango, y como queda claro en el caso de Teixeira, también a reclutas que trabajan en unidades de inteligencia (Teixeira trabajaba en el cuerpo de Aviación de la Guardia Nacional de Massachussetts).

Queda la duda de si el joven Francisco “Frank” Teixeira (foto) filtró los documentos parte de los cuales publicó Newsweek a partir de una iniciativa individual o si fue aleccionado y direccionado para que fueran a parar a las manos del experimentado periodista William Arkin.

Por cierto, los 20 publicados son menos que los no publicados, ya que todos llegarían a cincuenta o casi cincuenta. Lo que da pábulo a muchísimas especulaciones.

La situación en el frente de batalla al 1º de marzo según los servicios de inteligencia estadounidenses

 

El semanario Newsweek se jactó de haber conseguido “más de cuatro docenas de documentos de inteligencia rotulados como “secret” y “top secret” filtrados y públicó 20 de ellos aquí por primera vez” el pasado 6 de abril con el título “Los documentos secretos de inteligencia filtrados sobre Ucrania”. El recipendiario de esos documentos fue William M. Arkin, (foto) un periodista y escritor especializado en asuntos militares que anteriormente trabajó en Los Angeles Times, el Washington Post y The New York Times.

Una atenta lectura de los documentos publicados permite tener la cuasi certeza de que Arkin no los consiguió de una fuente clandestina esos documentos (arriesgándose a ser tratado como el australiano Julian Assange) sino que muy posiblemente se los haya entregado una alta fuente del Pentágono, la NSA o la CIA. Esto si no se los dio en mano el presunto filtrador, Francisco “Jack” Teixeira.

Arkin dice que la primera conclusión que se desprende de la lectura de esos documentos es que hay más mercenarios rusos que soldados regulares en el sitio de Bajmut y que y que Rusia “ha progresado poco” ya que desde julio hasta marzo sólo logró avanzar en ese frente a un promedio de 2,7 kilómetros por mes… lo que no parece tan poco, pues se trató de un lapso de siete meses y un avance de casi 19 kilómetros. Más de lo que hay entre el Riachuelo y  Quilmes.

Uno de los documentos revela que Ucrania planea una ofensiva para el próximo 30 de abril (N. del E.: ofensiva en que cada vez menos creemos).

“Un alto vocero del Pentágono” le dijo al autor que lo revelado entraña “un riesgo muy serio para la seguridad nacional” y otra fuente, esta vez del FBI que los documentos están “basados en inteligencia sensible de EEUU, recopilados a través de fuentes y métodos clasificados”.

Arkin escribe que si bien “el presunto (sic) filtrador, Jack Teixeira, un miembro de la Guardia Nacional Aérea de 21 años” está acusado de espionaje, la justicia admitió que las imágenes provistas por Teixeira ya se habían publicado “en varios sitios públicos de Internet”. En fin, que los documentos tan secretos eran “de dominio público” ya que “estuvieron en servidores de juegos desde enero, y los medios de comunicación habían escrito sobre ellos, aunque ninguno los había reproducido textualmente.

“Una fuente de alto rango” del Pentágono estimó que Putin y sus colaboradores vieron “todo el tesoro, lleno de información” lo que “es vergonzoso para él (la fuente) y su ejército”.

En fin, cualquiera diría que esta fuente, lejos de bajarle importancia a las filtraciones, quería realzarlas.

Los documentos filtrados fueron redactados por la Dirección de Inteligencia del Estado Mayor Conjunto y por la Agencia de Inteligencia de Defensa (…)  La mayoría trata exclusivamente de la guerra de Ucrania. Casi todos fueron escritos entre el 27 de febrero y el 1 de marzo y brindan una instantánea de cómo la inteligencia estadounidense veía el conflicto a fines de febrero.

La inteligencia de EEUU siguió (y debe seguir siguiendo) meticulosamente los combates alrededor de Bajmut, mapeando las tropas rusas en trincheras individuales y auscultando desde teléfonos celulares hasta radares y preveía una lenta caída de la ciudad en manos de los rusos. Considera que la ciudad no es determinante para el curso de la guerra, y dejó claro que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN se concentraban en la contraofensiva prevista para fines de este mes de abril.

Los servicios de Inteligencia de EEUU calculaban que hasta 43.000 soldados rusos habían muerto y que unos 18.000 habían sido heridos el comienzo de la guerra, en febrero de 2022, mientras que Ucrania habría tenido 131.000 bajas, sin discriminar muertos y heridos.

Arkin destaca que mientras para “la inteligencia de EEUU” la filtración podría causar “un daño excepcionalmente grave a la seguridad nacional”, el presidente Joe Biden dijo en su reciente visita a Dublín que no había nada en los documentos “que yo sepa sea de gran importancia”.

“¿Cómo puede ser?”, se pregunta Arkin. “La respuesta está en la naturaleza de los secretos mismos (…) en la sobreclasificación rutinaria” habitual en la NSA, la CIA y demás agencias secretas.

Williams Burns, director de la CIA

 

Y es que, explica, los documentos rotulados “Top Secret” son casi siempre “derivados, es decir, compuestos por cientos, si no miles, de piezas dispares de información: interceptaciones de señales, imágenes de reconocimiento aéreo y satelital, informes de espías, cables diplomáticos”. Que se les imponga el sello “Top Secret”, se debe a “la teoría de que su divulgación no autorizada podría comprometer ‘fuentes y métodos’ de inteligencia”. El experimentado periodista dio ejemplos de ello: La intercepción de comunicaciones del mando militar ruso puede ser rotulado “Top Secret” porque “los códigos rusos que permitieron la intercepción son un verdadero secreto. Una fotografía satelital podría clasificarse como Top Secret porque la agudeza podría revelar capacidades desconocidas para los rusos”, etc.

Del mismo modo “un informe derivado de espías podría comprometer a una persona que trabaja para los EEUU o sus aliados. A medida que cada parte se agrega en documentos informativos, el nivel más alto de clasificación de cualquier parte individual se lleva a cabo de forma rutinaria. Y luego está el hábito: todo lo que sea de cierta naturaleza, como la inteligencia de  las intercepciones de la NSA o de los satélites de inteligencia, es Alto Secreto.”

Arkin señala que “los redactores de informes del gobierno olvidaron hace mucho tiempo cuál es la verdadera razón de la clasificación de Top Secret (porque) hay tantas piezas que forman parte del todo, identificando la unidad en su ubicación de origen, rastreándola hasta Ucrania, ubicándola dentro del país, siguiéndola sobre el terreno”, que “es más fácil usar el nivel más alto de clasificación para aplicarlo a un análisis completo, a un documento completo. Esto es especialmente así cuando casi todos en cualquier posición en torno a la inteligencia o el mando tienen una autorización” para acceder a documentos rotulados Top Secret.

Ahora bien, Arkin señala que hay unas 1.400.000 personas autorizadas a acceder a documentos rotulados “secretos” o “reservados”. Así no hay secreto que pueda perdurar, lo que le da la razón a Santiago O’Donnell y otros periodistas estudiosos que señalan que a esta altura de la soireé no hay secreto de Estado que pueda conservarse indefinidamente.

Arkin se pregunta si realmente hay auténticos secretos en los documentos dados a conocer. “Es ultrasecreta la contraofensiva planeada por Ucrania para el 30 de abril? ¿Es un informe derivado de una intercepción específica de una llamada telefónica específica de alto secreto? Para la comunidad de inteligencia, la respuesta es sí. Pero para un público al que se le pide que comprometa $80.000 millones de su dinero para ayudar a Ucrania, se puede a argumentar, también existe la ‘necesidad de saber’ el estado de la guerra y el impacto de esa inversión”.

¿Cuál es la razón por la que 1.400.000 personas tienen en EEUU acceso a secretos de Estado? Arkin dice que durante la Guerra de Vietnam hubo muchas protestas porque los informes de inteligencia no llegaban hasta quienes estaban combatiendo, y que esas protestas consiguieron una suerte de democratización del acceso a informes de Inteligencia, pero que después del 11 de septiembre, volvió a proliferar el secretismo pero que quedó relativizado porque se otorgó autorización para escudriñar esos documentos a más personas que antes.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby (foto) un almirante retirado de la Marina, le pidió a los periodistas que no escribieran sobre los documentos filtrados. En vano. Y más toda vez que el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, esto es, el Presidente Biden, ha minimizado la gravedad del impacto.

 1. Sabotaje ucraniano

Este documento es un resumen diario del campo de batalla. El combate principal se representa como centrado alrededor del área de Bajmut, pero Ucrania continúa moviéndose lentamente hacia el este desde Jerson hacia Luhansk. La demarcación del sur es en su mayor parte estática pero firmemente en control de Rusia.

Las fuerzas rusas “estaban estableciendo una defensa en profundidad entre Jerson y Zaporizia”, dice el documento en un párrafo marcado como “Top Secret”, que demarca el posicionamiento de los cuatro “grupos de tropas” de Rusia: centro, occidental, meridional y oriental.

El documento informa sobre una operación de sabotaje ucraniana en Bielorrusia, donde los agentes ucranianos habrían violado las órdenes recibidas (es decir, habróan actuado como “cuentapropistas”) al atacar a un avión ruso que sobrevolaba ese país “con un peueño dron”. Arkin puntualoza que es bien conocido que frecuentemente “ocurre el sabotaje ucraniano dentro de Bielorrusia y Ucrania”, pero no con tanto desparpajo.

También afirma que el 23 por ciento (110 de 474) de las agrupaciones de batallones rusos dentro de Ucrania y 72 de los 166 batallones del ejército regular (43 por ciento) son “ineficaces en el combate”; que Rusia ha tenido entre 35.500 y 43.500 muertos en acción, y Ucrania 16.000 y 17,500 muertos en acción. (ver Documento nº 15).

2. Muertos en acción

Este documento es el mismo resumen diario del campo de batalla, un día antes que el Documento 1, y casi idéntico Informa que un submarino de ataque ruso de clase Kilo, propulsado por diésel, partió de su base en Crimea.

Asegura que las fuerzas rusas y ucranianas sufrieron entre 35.500 y 43.000 muertos en acción, 500 menos que al día siguiente. Ucrania se evalúa como 15,500-17,500 muertos en acción, una diferencia similar de 500. Esto no sugiere que 500 soldados adicionales murieron en un solo día, sino simplemente que la metodología y la evaluación cambian día a día (ver Documento nº 15) .

3. Personal estadounidense en Ucrania

 Este documento, “Actualización diaria del Estado Mayor Conjunto J3/4/5 (D+369)”, con fecha del 28 de febrero de 2023 informa sobre el personal estadounidense en Ucrania y revela el entrenamiento especial de “Ataque de Phoenix”. Revela que EE.UU. tiene al menos 100 efectivos en Ucrania, lo que sugiere que hay 100 en la embajada y atendiendo cuestiones diplomáticas y de ayuda, con otros 14 operadores especiales en el país, de un total de 97 comandos de este tipo, la mitad de los cuales son británicos.

El documento también da una idea de las operaciones de reconocimiento sobre Polonia, Rumania y el Mar Negro, una combinación de U-2, colectores de inteligencia de señales RC-135 de EEUU y el Reino Unido, JSTARS ( Sistemas de radar de ataque), drones Reaper y el ARTEMIS CL-650, todos volando a diario. Unas 110 misiones de interceptores de cazas de la OTAN se realizan a diario, los interceptores de EEUU vuelan silenciosamente desde las bases aéreas de Lask y Powidz en Polonia.

El documento contiene una referencia al entrenamiento “Phoenix Strike” nunca antes revelado que se está llevando a cabo en Francia, Alemania y los Países Bajos para las fuerzas especiales ucranianas.

4. Desplieguen la Kraken

Rusia debe desplegar la unidad de élite “Kraken·, sostiene el documento titulado “UAF (Fuerzas Armadas de Ucrania) en Bajmut casi rodeadas; HUR (inteligencia ucraniana) planea enviar una unidad de élite para estabilizar la situación catastrófica”, con fecha del 1 de marzo de 2023.

El documento contiene dos informes. El primero revela una orden del 28 de febrero del presidente de la Dirección Principal de Inteligencia de Ucrania, Kyrylo Budanov, para desplegar la unidad de élite “Kraken” en Bajmut a fin de intentar estabilizar una situación “catastrófica”. La moral de los defensores ucranianos de Bajmut se evalúa “baja”.

El segundo informe versa sobre un supuesto intento del Jefe del Estado Mayor de Rusia y del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia de socavar la autoridad de Vladimir Putin.

El primer informe surge claramente de llamadas telefónicas de voz interceptadas a través de un servicio de inteligencia extranjero, como lo demuestra la marca “REL (releasable) to USA”. El segundo, sobre un eventual movimiento contra Putin, mucho más especulativo. parece provenir de una intercepción de dichos de un miembro del parlamento ucraniano.

5. Una campaña de desgaste en Donbas

La batalla por el Donbas se dirige a un punto muerto, sostiene el documento titulado “La batalla por la región de Donbas probablemente se dirija a un punto muerto a lo largo de 2023″, fechado el 22 de febrero de 2023.

El documento concluye que desde abril de 2022 las fuerzas terrestres de Rusia, las fuerzas separatistas de Donbas y los combatientes de la compañía de seguridad militar privada rusa Wagner se empeñaron en una campaña de desgaste que fue “abrumando lentamente a la defensa ucraniana” con “una avalancha diaria de fuego de artillería, ataques aéreos y repetidos ataques terrestres de pequeñas unidades en varios frentes”.

Estas tácticas, continúa el documento, han “disminuido las fuerzas rusas y las reservas de municiones a un nivel que, salvo una recuperación imprevista” debería “frustrar los objetivos de guerra de Moscú, lo que resulta en una guerra que se prolongará más allá de 2023”.

La DIA dice que podría tener una mayor confianza en su evaluación “si pudiéramos estimar con precisión la resistencia de las operaciones de Ucrania…”

La evaluación “se basa en el análisis de imágenes comerciales y recopiladas por la NRO (Oficina Nacional de Reconocimiento), videos de series temporales de LAPIS (una herramienta de procesamiento de Palantir que geolocaliza y encadena drones y otros videos en una base de datos de búsqueda) y datos de OPIR (infrarrojo persistente aéreo); y de SIGINT, fuentes abiertas e informes de enlace (servicio de inteligencia exterior).”

6- Campo de batalla a pequeña escala

Rusia se mueve… un poco. “Avance ruso contra Bajmut entre julio de 2022 y enero de 2023”, sin fecha (elaborado durante febrero). Esta mirada cercana a la ofensiva rusa para capturar Bajmut muestra la pequeña escala del campo de batalla. Aunque se señala que Rusia controla “aproximadamente 790 km cuadrados” de territorio al este de la ciudad, la diapositiva informativa también concluye que Rusia ha promediado solo 2,7 km (1,6 millas) de movimiento “por mes”. Las fuerzas rusas se han movido solo unos 11 km (6,8 millas) desde julio. Nada en el documento revela “fuentes y métodos” de inteligencia desconocidos o específicos.

7. Son 22.000 mercenarios

Las fuerzas rusas son superadas en número por los mercenarios del grupo Wagner. “Evaluación del plan de ataque ruso JFO (Operaciones de fuerzas conjuntas)”, fechado el 1 de marzo. El documento es una instantánea del campo de batalla alrededor de Bajmut (y más al norte alrededor de Kharkiv).

Doce brigadas ucranianas de hasta 30.500 efectivos están desplegadas en el “Eje de Bajmut”, defendiéndose contra aproximadamente 29.000 efectivos rusos, el 75 por ciento de ellos (22.000 efectivos) son mercenarios que luchan con la PMC (compañía militar privada Wagner) en 12 destacamentos. El tamaño y la preponderancia de los luchadores de Wagner no se ha informado públicamente.

También se muestra la poderosa defensa ucraniana sobre Kramatorsk y Sloviansk.

 8. Lo que muestra el OPIR

El documento “Disposición de las fuerzas armadas de Ucrania alrededor de Bajmut al 24 de febrero de 2023”, fechado el 28 de febrero concluye que las fuerzas armadas ucranianas perdieron terreno al norte de Bajmut, retirándose del pueblo de Berkhivka el 23 de febrero, luego de haberse retirado también de Paraskoviivka. Algunas de las líneas logísticas ucranianas (líneas terrestres y de comunicaciones) con los defensores de Bajmut estaban cortadas y éstos estaban fortificando “posiciones de reserva al oeste de la ciudad”.

El documento dice que la evaluación proviene de una combinación de imágenes, OPIR (infrarrojo persistente aéreo), SIGINT y fuentes ucranianas y otras fuentes extranjeras, esta última proporcionada por la Célula de Coordinación de Ucrania del Comando Europeo de EEUU. Y que incluso con toda esa información, había limitaciones sobre lo que la inteligencia de EEUU puede saber. Revela también que gran parte de la evaluación de la inteligencia estadounidense sobre el curso de la batalla se deriva de OPIR, especialmente de la detección de puntos calientes creados por explosiones.

 9. Recopilación de datos de “tráfico”

Marcado como “ultrasecreto”, este documento fechado el 1 de marzo informó sobre la recopilación de datos de “tráfico” de los Estados Unidos y contiene un mapa de Bajmut. Se trata de una foto de alta resolución de las fuerzas rusas y ucranianas, basada en la “actividad del emisor”, es decir, intercepciones de señales electrónicas, en su mayoría radios y radares. Sugiere la preponderancia de la fuerza rusa al sur del centro de la ciudad, aunque el análisis de los emisores también podría mostrar una mayor disciplina en las comunicaciones por parte de Ucrania.

El documento muestra el grado en que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y sus afiliados militares recopilan datos de “tráfico”: inteligencia electrónica (ELINT) que no sean comunicaciones de voz

10. Identificación de unidades ucranianas

Las unidades ucranianas se identifican por su nombre en el “Mapa táctico topográfico de Bajmut” fechado e1 1 de marzo. El documento identifica las unidades ucranianas por su nombre y localiza los despliegues y defensas generales de primera línea. Repite los mismos datos del Documento 7 sobre números de fuerzas y mercenarios Wagner, pero su análisis no revela ninguna “fuente o método”.

11. Superado en número

Las fuerzas ucranianas fueron superadas en número por una fuerza siete veces mayor. “Operaciones evaluadas en Kharkiv”, fechado el 1 de marzo. Se trata de una descripción general diaria del campo de batalla alrededor de Kharkiv y su frontera con el estado de Luhansk. Aquí hasta 48.600 efectivos rusos se enfrentan a tan solo 7.250 efectivos ucranianos. Aparte del área alrededor de Kreminna, esta es una zona de combate menos activa que Bajmut, más al sur. Concentraciones de datos de emisores (similares al Documento 8) ubican equipos rusos y concentraciones de unidades.

12. Todavía luchando

La lucha continúa en el sur. incluso ahora afirma el documento “Operaciones evaluadas en el sur” fechado el 1 de marzo. El documento es una instantánea del campo de batalla en el sur, desde Jerson en el borde occidental hasta el norte de Mariupol en el este. Un número significativo de personal militar aún se enfrenta aquí, aproximadamente 23.250 rusos y entre 4.000 y 8.000 soldados ucranianos. Las concentraciones de datos de emisores (similares a otros documentos) ubican equipos rusos y concentraciones de unidades.

13. Localización de equipos rusos

¿Dónde estaban las unidades y equipos rusos? “Evaluación del plan de ataque ruso JFO (Operaciones de fuerzas conjuntas): Eje de Donetsk”, fechado el 1 de marzo, es una instantánea del campo de batalla que cubre el área este entre Jerson y Mariupol en el oeste (ver documento 11) y el área de Bajmut (documentos 8 y 9). Hasta 23.050 rusos, sostiene, se enfrentaban a unos 20.000 efectivos ucranianos. Las concentraciones de datos de emisores (similares a otros documentos) ubican equipos rusos y concentraciones de unidades.

14. Un informe meteorológico “secreto”

 “Ucrania: Congelación favorable a las proyecciones de maniobra de vehículos (~ 16 pulgadas)”, fechado el 28 de febrero. El documento muestra la extensión del suelo congelado en el este de Ucrania en febrero-marzo y el inicio de la temporada de lodo en abril-mayo antes de condiciones de movimiento totalmente favorables en junio. Nada en el documento revela “fuentes y métodos” de inteligencia desconocidos o específicos.

15. Un número de muertos aleccionador

Este documento secreto informa sobre el alto número de cadáveres en Rusia. “Rusia/Ucrania, Sostenibilidad y Desgaste de Combate Evaluado”, sin fecha (el texto sugiere enero de 2023). “Tenemos poca confianza en las tasas de abandono y los inventarios de Rusia (RUS) y Ucrania (UKR) debido a las lagunas de información”, dice el documento, que no solo cuestiona las cifras de Rusia sino también el “sesgo potencial en el intercambio de información de UKR (Ucrania)”.

No obstante, y en aguda contraposición con otras fuentes, estima que las bajas rusas son considerablemente más elevadas que las ucranianas.

Más detallados que los datos en los Documentos 1 y 2, las estimaciones son aquí de 189.500-223.000 rusos muertos o heridos en combate; y 124.500-131.000 ucranianos muertos o heridos, es decir “el doble de soldados y mercenarios que los que estaban presentes al comienzo del conflicto en febrero de 2022”. Y continúa: “Las evaluaciones de bajas, que fluctúan según la fuente, son informadas por funcionarios de RUS, Vagner (sic) y UKR (Fuerzas Armadas de Ucrania)”.

Con respecto al equipo, aproximadamente tres cuartas partes de las armas de artillería desplegadas por Rusia habrían sido destruidas, agotando la principal arma ofensiva de Rusia. “RUS ha incorporado el uso de sistemas de municiones más antiguos y menos precisos para superar el agotamiento de los inventarios de sistemas más modernos”, asegura el documento. Por el contrario, Ucrania solo habría perdido alrededor del 10 por ciento de su inventario total de armas de artillería.

16. Rusia reacciona a los vuelos de reconocimiento

Documento “J-32, Salidas de ISR (Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento) del Mar Negro, 29 de septiembre, 22-26 de febrero, 23”, techado el 27 de febrero. Estados Unidos y la OTAN hicieron 16 vuelos de reconocimiento tripulados y 73 no tripulados sobre el Mar Negro desde septiembre (150 días), todas las misiones parecen haber sido al sur de Crimea y fuera de la distancia de “separación dirigida por el SECDEF”, es decir el Secretario de Defensa, Lloyd Austin III.

Según Arkin, es evidente que “las nuevas reglas” entraron en regir después de un “casi derribo” de un colector de inteligencia de señales británico RC-135 el 29 de septiembre.

Desde entonces, continúa Arkin, Rusia “reaccionó” ante cinco salidas de reconocimiento de EEUU y la OTAN, un hecho que podría, si se discutiera públicamente, ayudar a determinar si tales misiones valen la pena, atento a los muchos riesgos que afrontan. Hay muchas otras fuentes de inteligencia disponibles, y los vuelos parecen más episódicos y una demostración de fuerza que una necesidad, dado que había menos de uno por día.

17. Monitoreo de misiles chinos

Vuelos de misiles chinos e iraníes, bajo los ojos de Estados Unidos. Tal el objeto del documento “Actualización diaria de inteligencia para el secretario de Defensa y el presidente del Estado Mayor Conjunto”, fechado el 28 de febrero.

Una revisión diaria de la nueva inteligencia obtenida en las últimas 24 horas, la clasificación alta se relaciona con el monitoreo estadounidense de vuelos de misiles en todo el mundo, en este caso pruebas chinas e iraníes.

La marca “FISA” (Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera) es desconcertante en este documento, lo que sugiere que algo del mismo proviene de una intervención telefónica.

18. Disminución de la voluntad política en Europa

A medida que la guerra entró en su segundo año, en los aliados de Europa flaquea el apoyo militar y la voluntad política, apunta el documento “Europa: respuesta al conflicto en curso entre Rusia y Ucrania”, fechado el 2 de marzo.

El documento describe el apoyo de los países europeos al gobierno de Kiev y no presenta sorpresas. Nueve países (Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, Grecia, Luxemburgo, Letonia, Portugal, Eslovaquia y Eslovenia) figuran como países que se enfrentan a una “disminución de la capacidad militar o la voluntad política” con una perspectiva de reducciones de la ayuda.

El documento se deriva de los informes de los agregados de defensa de EEUU en capitales extranjeras.

19. Los planes de Ucrania

Un desglose detallado del apoyo que se dirige a Ucrania antes de la anunciada ofensiva ucraniana del 30 de abril, aborda el documento “US Allied & Partner UAF (Ukrainian Armed Forces) Combat Power Build”, fechado el 28 de febrero. El documento contiene un desglose detallado del equipo prometido a Ucrania por la brigada de combate, señalando el flujo de artículos militares, los cronogramas de entrega de enero a abril de 2023 y el estado de capacitación del personal ucraniano. El documento también indica que todo el entrenamiento estadounidense y aliado de las fuerzas ucranianas se lleva a cabo fuera de Ucrania.

Aunque las líneas generales (e incluso los detalles) de las entregas extranjeras a Ucrania se conocen públicamente, el documento indica el grado en que las entregas culminarían en una “ofensiva de primavera” prevista para el 30 de abril. Vaticina que las nueve brigadas de combate experimentarán importantes aumentos en su poder de fuego antes de esa fecha.

“El equipo total requerido para (9) BDE es 253 x tanques, 381 x vehículos mecanizados, 480 x vehículos motorizados y 147 x artillería más la entrega de 571 x HMMWV blindados estadounidenses”, afirma el documento.

Curiosamente, el documento es “entregable” a Finlandia, que entonces no era miembro de la OTAN, pero no a Suecia.

20. Preparándose para la contraofensiva de primavera

 Este documento se centra en el equipo bélico en camino hacia a Ucrania para ser utilizado en la muy anunciada Contraofensiva de Primavera. Titulado “Estados Unidos, ASP (aliados y socios) UAF (Fuerzas Armadas de Ucrania) Construcción de equipos de combate”, está fechado el 28 de febrero.

El documento amplía los detalles del equipo entregado a Ucrania a tiempo “para la Contraofensiva de Primavera” (el documento anterior dice “ofensiva”) que llevará a cabo el 10º Cuerpo Operacional de Ucrania, compuesto por las nueve brigadas que están siendo reequipadas por Estados Unidos y sus aliados, con tres brigadas adicionales “totalmente abastecidas por Ucrania”, es decir, equipadas a través de la reconstitución y la canibalización de equipos puestos fuera de combate.

Marcas de clasificación utilizadas en los documentos

  • C: Confidencial.
  • FGI: Información de Gobiernos Extranjeros.
  • FISA: Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera. Según el Director de Inteligencia Nacional, “información obtenida por, o derivada de, una técnica de investigación que requiere una orden judicial de FISA u otra recopilación autorizada por FISA…” aunque los documentos sugieren que también se refiere a alguna “alianza” similar a Five Eyes. (abajo) porque aparece en los documentos como FVEY/FISA.
  • FVEY: Cinco Ojos. Información que puede circular a Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda.
  • HCS-P: Sistema Controlado de Inteligencia Humana (HUMINT) – Producto. El subcompartimento indica inteligencia relacionada con el informe de fuentes HUMINT y no las operaciones o identidades de esas fuentes, que se designa como HCS-O, para operaciones.
  • NF/NOFORN: Sin Difusión Extranjera.
  • OC/ORCON: Originador controlado, una advertencia que comúnmente se refiere a la información obtenida por la CIA.
  • REL TO USA: Entregable a los Estados Unidos.
  • RELIDO: Liberable por el Oficial de Divulgación de Información. Información que se puede divulgar a extranjeros a discreción de los comandantes de alto nivel.
  • RSEN: Sensible al Riesgo.
  • ES: Secreto.
  • SI-G: Inteligencia Especial – Subcompartimento Gamma. Información obtenida de intercepciones de señales, incluso de satélites.
  • TK: ojo de la cerradura del talento. Información obtenida de los satélites de reconocimiento.
  • TS: Alto secreto. Según la Orden Ejecutiva 13526, la divulgación no autorizada de material clasificado en el nivel de alto secreto, por definición, “se podría esperar razonablemente que cause un daño excepcionalmente grave a la seguridad nacional” de los Estados Unidos.
  • FISA: Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera. Según el Director de Inteligencia Nacional, “información obtenida por, o derivada de, una técnica de investigación que requiere una orden judicial de FISA u otra recopilación autorizada por FISA…” aunque los documentos sugieren que también se refiere a alguna “alianza” similar a Five Eyes. (abajo) porque aparece en los documentos como FVEY/FISA.
  • FVEY: Cinco Ojos. Información que puede circular a Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda.
  • HCS-P: Sistema Controlado de Inteligencia Humana (HUMINT) – Producto. El sub-compartimento indica inteligencia relacionada con el informe de fuentes HUMINT y no las operaciones o identidades de esas fuentes, que se designa como HCS-O, para operaciones.
  • NF/NOFORN: Sin Difusión Extranjera.
  • OC/ORCON: Originador controlado, una advertencia que comúnmente se refiere a la información obtenida por la CIA.
  • REL TO USA: Entregable a los Estados Unidos.
  • RELIDO: Liberable por el Oficial de Divulgación de Información. Información que se puede divulgar a extranjeros a discreción de los comandantes de alto nivel.
  • RSEN: Sensible al Riesgo.
  • ES: Secreto.
  • SI-G: Inteligencia Especial – Subcompartimento Gamma. Información obtenida de intercepciones de señales, incluso de satélites.
  • TK: ojo de la cerradura del talento. Información obtenida de los satélites de reconocimiento.
  • TS: Alto secreto. Según la Orden Ejecutiva 13526, la divulgación no autorizada de material clasificado en el nivel de alto secreto, por definición, “se podría esperar razonablemente que cause un daño excepcionalmente grave a la seguridad nacional” de los Estados Unidos.

Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *