LA MUERTE DE NISMAN analizada por un judío voluntario: Carlos Escudé

Compartí

Carlos Escudé formaba parte del Grupo Testimonio que debia reunirse el lunes 18 de julio de 1994 a las 9 en la sede de la DAIA, dentro del edificio de la AMIA. La reunión fue levantada el domingo por la noche por la coordinadora del grupo, la socióloga Beatriz Gurevich, que estaba en Montevideo, so pretexto de que había perdido o no había conseguido plaza en el avión que debia traerla de regreso.

En noviembre, convocado por Pedro Brieger, armamos un grupo de investigacion del atentado que reportaba al presidente de la AMIA, el empresario turístico Alberto Crupnicoff, dicho equipo quedó conformado con Hernán López Echagüe, el entonces jefe de documentación del CELS, Daniel Frontalini, y cuatro estudiantes del último curso de TEA escogidos por Pedro, su profesor, entre quienes se encontraba la hoy famosa Gisela Marziotta.

A fines de año, y a instancias de Rubén Beraja, Crupnicoff lo acompañó a Israel, llevando consigo nuestro primer informe, que destacaba la participación de “halcones” y “plumas” (es decir, de agentes de inteligencia de la Policía Federal) en el atentado.

Al regreso de ese viaje, y luego de que Crupnicoff pagara lo acordado por un mes de trabajo, el grupo fue disuelto.

Fue el marido de Beatriz Gurevich quien acudió a las oficinas alquiladas por Brieger en la calle Larrea al 500 a retirar la fotocopiadora que nos habían provisto y otros elementos, así como las copias de los primeros 13 cuerpos del expediente a cargo del juez Juan José Galeano (de los que previsoramente Daniel y yo habíamos hecho copias). Una fuente muy calificada me aseguró que era miembro de los servicios secretos israelíes.

Tiempo después, trabajando nuevamente para la AMIA, ahora a través de su abogadio, Luis Dobniewski, fui a entrevistar a Beatriz Gurevich a su hogar. En el ínterin, y estabando en la Costanera, junto a la Ciudad Universitaria (en el mismo lugar o muy cerca de donde se encuentra hoy el monumento a las víctimas del Terrorismo de Estado), donde se habían arrojado desaprensivamente los escombros de la mutual, libros chamuscados de su biblioteca y otros papeles, Daniel, Gisela y otra chica habían encontrado una carpeta plástica que contenía unas fojas amarillas y arrugadas por la intemperie. Se trataba del documento liminar, constitutivo, de un pequeño grupo de inteligencia que reportaba a la “Universidad de Tel Aviv”, supuestamente dedicado a investigar las actividades nazis en nuestro país.

Cuando le pregunté a Beatriz porque había levantado la reunión del Grupo Testimonio ese lunes, me dijo que había perdido el vuelo que podría haberla traído a tiempo, pero cuando le comenté lo que habíamos encontrado entre los escombros de la AMIA en la Costanera, y que Daniel y yo habíamos llegado a la conclusión de que el único lugar donde ese grupo de inteligencia podía reunirse dentro del edificio demolido era en las misma oficina que tenía el grupo Testimonio dentro de la sede de la AMIA y que solo utilizaba, creo recordar, los lunes y miércoles, Beatriz pareció enloquecer, sobreviniendo momentos de enorme tensión.

No llegué a preguntarle si su marido le había advertido que era mejor que ese día ni ella ni los demás miembros del Grupo Testimonio estuvieran en Pasteur 633. Todavía no sabía (o no le había dado importancia) que todos los dirigentes de AMIA, DAIA y la OSA habían sido convocados esa mañana por Radio Jai so pretexto de una primera trasmisión hecha simultáneamente desde Israel y Buenos Aires. Para entonces, el Grupo Testimonio se había disuelto tras un sonoro enfrentamiento de Beatriz con Beraja, enfrentamiento en el que estoy casi seguro Beatriz fue acompañada por Escudé.

Eric Frattini
Eric Frattini, un experto que sostiene que el Mossad asesinó a Nisman mediante mercenarios locales.***

Todo esto viene a cuento de que por entonces Escudé era (casi fanáticanente, diría yo) pronorteamericano y tan judeófilo que no siendo judio inició y concluyó la complicada conversión al judaísmo, religión cuyos practicantes por regla general se abstienen de actividades  proselitistas.

Escudé, un hombre muy inteligente, tuvo luego una evolución muy interesante, hasta volverse hipercrítico del eje establecido entre la ultraderecha estadounidense y el gobierno de Israel, materializada en el plano financiero y en el complejo militar-industrial de ambos países.

Y en este breve escrito, puso el dedo en la llaga: Si Nisman hubiera sido asesinado, el sospechoso clavado sería el servicio de inteligencia de Israel.

A mi juicio, sin embargo, está claro que Nisman se suicidó (tal como yo pronosticaba que haría si se veia obligado a ir a Teherán a interrogar a los altos funcionarios a los que acusaba de haber ordenado el ataque a la AMIA por carecer de la más mínima prueba que fundamentara esas acusaciones) ante la radical imposibilidad de sostener sus insólitas acusaciones contra la Presidenta y el Canciller y la inminencia de su desenmascaramiento, que surgieran a la luz sus actividades ilícitas y perdiera sus apreciadas prebendas para tener que recomenzar del llano como simple abogado si es que podía eludir la cárcel.

Menos mal que se suicidó dentro de un baño, y al caer contra la puerta imposibilitó que nadie entrara (lo que además fue certificado por su propia madre) que se sentó enfrente, vigilando. Si se hubiera matado afuera de él, los conjurados en mantener abierta la causa per secula seculorum hubieran tenido posibilidades de éxito.

Igualmente, la muerte de Nisman le vino a Nataniahu y los racistas de Israel como anillo al dedo y le sacaron y le sacan mucha jugo, ayudados por los corifeos del Grupo Clarín y otros alcahuetes, y a ahora por el gobierno amarillo. El presidente Macri se acaba de reunir en secreto con Sandra Arroyo para limar las viejas desavenencias entre Macri y el numen de la viuda, Antonio Stiuso. Macri estaba enemistado con el espía porque lo acusa de haber puesto en evidencia las escuchas ilegales que practicaba su Policía Metropolitana, incluso sobre su propia familia. Pero ahora ambos están limando sus diferencias en función de arremeter contra su enemigo común: una Cristina Fernández de Kirchner a quien insólitamente quieren presentar como instigadora del supuesto asesinato del fiscal fiestero cuando es obvio que la ex Presidenta fue la principal perjudicada por la falta de temple de Nisman para enfrentar el descrédito que se le venía encima.

Ya no les doy la lata. Los dejo con Escudé:

Hipótesis: El Mossad asesinó a Nisman

 

Por Carlos Escudé*

Así como Netanyahu viajó al Congreso de EEUU para obstaculizar el acuerdo con Irán, el Mossad pudo haber decidido tirarle un muerto a CFK para impedir un acercamiento argentino a Irán. Sería todo parte de la misma cosa: operativos paralelos para mantener aislado a Irán. Netanyahu incluso mencionó los atentados de Buenos Aires en su discurso en el Congreso, confesando de ese modo que su operativo en EEUU y el operativo argentino a cargo de su ministro están vinculados.

Nisman ya había fracasado en su investigación de la causa AMIA. Ya no les servía ni a EEUU ni a Israel. Pero MUERTO, se convertía en un activo valioso, ya que desestabilizaba a CFK, acusada por Nisman de encubrimiento.

ESA ES MI HIPÓTESIS. Cierra admirablemente, mucho mejor que la hipótesis de que lo mataron por hacer (tan mal) su trabajo. Pero es sólo una HIPÓTESIS. No afirmo que fue así, sino que pudo ser así, Tom As. ¿Que no es el modo operativo del Mossad? Puede ser. Pero el Mossad es una organización versátil que se adapta a las circunstancias; por eso es tan eficaz.

Hemos sufrido a un ministro israelí, huésped en el país, que tuvo la deshonesta osadía de afirmar contundentemente que a Nisman lo mataron por intentar hacer su trabajo. A eso no lo ha demostrado ni él ni nadie. Frente a tal maniobra que embarra la cancha, hay que ponerse a pensar en todas las posibilidades.

El ministro israelí quiere que los argentinos crean que a Nisman lo mataron por intentar hacer su trabajo. El ministro consumó un operativo de alto vuelo comenzado por Netanyahu en EEUU. Su objetivo es evitar que EEUU y Argentina cooperen con Irán. Y la VERDAD es lo que menos les importa.

SEMEJANTE EMPEÑO AGREGA CREDIBILIDAD A LA HIPÓTESIS DE QUE A NISMAN LO MATÓ EL MOSSAD. Vivo ya no les servía, pero muerto sí: quitaba posibilidades de maniobra geopolítica a CFK. Quizá se ilusionaron con que sería destituida…

*El Doctor Escudé es actualmente Investigador Principal del CONICET y Director del Centro de Estudios de Religión, Estado y Sociedad (CERES), que funciona dentro del Seminario Rabínico Latinoamericano ‘Marshall T. Meyer’, la institución de ordenación de rabinos del judaísmo masortí latinoamericano.

**Material publicado en el muro personal de Carlos Escudé

*** http://www.perfil.com/fotogaleria.html?filename=/contenidos/2015/03/07/noticia_0011.html


Compartí

5 comentarios

  1. Coincido totalmente que a Nisman lo mató el Mossad.Mi hipótesis pasa por el lado psicologico respecto de encontrar razones de un suicidio que no las encuentro.Un tipo que se cree el centro del mundo,un metrosexual botox y demás incluído que se la pasa de joda con chicas jovencitas,que maneja presupuestos y contactos a discreción,¿Es alguien con características suicidas? O sea:¿es alguien que toma esa medida por que no encuentra otra salida? No se podría haber negado Nisman a ir al congreso? ¿No podría haber renunciado? ¿No se podría haber ido del país? Un suicida es alguien que no ve otra salida para su problema dentro de un sindrome de autoestima negativa y depresión agobiante y que solo ve su desaparición como única vía para aliviar un dolor insoportable. ¿Ese era Nisman?
    Solo hay dos o tres servicios en el mundo que pueden en un país extranjero moverse con total libertad y profesionalismo “para que parezca un accidente”.El Mossad lo ha hecho durante toda su historia.Que parezca un accidente o que parezca que el culpable es aquel a quien se quiere hundir(CFK) o sea una falsa bandera mas,

  2. Leí un libro sobre la historia del Mossad, creo que escrito por un periodista frances y uno israeli. Libro aprobado por Israel. Allí uno se entera de los modus operandi del Mossad, e inducir al suicidio a sus agentes que no les sirven mas es pan de todos los días. No tiene que coincidir la personalidad del futuro occiso. ANTES de incorporar a un agente nuevo, el Mossad se dedica a juntar la documentación fotografica o escrita acerca de secretos letales de la vida del candidato, para obligarlo a boletearse cuando sea conveniente. Por ejemplo, tipos que tienen una amante, o una estafa escondida, etc. Algun secreto que cuando ellos lo revelen al tipo se le hace imposible continuar viviendo. Describen bien las debilidades de cada uno, que es lo que analizan meses antes de contactarlo. Son diabolicos, como todos los servicios. Por esa razon, pienso, los espias cubanos, sobrios y monacales, lograron tantos exitos como dobles espias.

  3. Hay “herramientas electrónicas” que si te las dejan cerca pueden provocar una gran inestabilidad mental. Operan con ondas (como opera el wi-fi). Es mas, investigaría el router de su casa, si está modificado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *