Las elecciones en Libia, Gadafi y Perón

Compartí

La psicóloga mallorquí Leonor Massanet vivió en Trípoli hasta poco antes de su caída y desde mucho antes de que comenzara la guerra tiene un blog especializado, http://www.leonorenlibia.com. Respecto a las elecciones parlamentarias realizadas en Libia escribe lo que sigue, que a Pájaro Rojo le recuerda lo sucedido en Argentina luego de derrocamiento del presidente Perón hace ya casi seis décadas.

Ha sido una total obra de teatro inimaginable que han estado preparando a lo largo de los últimos meses mientras perseguían a todo el que ha tenido algo que ver con la Jamahiriyah y promulgaban una ley que según todos los  que trabajaron para el gobierno anterior no pudieron votar. A la par, nacionalizaron y le dieron derecho a voto a más de un millón de árabes, entre los que están los mercenarios con sus familias de Egipto, Túnez, … a los que llaman los «nuevos libios».

Debido a que Libia era el país con mayor calidad de vida de todo el continente africano, con Gadafi nadie podía nacionalizarse, ni siquiera los que se casaban con libios. Se concedía la nacionalidad con cuentagotas, sin embargo el CNT prometía a los tunecinos y otros mercenarios que si luchaban contra la Jamahiriyah les darían la nacionalidad libia y todas las ventajas de que gozaban los libios…y que ahora ya no gozan.

Hay en Libia más de 8000 presos acusados de haber pertenecido a la Jamahiriyah, sometidos a todo tipo de vejámenes, torturas y asesinatos. Las conversaciones telefónicas son sistemáticamente grabadas y escrutada. Se ha prohibido bajo pena de cárcel tener banderas verdes, fotos de Gadafi o cualquier cosa que trasunte adhesión a la Jamahiriyah.

Mientras los libios viven bajo el asedio, la inseguridad y sin dinero, los «nuevos libios» con el CNT y USA han hecho una gran obra de teatro llamadas elecciones y los candidatos eran personas desconocidas para los libios. ¿Cómo podían votarlos para que los representasen? Y eso que en Libia es muy fácil tener referencias de cualquier persona gracias a las redes tribales. Lo que hace que cualquier persona que se presentara a las  elecciones tenía que ser fácilmente reconocidos. Y, sin embargo, la inmensa mayoría de los candidatos eran perfectos desconocidos.

La resistencia libia y el grueso del pueblo han boicoteado esta obra de teatro y 101 mesas de votación ni siquiera han podido abrir, ciudades enteras no han permitido ni que entraran a montar este paripé, como sucedió Beni Walit y Al Kufrah.  En otras se abrieron por presión de los grupos internacionales fuertemente armados.

En Benghazi al terminar las elecciones, los electos han dimitido en masa.

Los bombardeos y enfrentamientos continuan desde hace más de un año. Los mercenarios al servicio del combo CNT/OTAN/USA tratan de destruir la estructura tribal del país. Así, Libia es un país sin ley donde es más fácil que te roben o te maten que encontrar trabajo, cuando hace tan poco era un país que se podía recorrer de norte a sur y de este a oeste con total tranquilidad.

Son las tribus las que logran que a nivel local el país funcione mínimamente. Sin embargo la inseguridad es tan grande, los grupos armados van creando graves enfrentamientos y hay muchísimos muertos.

Los libios son, eran, gente muy tranquila, dedicada a su familia y su tribu: gente para nada preparada para esta avalancha de asesinos bien adiestrados y pertrechados. Se venden armas por la calle y son más baratas que la comida. Hay mercados en los que se pueden comprar hasta lanzamisiles antiaéreos.

Una tercera parte de los libios de Libia han huido porque están en listas negras por pertenecer a una tribu determinada o haber pertenecido al ejército de la Jamahiriyah.

Nunca pude imaginar que viviríamos bajo un control mediático tan grande. La semana pasada salió en todos los diarios que los grupos armados se habían convertido en un problema en Libia, y hablaron de las torturas, por supuesto diciendo solo una mínima parte de la verdad y sesgando la información. Todos los medios a la vez sacaron esas supuestas informaciones daddo como fuente un informe de Human Right Watch. Llamé a Libia y me dijeron que lo que había sucedido es que una tribu había cortado los embarques de petróleo hacia los Estados Unidos y amenazaba que o bien se paraban las agresiones contra ella o volarían los pozos, y que no se acercaran a ellos porque en este caso también los volarían.

Esta era la verdadera razón de toda la información que salió.

Ten en cuenta que el Africón ya se instaló en Libia.


Compartí

Deja un comentario