LECTURAS. El virus es el capitalismo / La deuda con el FMI es impagable / El curro de la deuda externa / AMLO acude al rescate de Assange / Orígenes y esencia de la mafia cambiemita / A reir en vez de llorar con Peroncho y Yasenza

EL CAPITALISMO ES UNA SINDEMIA Y VA A SEGUIR PRODUCIENDO VIRUS Y VACUNAS. Extraordinario artículo del periodista español radicado en Túnez Santiago Alba Rico, publicado en CTXT (Contexto y Acción, más conocida como “revista Contexto”), con el título Capitalismo pandémico. Una “sindemia” es una epidemia que se entrelaza con otras enfermedades, asociadas a la distribución desigual de la riqueza, la jerarquía social, el mayor o menor acceso a vivienda o la salud, factores atravesados por marcas de raza, clase y género. Una pandemia en la que factores biológicos, económicos y sociales se entreveran de tal modo que hacen imposible una solución parcial o especializada y, menos, mágica y definitiva.
El covid fue creado en un laboratorio. Si, porque el capitalismo ha convertido la naturaleza entera en un laboratorio. El poder económico penetra todas las esferas del conocimiento y, aún más, del conocimiento aplicado, como las vacunas. Hay muchos motivos para desconfiar del origen “natural” del coronavirus y también de esas vacunas desarrolladas a velocidad sideral; pero ninguno tiene que ver con la supuesta maldad del gobierno chino o el afán de dominio mundial de Bill Gates.
La política está secuestrada por los índices bursátiles, la prima de riesgo y los límites draconianos de déficit público. La ciencia está secuestrada por las farmacéuticas. El mercado es la sindemia.
Acabamos cediendo a una de estas dos tentaciones: confiar en el mercado, confundiéndolo con la ciencia, o desconfiar de la ciencia, confundiéndola con el mercado. Ver nota completa acá.

LA DEUDA CON EL FMI ES IMPAGABLE x 3

1. Conviene revisitar este artículo de Magdalena Rua, El rol del FMI en la Argentina, y si es posible hacérselo leer al cambiemita disfrazado de antipolítico que todos tenemos al alcance. Este es el estado del principal problema que tenemos quienes habitamos la Argentina. Digo, es bueno saber dónde estamos parados, y también como la deuda pretende ponernos de rodillas.

2. Hasta hoy no conocía esta revista virtual (randomrevista.com.ar) ni a sus hacedores, que han de ser aún jóvenes, ya que se reclaman parte de la generación que se incorporó a la vida pública, a la política, con la gran crisis de diciembre de 2001. Este artículo, Que se vayan todos (los dólares), retoma la investigación sobre la deuda externa de Alejandro Olmos (que consiguió –hace ahora 20 años– que el juez federal Jorge Ballesteros dictaminara con amplios fundamentos la ilegalidad de la que contrajo la última dictadura militar) es pedagógico al explicar el mecanismo por el cual una ínfima minoría de argentinos fuga sistemáticamente sus ganancias, evitando pagar impuestos, es decir, ciscándose en todos nosotros. Ojalá esta información estuviera al alcance del público. Ojalá se debatiera en los colegios secundarios. Nota completa acá.

3. Y para cerrar este bloque, me parece pertinente difundir la alocución de Alberto Rodríguez Saá frente al presidente Alberto Fernández, el ministro Guzmán y sus colegas gobernadores en la reunión convocada precisamente para analizar el estado de las negociaciones con el FMI. Como decían los antiguos acentuando las as: “por ahi por ahi cantaba Garay”.

MÉXICO ABOGA POR ASSANGE. El presidente Andrés Manuel López Obrador honrando las mejores tradiciones de su país, insiste en que está dispuesto a concederle asilo a Julian Assange, y exhorta a Estados Unidos a mostrarse “humanitario” con él preso que Inglaterra está dispuesto a entregarle, lo que bien puede traducirse que le pide al presidente Biden que lo indulte. Nota completa acá.

LA MAFIA AMARILLA. Edgardo Mocca analiza el fondo del Lawfare orquestado por la mafia cambiemita del capo de tutti capi Mauricio, el mismo que amenaza con que “el que saca los pies del plato, desaparece”. El odio de las patronales hacia los sindicatos es muy anterior al peronismo, pero con este, que los empoderó, llegó al paroxismo. El que quiera oir que oiga, el que quiera entender, entenderá. Nota completa acá.

EL NEOFASCISMO AVANZA. YASENZA PERONCHO DELIVERY LO DESNUDAN. Iba a leer una nota diz que muy medulosa de Conrado Yasenza, el hiperactivo editor de La Tecl@ Eñe, cuando el propio Yasenza me envió este video basado en ella diciendo que era mejor verlo que leerla. Trata sobre el avance mundial de la ultraderecha diz que “libertaria”, un tema que es para llorar pero que Emanuel “Peroncho” Rodríguez se las ingenia para hacernos, no digo desternillarnos (¿descostillarnos?) de risa, pero si, cuando menos, ensayar amplias sonrisas. Motivo por el cual, precisamente, lo dejamos para el final.
Que tengan ustedes un buen fin de semana.

Comentarios (2)

  1. Pip
  2. Leonardo

    “Los argentinos tienen un enano fascista adentro” es una frase que se atribuye a la fallecida periodista italiana Oriana Fallaci, pronunciada según algunos frente a Neustadt en los años 80. Ignoro qué la llevó a generalizar de esa manera, pero es cierto que la tentación autoritaria siempre estuvo “a la mano” de ciertos sectores. Pero hoy ya no se ven con buenos ojos los golpes cruentos: se trata de emplear los recursos que brinda la democracia para vaciarla de contenido y poner al Estado al servicio de una minoría: minorías normalmente coaligadas a nivel global (sistema financiero internacional, grandes corporaciones, etc.), en una red de intereses cruzados sobre los que resulta casi imposible arrojar luz alguna (como debe ser el caso de las fortunas de unos cuantos megamultimillonarios de los que se habla tanto). Una democracia débil y aletargada es el terreno más propicio para la tentación autoritaria. Debilitar una democracia auténtica es un trabajo que insume más o menos tiempo según el caso: volverla manipulable es el primer objetivo, y entonces deja de ser democracia. En un mundo donde el patrimonio de unas cuantas corporaciones, tomadas cada una de ellas en particular, es mayor que el producto bruto interno de la mayor parte de los países que lo constituyen, no resulta difícil establecer desde dónde irradia el poder que le da forma. Este poder no se manifiesta sino de manera indirecta: políticos, empresarios, intelectuales, etc. que adhieren por pertenencia de clase, y todos aquellos que se ponen a su servicio; medios de difusión masiva que asumen el trabajo de “colonizar subjetividades”, ejercer control sobre “la opinión pública”; deserción, transformismo y traición de lideres “populares” -e inescrupulosos-, que no vacilan en adoptar el credo que antes repudiaban,etc. Si a esto se suma: sectores más o menos amplios de población lo suficientemente despistados como para aceptar propuestas que -reiteradas experiencias lo demostraron- disimulan apenas la intención de ir contra sus propios intereses; dirigentes, llamémoslos bienintencionados, que se desplazan en terreno enemigo con una rama de olivo como ignorando su enorme poder de fuego; la liquidación de la condición de ciudadano, para asumir la de consumidor y reaccionar solamente si el consumo se ve afectado, arrojando por la borda valores como la solidaridad, el sentido de pertenencia a una comunidad, etc…Todo esto configura un panorama de degradación que amenaza la paz y la convivencia social. Para erosionar la democracia era necesario desprestigiar a la política, y de esa manera, paradójicamente, llegan a ocupar cargos políticos aquellos que la desprecian (empresarios, por ejemplo, demostración de que a veces el dueño del local prefiere colocarse él mismo frente al mostrador); en términos generales, algunos de ellos se mueven entre el esperpento y la imbecilidad moral, pero los hay, y no son pocos, los que tienen claros objetivos que mucho se esmeran en ocultar, en beneficio propio y de allegados. En resumen: si algo resulta claro a partir de la “Gestapogate”, y de lo que la rodea (que es mucho y escandaloso), es que si se trata de evitar la repetición de dolorosas experiencias, hay que fortalecer la democracia, y alcanzar una democracia participativa, con una legislación adecuada a los tiempos que corren (nueva Constitución) y control ciudadano de la gestión (referéndum revocatorio del mandato, entre otras medidas).

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: