LECTURAS & VISIONES. RS Positivo / Gloria / Explosiones: en Líbano como acá, dicen que la culpa es de Hezbolá / Nicaragua x Firmenich  

El sábado me practicaron una pequeña intervención quirúrgica y luego de un domingo zen producto de la anestesia, pase todo el lunes en una maratón televisiva viendo por Netflix los 10 capítulos de la primera y hasta ahora única temporada de “Gloria”, una producción portuguesa altamente recomendable para quienes gustan de las pelis de época y de espías como The Americans –también conocida como Los Infiltrados– o Traitors (que desgraciadamente parece que no seguirá después de su primera temporada, se me hace porque no es políticamente correcta). Gloria comienza en 1968, durante la dictadura clerical de Antonio Oliveira de Salazar, dos años antes de su muerte y seis antes de la Revolución de los Claveles. Entonces el ejército lusitano batallaba en tres frentes en un intento de no perder sus colonias africanas: Angola, Mozambique y Guinea (Bisáu) y desde la provincia de Ribatejo la CIA operaba la radio Free Europe para trasmitir su propaganda a los países detrás de la “cortina de hierro” (del Pacto de Varsovia). Los principales protagonistas son, precisamente, la CIA, el KGB y la PIDE, la tenebrosa policía política de la dictadura salazarista. Hay muchos asesinatos y, también mujeres hermosas. Más información y cola, tráiler o sinopsis acá:

https://indiehoy.com/series/gloria-la-nueva-serie-portuguesa-para-ver-en-netflix/

Estaba un poco deprimido entre otras cosas porque el sábado Word Press, el editor de Pájaro Rojo, me jugó una mala pasada al no dejarme guardar una nota que había editado con mucho cuidado y profusión de fotos. Cuenta lo que está sucediendo en el Líbano, donde estadounidenses, israelíes y la derecha cristiana –que controla el poder judicial, empeñado como el nuestro en el Lawfare– no vacila en tratar de responsabilizar a Hezbolá de la megaexplosión de unas 2400 toneladas de amonal almacenadas al margen de las leyes y el más elemental sentido común, en el puerto de Beirut, a comienzos de agosto del año pasado. La investigación judicial está tan direccionada que los partidarios de Hezbolá y de Amal salieron a protestar… y los falangistas cristianos los balearon, produciendo una matanza. Las semejanzas de lo que ocurrió entre nosotros con las (des) investigaciones de los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA son clamorosas. Responsabilizar a Hezbolá por el desembarco de ese enorme alijo y su almacenamiento parece absurdo ya que el puerto de Beirut está plagado de policías y de espías del Mossad, la CIA y la DGSE de Francia. La nota, escrita por un profesor libanés de religiones que reside y trabaja en los Estados Unidos es muy buena pero no tengo ánimo más que para ofrecer el enlace:

https://sinpermiso.info/textos/libano-bitar-investiga

Leyendo el mismo newsletter, Sin Permiso, me choqué con una nota que comentó las recientes elecciones celebradas en Nicaragua. El autor sostiene que no hay diferencias entre la dictadura somocista y el gobierno de Daniel Ortega y que éste lidera al gran capital. Y pretende hacerlo desde una perspectiva de izquierda, mientras publica notas en portales socialdemócratas (es un decir: la socialdemocracia murió, como tarde, con Olof Palme). Quedé horrorizado y le pedí a Mario Eduardo Firmenich, un entendido en todo lo que ocurre en el país de Augusto César Sandino, que me enviara alguna nota que le pareciera objetiva aunque sin pretender una imparcialidad imposible. Así fue que me mandó una de su coleto. Es una pieza pedagógica, explicativa, desasnadora, magistral en el sentido literal del término. Es decir: de lectura imprescindible antes de ponerse a hablar de Nicaragua, su sistema electoral, sus elecciones y la reelección de su Presidente. Me hubiera gustado, si, alguna referencia a los proyectos de Daniel Ortega de construir con la ayuda de China un nuevo canal interoceánico apto para el paso de barcos petroleros gigantes. Y es que en mi ignorancia, sospecho que gran parte de la furia vesánica desatada contra el gobierno sandinista proviene de ello.

Lean a Firmenich y estén atentos a sus conclusiones políticas globales, aptas para motivar un debate imprescindible.

NICARAGUA. Mario Eduardo Firmenich cuenta como fueron las recientes elecciones en la patria de Sandino

Y denle una mano al cura Paco Olveira prestándole atención a Rudy y Sanz.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: