MAPUCHES – RACISTAS. El gobernador secesionista de Mendoza y sus partidarios hacen el ridículo y cometen un delito

Compartí

al proclamar que los mapuches no son argentinos sino chilenos. Lo que me recuerda la furia inusitada de los barrabravas del Instituto Sanmartiniano de Rosario cuando publique en el diario El Ciudadno un suplemento que afirmaba lo que casi nadie quiere saber en Argentina, y es que San Martñin, que era hijo de una guaraní, conquistó el Perú como general chileno, ya que en Buenos Aires le habían restado todo apoyo y cortado los víveres. Como decía Artigas. “Con la verdad ni ofendo ni temo”.

A mi modesto y leal saber y entender, al promover la secesión de la Provincia de Mendoza, el gobernador Alfredo Cornejo es un traidor a la patria.

POR EZEQUIEL ADAMOVSKY

La historia puede ser incómoda. Hasta 1776 Mendoza fue parte de Chile. Para entonces los mapuches ya habitaban el territorio Argentino. Todavía en 1835 una parte de la élite mendocina intentó separarse de la Argentina y volver a depender de Chile.

No se puede acomodar el pasado para uso del presente. Es posible disentir sobre si se debe o no entregar tierras a tal o cual comunidad. Pero no es legítimo difundir falsedades racistas como la que votó la legislatura mendocina. Los mapuches preceden al Estado argentino.

La Constitución nacional manda que se reconozca el derecho de los pueblos originarios a recuperar tierras. Ordena al Estado que identifique las comunidades y repare el despojo que sufrieron. Todos estos son hechos que están fuera de discusión.

Con el mismo argumento que usa la derecha mendocina hoy podría decirse que los mendocinos no son argentinos. O que pocos de los mendocinos actuales descienden biológicamente de los de 1853 y por eso no lo son realmente. Es tan ridiculo cómo afirmar que los mapuches son chilenos.

 


Compartí

Un comentario

  1. Decir que “hasta 1776 Mendoza fue parte de Chile”, no tiene sentido ni es exacto. En 1776 no existía Chile. Existía una entidad territorial de la corona española llamada “Capitanía General de Chile” o también “Gobernación de Chile” que era parte del VIRREINATO DEL PERÚ. Así fue hasta 1798.
    Entre 1553 y 1563, también el territorio tucumano (hoy parte de la República Argentina) formó parte de la Capitanía General de Chile, y por lo tanto del Virreinato del Perú. Entre 1568 y la creación del Virreinato del Río de la Plata en 1776, el Corregimiento de Cuyo (Mendoza y San Juan, hoy Argentinas) formaron parte de la Capitanía General de Chile, y por lo tanto del Virreinato del Perú.
    Así, que en última instancia, Mendoza (es decir, el Corregimiento de Cuyo) y otros territorios pasaron del Virreinato del Perú al Virreinato del Río de la Plata.
    Las demarcaciones coloniales se cambiaban constantemente según criterios e inteses de la metrópolis del imperio que poco tenían que ver con la realidad. Por eso no tiene sentido utilizarlas como referencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *