MAR CASPIO. La pretensión de EEUU de hacer pie en su ribera es considerada por Rusia “inadmisible”.

Compartí

Escribe Montserrat Mestre: El Mar Caspio antes estaba situado entre Irán y la URSS, pero hoy se reparten sus costas la Federación Rusa, Irán, Azerbayán, Kazajistán y Turkmenistán.Antes,  la soberanía sobre el Caspio la ejercían los soviéticos y los iraníes y comparían los recursos. Con la desintegración de la URSS, si bien Irán estaba dispuesta a respetar el antiguo tratado, las nuevas repúblicas surgidas no estuvieron de acuerdo. Para complicar más la situación, EEUU, la UE y  China, diseñan estrategias para meter mano sobre la gran reserva energética que alberga este lago de agua salada de 30 millones de años de antigüedad. Ahora los EEUU han puesto proa hacia Kazajistán para hacerse con una base militar en el puerto de Aktau. Una provocación en toda regla, sabiendo que Rusia heredó la mayor parte de la Flota Soviética del Caspio y continúa con una importante presencia militar.

El Ministro de Exteriores ruso, Lavrov, ha declarado que  es inadmisible la presencia militar de un país que no  pertenece a la región.
La misma preocupación comparte el analista ruso Nikolai Bobkin, de la Fundación de Cultura Estratégica sobre el papel desestabilizador de los EEUU en el frágil equilibrio de la región.

2008_06_24_caspioo

RUSSIA TODAY

“EE.UU. acabará con el equilibrio en la región del Caspio”

"EE.UU. acabará con el equilibrio en la región del Caspio"

Corbis


Ante la salida de las tropas estadounidenses de Afganistán, Washington busca otras posibilidades para ampliar su presencia militar en la región, considera el experto Nikolái Bobkin.

“El Pentágono tiene a su disposición cientos de bases militares en todos los continentes, salvo la Antártida”, asegura el analista del Fondo de Cultura Estratégica Nikolái Bobkin. Subraya que la ampliación de la red de instalaciones militares da la impresión de que EE.UU. planea desatar una guerra contra el mundo entero. 
A pesar de la anunciada salida de las tropas estadounidenses de Afganistán, prevista para 2014, Washington no tiene la menor intención de abandonar la región de Asia Central y prepara el terreno para mantener su influencia en los procesos regionales. Así, el Gobierno de Obama mantiene conversaciones con representantes de Kazajistán sobre la apertura de un punto de tránsito en sus costas del mar Caspio.

Pese a que se asegura que entre los planes de las instalaciones del puerto de Aktau no figuran objetivos militares, es difícil creer que las operaciones estadounidenses se vayan a limitar al mantenimiento de la paz.

“El Ejército de EE.UU., una vez que pone pie en territorio extranjero, rara vez lo abandona”, advierte Bobkin. 

“Si la oferta es aceptada —explica el analista—, el puerto de Aktau se convertirá automáticamente en una base del Pentágono y sus aliados. De hecho, esta solución destruirá por completo la frágil arquitectura de seguridad en la región del Caspio”.

Asimismo, este jueves ha comenzado en Moscú la reunión del grupo de trabajo especial sobre el régimen jurídico del mar Caspio en la que participarán sus países ribereños: Irán, Rusia, Kazajistán, Turkmenistán y Azerbaiyán.

En este encuentro, el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, ha señalado que la “región se ha convertido en un área de intereses vitales”, y ha subrayado que la “presencia militar de países que no forman parte de la región es inadmisible”.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *