MILEI Y LA DICTADURA: “Cobardía infinita y cinismo bestial”.

Compartí

Claudia y Marcelo el día de su casamiento.

Estuve enamorado de la madre de Macarena, (María) Claudia García Iruretagoyena (así, todo junto), apodada Conejo por sus compañeros de la UES, como solo se puede estar enamorado a los veinte, y sentí su desaparición y la de su marido, mi amigo Marcelo Ariel Gelman como una puñalada en el corazón. Muchos años después, mi esposa y yo colaboramos con Juan Gelman en la búsqueda de su hija apropiada, Macarena, que vive en Uruguay, donde fue diputada. Macarena viaja poco para Buenos Aires desde que Macri asumió la Presidencia. Hace mucho que no la veo, y el Montevideo de mi infancia malvinera está casi tan caro como Suiza, lo que no favorece los encuentros. No sé cómo me llegó este texto suyo que me conmovió.

Cobardía

POR MACARENA GELMAN
Mi padre tenía 20 años cuando lo secuestró la patota de Aníbal Gordon, lo torturaron, lo mataron, le metieron en un tambor de grasa de 200 litros lleno de cal y lo tiraron al canal en San Fernando. Después lo sacaron y lo enterraron como NN. Mi familia lo encontró 13 años después. Todo ese tiempo estuvo desaparecido.
Mi madre tenía 19 años y estaba embarazada de 7 meses y medio. La secuestraron junto con mi padre, estuvo más de un mes en un centro clandestino de detención en Buenos Aires, y después la trasladaron clandestinamente a Uruguay junto con dos niños de 4 y 1 año y medio. A ellos los dejaron solos en una plaza en Chile.
Mis abuelos se murieron sin encontrarla, yo la sigo buscando.
Nací el 1 de noviembre en el Hospital Militar de Montevideo donde mi madre vivió la segunda parte de su secuestro. Después que nací a ella la mataron y sigue desaparecida. A mí me entregaron a una familia uruguaya y mi familia me encontró 23 años después.
Entiendo que al candidato Milei esto no le parezca grave o lo justifique. Pero si lo va a justificar que lo haga sin disfrazarlo. Decir que fueron “excesos” es de una cobardía infinita y un cinismo bestial. Defiende el terrorismo de estado y a los genocidas. Defiende secuestros, torturas, asesinatos y violaciones. Defiende el robo de bebés. Pero qué nos puede extrañar, si considera a los niños mercadería que puede ser vendida.

 


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *