MISTERIOS. El Leandro Alem de Milei, ¿un personaje de Narnia?

Compartí

Javier Milei dijo que una vez compró un enorme puf inflable, al que le pegó una cara de Raúl Alfonsín para utilizarlo como como punching ball  y se jactó de haberle destrozado el rostro. Luego, quizá dándose cuenta de que el sincericidio podría restarle votos, agregó que aunque Alfonsín encarnaba al ala roja, socialdemócrata y filocomunista del radicalismo, éste también había tenido un ala liberal, cuyo mayor representante había sido (Leandro N.) Alem. Escucharlo me dejó perplejo ya que fundador de la Unión Cívica Radical y creador de su bandera fue hijo de uno de los jefes de la Mazorca, la policía política de Juan Manuel de Rosas. Leandro Alen fue fusilado junto a su jefe, Ciríaco Cuitiño, contra el paredón de la iglesia de la Inmaculada Concepción (al 800 de la calle Tacuarí) y luego ambos fueron colgados de sendas horcas instaladas en el atrio de dicha iglesia, frente a la cale Independencia, para ser exhibidos al público por espacio de cuatro horas.

Entre quienes presenciaron el espectáculo, estaba su horrorizado hijo Leandro, que quedó estigmatizado como “el hijo del ahorcado”, lo que cuando llegó a la mayoría de edad lo decidió a cambiarse el apellido, reemplazando la “n” final por una “m”.

No obstante, Leandro Alem jamás abominó de su filiación federal, como tampoco lo hicieron los hermanos Rafael y José Hernández (el autor del Martín Fierro) que lograron huir y escapar de la matanza de Cañada de Gómez, cuando las tropas mitristas al mando de Venancio Flores sorprendieron durmiendo a las tropas federales y seguidamente degollaron a unos 300 hombres. Alem, insisto, nunca abominó de su filiación federal al punto de que. al crear la Unión Cívica Radical y dotarla de una bandera, hizo que esta fuera roja -en recuerdo de la divisa punzó- y blanca, al parecer por el Partido Nacionalista de la Banda Oriental.

Si algo caracterizó a Alem fue su encendido patriotismo, y se diferenció de su sobrino Hipólito Yrigoyen en que, en su afán de conseguir de acabar con el fraude y conseguir que hubiera votaciones limpias nunca desdeñó el recurso a la lucha armada, encabezando a fines del siglo XIX varias sublevaciones contra los gobiernos oligárquicos.

Así las cosas, pensé que Milei se había confundido, que había querido decir “Alvear” en lugar de Alem. Pensaba que Alvear, al encabezar el radicalismo antipersonalista en oposición a Yrigoyen se había ganado fama de liberal “galerita”, y que Milei no debería tener en cuenta que aun así, los liberales de entonces, no eran “antipatria” ni industricidas: Alvear dio gran impulso a la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), creada por el coronel Enrique Mosconti, la misma que ahora su gobierno, impulsado por Techint, busca privatizar.

Pero me equivoqué. Tuve la certeza ayer cuando vi el video que comparto arriba, en el cual Milei aparece en una manifestación convocada en 2018 por el líder de los camioneros, Pablo Moyano (el mismo al que la ministra Bullshit tiene entre ojos y muy posiblemente procurará encarcelar) contra la política económica de Macri,  hoy entronizada en la figura de Luis Caputo. Entrevistado por Santiago Cúneo, Milei se refirió ya entonces  elogiosamente a Alem, lo que confirma que no tiene la menor idea de lo que fue y significó el fundador de la UCR.

Lástima que desde estudios Chiche Gelblung lo haya interrumpido: nos quedamos sin saber que cree Milei que fue Alen ¿un personaje anarcocapitalista de Narnia?, ¿una bestia parlante como Conan?

¿Qui lo sa?

….

PS: Acabo de recibir un mensajito que dice así “Antes de agarrar la pala, agarrá los libros de Historia porque si no te terminan convenciendo de que caves tu propia tumba”.

.

 

 

 

 


Compartí

Un comentario

  1. ” Somos superiores esteticamente ”

    En Bahía Blanca tanto el presidente como el ministro de defensa, vieron la oportunidad de comenzar a disfrazarse de zelenskys. Esperemos que no se la crean … No tenemos recursos para una cruzada cosplayer anarcocapitalista …

    Ay, Patria mía !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *