Montoneros /3. Flaskamp dice

Compartí

Viene de Montoneros / 1. Escribe Carlos Flaskamp:

Se puede entender que los represores no hayan encontrado, en el análisis de su conducta en el campo de la Perla, mucha sustancia para armar una defensa convincente. Ante esa carencia, optaron por trasladar el acento a la violencia reinante en la década del setenta, creando la sensación de que así eran todos en esa época. Las víctimas de la Perla habrían sido también verdugos, cuando les tocó ese rol.

Pero no son fenómenos comparables.

Desde 1955 hasta 1983, la democracia argentina estuvo en régimen de libertad vigilada. En 1962, 1966 y 1976, la violencia oligárquica se enseñoreó de la situación y decidió cómo deben vivir los argentinos. Mató, encerró y finalmente desapareció gente toda vez que estimó que las cosas no estaban en orden, utilizando a las fuerzas armadas como fuerzas pretorianas a su servicio.

Los grupos armados que se organizaron a partir de 1966 pretendieron terminar con esa violencia estatal empleando contra ella también violencia, pero una violencia nacida de la organización popular. Esta forma es más respetable que la otra, aunque probó no ser más eficiente. Como ocurre casi siempre cuando se trabaja con violencia, esos grupos hicieron también tropelías. Pero esas tropelías fueron insignificantes si se las compara con las atrocidades del terrorismo de Estado.

Al final naufragaron. Y lo pagaron caro. Creo que la gente que en esos años se rebeló contra el autoritarismo oligárquico merece reconocimiento. No hicieron todo bien, pero lo intentaron. Y de esos intentos también hay mucho que aprender.

Un abrazo.

Carlos


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *