Muere el hombre más rico de Israel luego de que se destaparan sus negocios con Irán

Mientras Israel y Estados Unidos comercian clandestinamente con Irán como en las épocas del Irangate o affaire Irán-contras, exige todo el tiempo que Argentina demonice a Teherán y boicota el comercio argentino-iraní. Y Argentina, con tal de no tener a los sionistas en contra, financia al inicuo fiscal Nisman y a su troupe con casi un millón por mes para que impidan que los atentados se investiguen y se culpe de los mismos a altos funcionarios iraníes. Con “argumentos” al lado de los cuáles la novela “Bestseller” de Fontanarrosa resulta hiperrealista. JS

Netanyahu impide que se investigue por razones de “seguridad”

“Tanker Pacific Management también se había ocupado de transportar petróleo iraní durante casi una década. Mientras el Gobierno de Israel pedía a la ONU y a Estados Unidos que prohibiera todo trato comercial con Irán, la mayor empresa israelí hacía negocios con el enemigo (…) Meir Dagan, director del Mossad desde 2002 hasta finales del año pasado salió inesperadamente en defensa de Ofer: “No hay ninguna ley que prohíba atracar en un puerto iraní (…) no hay establecido un boicot total”.

ENRIC GONZÁLEZ / EL PAÍS

Jerusalén – 04/06/2011. Sammy Ofer, el hombre más rico de Israel, ya no hablará. Murió el jueves por la noche, a los 89 años, bajo la sospecha de haber participado en misteriosos contactos mercantiles entre dos enemigos tan feroces como Israel e Irán. Estados Unidos le acusó el mes pasado de vulnerar las sanciones internacionales sobre el régimen iraní, pero el Gobierno de Benjamín Netanyahu ha impedido un debate parlamentario sobre el asunto por razones de “seguridad” e insiste en que Ofer prestó “grandes servicios al sionismo”.
Cuando Washington anunció que el mayor magnate israelí, y una de las principales fortunas del mundo, había comerciado con Irán la sorpresa fue mayúscula. Era algo más que un escándalo empresarial: parecía una traición en toda regla, dada la virulencia con que Israel denunciaba el programa nuclear iraní y proclamaba la necesidad de ahogar económicamente al régimen de los ayatolás como último recurso antes de un ataque militar. Pero aún faltaba otra sorpresa: los indicios de que los servicios secretos israelíes conocían las actividades de las empresas de Ofer y, por razones desconocidas, las respaldaban. 
El Departamento de Estado acusó a la empresa Tanker Pacific Management, con sede en Singapur y perteneciente al grupo de los hermanos Ofer, de haber hecho negocios con la naviera estatal iraní, y puso en una “lista negra” al “holding” israelí por vulnerar las sanciones vigentes sobre Irán. El grupo de Ofer negó rotundamente las acusaciones y subrayó que el Gobierno de Israel podía dar garantías de su buen comportamiento. El domingo pasado, sin embargo, se conocieron nuevos detalles: Tanker Pacific Management también se había ocupado de transportar petróleo iraní durante casi una década. Mientras el Gobierno de Israel pedía a la ONU y a Estados Unidos que prohibiera todo trato comercial con Irán, la mayor empresa israelí hacía negocios con el enemigo.
El periodista Mickey Rosenthal ya había dirigido en 2008 un documental, llamado El método Shakshuka (un plato típico de huevos con tomate), en el que acusaba a Sammy Ofer y a su hermano Yuli de corrupción y de mantener lazos encubiertos con el Estado israelí.
El martes, el Comité de Asuntos Económicos de la Knesset (Parlamento) decidió debatir los lazos comerciales de Ofer con Irán. Al cuarto de hora de iniciarse la sesión, el presidente del comité, Carmel Shama-Hacohen, recibió una nota y clausuró de inmediato la reunión sin dar explicaciones. Shama-Hacohen no quiso divulgar el contenido de la nota ni su remitente, aunque otras fuentes parlamentarias indicaron que se trataba de un mensaje del Ministerio de Defensa, la entidad más poderosa de Israel, en la que se advertía de que un debate sobre el “caso Ofer” podría “dañar la seguridad del Estado”.
Una fuente cercana a la familia de Sammy Ofer dijo ayer al diario Haaretz que el magnate y sus empresas habían prestado servicios al Estado durante años, utilizando su red de negocios en Oriente Próximo para “asuntos delicados” relacionados con el “interés nacional”.
“No es un secreto que el Estado de Israel busca a veces la ayuda de empresarios”, añadió la misma fuente.
Meir Dagan, director del Mossad (servicio de espionaje exterior) desde 2002 hasta finales del año pasado y uno de los principales impulsores de una estrategia agresiva contra Irán, salió inesperadamente en defensa de Ofer: “No hay ninguna ley que prohíba atracar en un puerto iraní, este asunto ha sido exagerado y temo por los miles de trabajadores del Grupo Ofer que podrían verse afectados”, declaró. “No es lo mismo comerciar que encargarse de un transporte”, agregó, “y, además, no hay establecido un boicoteo total”. Dagan no quiso hablar de posibles acciones encubiertas realizadas a través de las empresas del magnate, que poseía una de las mayores navieras del planeta y grandes inversiones, estimadas en unos 5.000 millones de euros, en los sectores electrónico e inmobiliario.
La muerte de Sammy Ofer, que llevaba años aquejado de una enfermedad terminal, impidió que el magnate diera su versión. El primer ministro, Benyamin Netanyahu, se limitó a decir ayer que Ofer fue “un sionista hasta la médula” y había contribuido “enormemente a la causa de Israel”.

Nota original, aquí.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: