NAZIS. Una densa trama impidió que la mayoría de los prófugos fueran atrapados y juzgados

Compartí

Lo envia Montserrat Mestre, con este comentario:

Es un nuevo libro del historiador alemán Daniel Stahl: hubo una trama internacional que los ayudó a no ser llevados ante la justicia. Stahl la llama "la coalición de los reacios",  no dispuestos a que los criminales de guerra fueran juzgados, actuaban tanto pasivamente como activamente. Impresiona lo que en 1979, le dice el embajador alemán en Brasilia a su propio gobierno que había pedido la extradición de un ex oficial de la SS: que l

DER SPIEGEL, Enero 24, 2013

Crímenes de Guerra: ¿Cómo los nazis escaparon de la justicia en Sudamérica?

por Felix Bohr

Photo Gallery: 'The Coalition of the Unwilling'

DPA

Después de la Segunda Guerra Mundial, decenas de criminales nazis se escondieron en Sudamérica. Un nuevo estudio revela cómo una "coalición de reacios" a ambos lados del Atlántico, obstaculizó con éxito los esfuerzos para cazar y procesar a estos criminales durante décadas.

Sólo hacía falta un número transpuesto – 1974 en lugar de 1947 – para que a  Gustav Wagner  se les permitiera permanecer en Brasil. Fue un mero desliz de la pluma del hombre que había traducido el documento alemán al portugués, lo que impulsó a la Corte Suprema de Brasil a rechazar la solicitud de Alemania Occidental de extraditar al ex oficial de las SS. Y sin embargo, Wagner estaba acusado de complicidad en el asesinato de 152.000 Judios en el campo de exterminio de Sobibor, en la Polonia ocupada por Alemania.

Josef Mengele, el notorio médico del campo de concentración de Auschwitz , también se benefició de los errores y retrasos porque las autoridades francesas  y la Interpol,  la policía internacional con sede en París, se negaron a llevar a cabo búsquedas internacionales de criminales de guerra nazis. Y, en el caso del coronel de las SS Walter Rauff, quien ayudó a desarrollar cámaras de gas móviles usadas para matar Judios, fue un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores alemán quien saboteó la petición de  extradición a Chile durante 14 meses.

Como resultado de estos "errores" estos tres criminales nazis nunca fueron juzgados en los tribunales alemanes después de la guerra. Wagner, la "bestia" de Sobibor, murió en São Paulo, Mengele se ahogó en Brasil, y Rauff murió de un ataque al corazón en Chile. De los cientos de oficiales nazis culpables y asesinos de masas que habían huido a América del Sur después de la rendición de la Alemania nazi, sólo un puñado de ellos fueron llevados a rendir cuentas.

¿Cómo se puede entender que  tantos criminales quedaran impunes, a pesar de ser claramente culpable? Es un enigma que desconcierta a los académicos hasta hoy. ¿Fue a causa de la falta de cooperación por parte de funcionarios de Alemania Occidental? ¿ Fue la falta de interés por parte de los gobiernos de América del Sur? ¿Hubo lazos secretos y  colaboración entre nazis en ambos lados del Atlántico?

El historiador Daniel Stahl ha realizado investigaciones en archivos europeos y de América del Sur mientras escribía un nuevo libro titulado "Caza de Nazis:. Las dictaduras de América del Sur y el enjuiciamiento de los crímenes nazis" El trabajo proporciona una respuesta cierta y lamentable que ha sido durante mucho tiempo sospechada: que hubo una amplia asociación de personas – a través de continentes y dentro de los tribunales, la policía, los gobiernos y las administraciones – que no estaba dispuesta a actuar o dispuesta incluso a impedir el enjuiciamiento de criminales nazis durante décadas.

Las  detenciones  fueron frustradas por ex nazis

Stahl cree que los motivos para integrar lo que él llama la "coalición de los reacios" difieren ampliamente. Los diplomáticos alemanes occidentales sabotearon la caza de nazis por solidaridad. Los investigadores criminales franceses temían que la cooperación podría exponer su propio pasado como colaboradores de los nazis. Y los dictadores de América del Sur se negaron a extraditar a ex nazis debido a la preocupación de que los juicios de los criminales de guerra podría dirigir la atención internacional a los crímenes que sus propios gobiernos estaban cometiendo.

No fue difícil para esta coalición torpedear la caza de nazis. Un sinnúmero de participantes – en la política, el poder judicial, el gobierno y la administración – tenían que trabajar juntos con el fin de organizar y ejecutar con éxito los procesos penales. Un pequeño error o irregularidad procesal menor fue suficiente para frustrar la detención de los delincuentes.

Stahl no deja ninguna duda de que el poder judicial de Alemania Occidental fue especialmente culpable de faltas graves. Sus hallazgos confirman que fueron negligentes en perseguir enérgicamente los asesinos nazis durante décadas.

Walther Rauff, por ejemplo, fue capaz de viajar entre América del Sur y Alemania después de la guerra como representante de diversas empresas. Pero nunca se encontró con dificultades debido a que su nombre no figuraba en ninguna lista de criminales buscados. No fue sino hasta 1961 que el Ministerio Público en la norteña ciudad de Hanover emitió una orden de arresto contra Rauff por casi 100.000 cargos de asesinato.

Encontrar la dirección de Rauff en Chile no era un problema, y el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán instruyó al embajador Hans Strack en Santiago para solicitar la extradición del criminal de guerra nazi. Pero Strack, quien también había trabajado en el Ministerio de Relaciones Exteriores antes de 1945, hizo caso omiso de las instrucciones del Ministerio de Bonn y permitió que el caso se prolongara durante 14 meses.

No fue sino hasta después de que funcionarios de justicia de Hanover notificaron a sus colegas federales que estaban "muy desconcertados" por el hecho de que la embajada estaba tratando el caso "con tal indecisión" que el gobierno reprendió al embajador. Strack, un conocido opositor al  castigo de los crímenes de la Alemania nazi, finalmente solicitó la extradición de Rauff, lo que llevó a su detención a finales de 1962.

Pero, para entonces, ya era demasiado tarde para juzgar a Rauff porque los asesinatos quedaban bajo las leyes de prescripción que existían en la mayoría de los países de América del Sur en ese momento.La  Corte Suprema de Chile rechazó la petición de Alemania de extraditar al ex coronel de las SS. A pesar de las protestas internacionales, Rauff siguió viviendo como un hombre libre en Chile durante décadas.

En otros casos, la falta de cooperación de Interpol frustró la persecución de los nazis. Stahl descubrió un documento particularmente revelador, el acta de una reunión del comité ejecutivo de Interpol de mayo de 1962. Poco tiempo antes, el Congreso Judío Mundial había pedido a Interpol que participan en la búsqueda internacional de criminales de guerra nazis. El entonces secretario general de Interpol, Marcel Sicot, respondió airadamente. "¿Porqué deberían ser  procesados los criminales de guerra, si  de todos modos el vencedor siempre impone sus leyes? Ninguna entidad internacional define el término 'criminal de guerra' ". De hecho, Sicot consideraba el enjuiciamiento criminal de los nazis  como "justicia del vencedor".

En 1960, hubo rumores de que Josef Mengele, el médico del campo de concentración conocido como el "Angel de la Muerte", se escondía en Brasil o Chile. El Ministerio de Justicia alemán informó a la Oficina Federal de Policía Criminal para llevar a cabo la caza del hombre – pero sin la participación de Interpol. Los funcionarios de Bonn al parecer estaban tratando de no molestar a los investigadores internacionales con el caso, pero el escondite de Mengele nunca fue encontrado.

Stahl atribuye el fracaso de Interpol para detener a los nazis y sus colaboradores al pasado militar de muchos oficiales de policía franceses. "En la  medida que los esbirros del régimen de Vichy, habían colaborado con los nazis hasta 1944", escribe Stahl. "Se opusieron a la persecución penal de los crímenes nazis."

Stahl también señala que uno de los principales obstáculos en la búsqueda de criminales nazis fue el hecho de que los dictadores de América del Sur querían encubrir sus propios crímenes. El 22 de junio de 1979, el embajador alemán en Brasilia escribió que la extradición de una persona que había cometido crímenes de guerra casi 40 años antes no haría sino "reforzar las demandas de aquellos que insisten en que todos los delitos deben ser procesados, incluidos los cometidos por los militares y la policía ". Poco tiempo antes, el gobierno del entonces canciller Helmut Schmidt había pedido la extradición de Wagner, ex comandante adjunto de Sobibor, una solicitud que los jueces de la Corte Suprema Federal de Brasil había negado.

En Alemania, una nueva generación había entrado en administración pública – y  no tenía miedo de utilizar medios no convencionales para poner los criminales nazis tras las rejas. En 1982, la oficina del Fiscal de Munich inició el procedimiento para solicitar la extradición de Klaus Barbie, el ex jefe de la Gestapo en Lyon, Francia. Ante el temor de que Barbie podía ser absuelto en Alemania por falta de pruebas, los funcionarios del Ministerio de Justicia pidieron a sus homólogos del Ministerio de Exteriores que insinuaran a los aliados franceses en Bonn que "también deben buscar la deportación de Barbie, específicamente de Bolivia a Francia".

Cuando París estuvo de acuerdo, el Ministerio de Relaciones Exteriores instruyó a la embajada de Alemania en La Paz, la capital boliviana, para "fomentar el desarrollo (de la extradición) con medios adecuados."

A principios de 1983, Barbie fue deportado a Francia. El famoso "Carnicero de Lyon", murió en un hospital de esa ciudad en 1991.


Compartí

Deja un comentario