¿No estará en curso otro golpe mediático más desgastador que destituyente?

Me llegó a través de la lista de COPLA y me parece pertinente. Yo también creo que a las respuestas del Gobierno les falta cuando menos velocidad. No estoy de acuerdo con la hipótesis conspiranoica. Basta con que las condiciones objetivas y las subjetivas coincidan, aunque sea por la confluencia de los intereses del Grupo Clarín y el PO.
Por favor, entiéndase: no estoy pensado en contactos entre Altamira y Magnetto. Con el resto alcanza y sobra. Y le reprocho al autor que llame a una caza de brujas criptoduhaldistas infiltrados en las huestes kirchneristas. Peor que el duhaldismo fue el menemismo. Y nadie persigue a los menemistas reconvertidos en menemistas.
Pero como el autor, percibo que está en marcha una maniobra desestabilizadora no menor al affaire Redrado (que nos tuvo en vilo gran mparte del verano) y acaso tan profunda como la ensayada a propóposito de la 125. Y que el Gobierno reacciona con muuuuuuuuuuucha lentitud.

No parece ser un hecho casual

Por Gabriel Marcelo Wainstein
A las 22.40 del martes 28 de diciembre el panorama en mi barrio, Flores Sur, es alarmante. Una gran cantidad de cortes de calles y vecinos protestando por los cortes de luz. En mi casa hay electricidad, pero a un par de cuadras empieza la oscuridad. No es poca cosa. Mi viejo, por ejemplo, ya lleva 30 horas sin luz, y una gran parte de mi barrio y el contiguo, Parque Avellaneda, están en la misma situación. En un momento en el que está en ejecución una maniobra desestabilizadora del duhaldismo en múltiple frentes, esto no parece ser un hecho casual. Más allá del gran consumo de energía por la ola de calor, la demora excesiva en solucionar los problemas parece ser una contribución más a los planes de los enemigos de nuestro gobierno. Este tipo de demoras suelen darse luego de una tormenta, cuando las cámaras están inundadas, pero no  cuando hay buen tiempo (si a esta ola de calor se la puede llamar buen tiempo).

Pero lo más alarmante es el silencio oficial. ¿Qué tendría que hacer el gobierno en este momento? Poner en acción todas las sanciones posibles contra las distribuidoras de energía, hacer un seguimiento estricto de las reparaciones y comunicar con claridad a la población la responsabilidad que tienen las empresas distribuidoras en este problema. 

Muy lejos de eso, nos encontramos con el silencio. Las únicas declaraciones que escuché en la radio minimizan el problema. ¿Cual puede ser la reacción de los vecinos que llevan más de un día sin luz cuando escuchan al funcionario del estado diciendo que sólo hay inconvenientes menores? La que hoy veo  de mi barrio, salir a cortar la calle y protestar. En algunas esquinas se han armado incluso una especie de barricadas. La pregunta es: ¿Es este un hecho casual que se pueda atribuir a la torpeza, estupidez o falta de sensibilidad del funcionario que hace esas declaraciones o hay otra cosa?

¿Y cuál es esa otra cosa? ¿No será que tenemos dentro del aparato estatal y en algunas instancias de gobierno a funcionarios cómplices del duhaldismo? ¿No será esta su contribución voluntaria a las maniobras desestabilizadoras? ¡Se non è vero, è ben trovato! No cabe duda de que con esto se apunta a licuar el capital político logrado por nuestro gobierno nacional y popular.

He escuchado relatos de compañeros que viven en la zona Norte que, aún después de la muerte de Néstor, escuchaban expresiones gorilas en sus barrios. Aquí, en el sudoeste de la ciudad, a veinte cuadras del Indoamericano, el clima es otro. El gorilismo no es mayoritario, pero la ausencia del gobierno ante este problema nos juega absolutamente en contra. A riesgo de ser reiterativo insisto en que no creo que haya nada casual en el silencio de quienes están a cargo del tema, parece ser una manera de ensuciar al gobierno de la compañera Cristina y es nuestro deber militante desenmascararlos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: