DILEMAS. La gente Vs. el pueblo. Un eslogan gubernamental que tiene menos feeling que un perro muerto

En aquella gloriosa noche del 19 de diciembre de 2001 frente al Congreso de la Nación, me encontré gritando como un poseso “¡Volvió el pueblo, se acabó la gente!”. Pues bien, si hay algo muy deprimente de nuestro gobierno es que su pobre publicidad esté hoy encabezada por el lema “Primero la gente”. Y que eso se de en momentos en que la derecha cavernícola se lanzó a apoderarse (así como lo hizo antes con el término “libertario”) del concepto “pueblo”, a fin de reconvertirlo en una mesnada, tal como hizo Hitler hace más de ocho décadas.

“La gente” es una muletilla neoliberal, por amorfa e inerte, al gusto tanto de Macri como, ay, de otros políticos surgidos del menemismo como Massa. Hasta el punto de que fue el nombre de un partido vecinal de Córdoba que rápidamente se integró al PRO. En cambio “Pueblo” es un vector e implica una conducción, una voluntad, un sentido, un propósito. El hecho de que se haya elegido a “la gente” indica, de manera transparente, que quienes lo han hecho carecen de pasado militante, que respecto al peronismo son advenedizos formateados por el pensamiento único emanado del –hoy puesto más que en entredicho– Consenso de Washington.

En fin, que son ajenos a cualquier tradición de lucha del pueblo argentino.

Así nos va.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: