OPINIÓN. Después de la derrota, por Daniel Gollán

Querides compañeres:

Lo de ayer fue una dura derrota a escala nacional. Se harán los análisis finos, pero en lo macro, sabíamos que de una pandemia era difícil salir electoralmente indemnes. Básicamente, no tuvimos respuestas en lo económico acordes a las necesidades de vastos sectores de la sociedad, en parte por el desastre heredado, en parte por decisiones que pudieron haber sido diferentes. Estuvieron también los errores propios, los “no forzados” y obvio, medios de comunicación terriblemente hostiles. Pero de éstos, no podíamos esperar otra cosa, con ellos siempre será así.
Queda una sensación amarga después de tanto esfuerzo realizado y sobre todo, porque se fortalece la derecha que sabemos hacia dónde quiere ir. Cuesta creer que el pueblo nos castigue dando su voto a quienes son los responsables del desastre económico y social de nuestro pueblo. Pero no son horas de quejarse. Hay que arremangarse y militar el doble. Lo macro deberá corregirlo Alberto, ayer se comprometió a hacerlo. Deberán ser medidas económicas que atiendan las urgencias económicas de los más necesitados primero. En los barrios más populares, el % de votantes fue menor, grande en algunas zonas. Mucha gente allí sin un mango. Urge arreglar eso.
En lo comunicacional habrá que trabajar muchísimo y en la articulación de las acciones de las diferentes áreas de gobierno.
Cada jurisdicción deberá hacer su análisis y autocrítica y corregir lo que haya que corregir. Todos debemos hacerlo. Pero lo que debemos hacer es redoblar los esfuerzos. La militancia peronista y del campo nacional y popular no se da por vencida, jamás. Nos levantamos de cada traspié y seguimos adelante. La Patria nos necesita más que nunca. Vamos a redoblar los esfuerzos para revertir el resultado en noviembre. Podemos hacerlo. ¡Vamos a hacerlo!!!
Un abrazo para todes y ¡mucha fuerza!

Comentarios (7)

  1. Henrique

    Si Gollán sigue con lo de “querides compañeres” y “todes”, todavía le falta entender algo, más allá de algunos buenos señalamientos que hace. La derrota no se dio solo por lo económico, aunque ocupe un rol central.

    Responder
  2. pancho buzio

    No es tan claro que el voto fuera, hacia la coalisión del gobierno anterior. Creo que fue entre tantas cosas, un voto de bronca y que recayó en diversas fuerzas. En cierta medida hacia aquellos que se quiere hacer creer que resumen la rebeldía, lo que además sedujo a sectores juveniles.

    La falta del adecuado relato del desastre que nos dejaron, como cada vez que el liberalismo deja la casa Rosada, no lo comunicamos adecuadamente.
    Tampoco todo lo que se hizo fue suficiente y además no se comunicó adecuadamente.
    Pero cual debía ser la comunicación adecuada?

    Aquí es importante el relato necesario es el que movilice y por tanto no puede ser conciliador.
    Es un error confundir a Alfonsín con Alberto y asimilar la falta de confrotación con la actitud de Don Raúl, el que en todo caso concilió cuando nos deseó las felices pascuas, y marcó el punto de inflexión hacia su cáída, en la adhesión del pueblo.

    Asistimos a un momento mundial, de gran enojo con lo que nos sucede. Por más que disimulemos, la incertidumbre es total, la hegemonía de un imperio se derrumbó, la Tierra se convulsiona: sequías, sismos, incendios, extinción del ambiente conocido y “confortable”. Surge una pandemia que se expande sin fronteras y especialmente nosotros venimos de un ciclo fuertemente regresivo, como cada vez que gobernó el neoliberalismo y que además perdura a través de la situación que deja.

    En Argentina y el Mundo las personas estamos alteradas. En nuestro país se suma a los múltiples efectos de la pandemia del COVID, la del Macrismo y la acción de los medios. Aunque también se repite parecido, en otros países de la Región.

    Así encontramos que una amplitud del pueblo, que como catarsis por el desagrado ante la realidad, opta por discursos disruptivos al orden. Surgen los neofascismo, los mal llamados libertarios y se vota contra los partidos en el gobierno, a los que se los ve como al orden generador de la situación sin diferenciar incluso del gobierno anterior.

    En esta coyuntura el discurso conciliador no tiene posibilidad ninguna de pregnancia, queda lavado ante tanta bronca. Así nos desdibujamos y perdimos hasta identidad, es por lo que una parte de militancia propia, critican hoy al gobierno de Alberto y también la militancia así, hace su catarsis.

    La diferencia entre el reformismo y una actitud revolucionaria, es cuando se es disruptivo al orden impuesto. Es la negación a aceptar la “justicia divina” de Griesa.

    Si hasta aquí esto es cierto, la aceptación ante del tema Vicentín y los fallos de la Justicia del Poder, por más desfavorable correlación de fuerzas, fue un error. La correlación unicamente se modifica desde la movilización, desde la negación a los mandatos perjudiciales al campo popular.
    Esto crea épica, es disruptivo al orden y es lo que la militancia reclama confrontando en ocasiones equivocadamente, pero marcando la falta de atractivo de la conciliación discursiva.
    El error de la militancia es simplificar en personas y no visualizar el proceso complejo que es desarmar el Poder. Hasta luego de la votación no vimos el seguro resultado. No lo vieron ni jefes, ni militancia y hasta los opositores y medios creían que sería otro el resultado.
    Algunos desde la militancia denunciaban y exigían mayor confrontación, pero no vieron la complejidad del momento y del Poder, lo cual no justifica nada.

    El Poder es un complejo sistema orgánic, con diferenciadas funciones de los elementos que lo componen. En el Poder se articulan formadores económicos, una Corte Suprema cooptada, gran parte de los medios masivos; una Constitución fusilada la que más allá de intentos por restablecerla prosigue mutilada; un Ministerio Fiscal robado, la burocracia sindical con jerarcas más patrones que obreros, gran parte de la Academia, los Colegios Profesionales, Organismos Internacionales que responden a la hegemonía en extinsión de eeuu y hasta el mismísimo “sentido común” creado por todo el resto de múltiples elementos, que se convierte también en parte del poder y ésto es lo que expresa una elección. Es el voto, como compleja externalización emocional lo que surgió el domingo.

    Si el voto es una manifestación emocional de un momento del sentir popular, urge la necesidad de recuperar la épica y es aquí que surge necesariamente la pregunta de ¿cómo?

    Luego de lo anterior pienso en Milagro.
    Pienso en la Procuración General asaltada.
    Pienso en los delitos, de quemar barbijos.
    Pienso en toda la campaña contra la Salud Pública.
    Pienso en Vicentín.
    Pienso en la pérdida de un Paraná.
    En la necesidad postergada del Magdalena.
    En los pobres postergados, mientras naturalizamos la apologías a la evasión fiscal.

    Recuerdo el disparo, un atentado en medio de una acto político de la fuerza que tibiamente cuestiona al Poder y así innumerables situaciones y la Justicia del Poder, con su lentitud avalando en beneficio de sí misma.

    Si el gobierno no llamó a Conferencia de prensa ante un atentado, sino convocó a los partidos políticos ante los múltiples atentados, aunque aislados, continuos, no es posible modificar la situación que los posibilita sin movilizar las intancias que sean.

    La aún hoy, luego de 18 años en el poder, Canciller alemana la Señora Merkel, se caracterizó en su gobierno por reprimir con la ley a los antivacunas, con quienes no se negocia. En Alemania el nazismo y cualquier manifestación discrimanatoria, son reprimidas sin permitir que llegue a romper “el huevo de la serpiente”.

    Los tiempos de la Justicia, administrada por el Poder y la correlación de fuerzas, no puede ser causa de desmovilizar una épica.
    .
    Debemos tener presente que cuando posterior a la derrota en primarias, se continuó un triunfo, mediaron medidas que además de si mismas ser importantes, movilizaron emocionalmente al pueblo.

    Responder
  3. Johny Malone

    Gollán, otro globalista, otro infiltrado.

    Responder
    1. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

      Malone, otro troll infiltrado.

      Responder
  4. Daniel Mojica

    Daniel Gollán, celebro leer tu reflexión en caliente y sobre la acción del verbo. Es lo que corresponde a un compañero militante como vos.
    Esta es la manera de encarar estos hechos. ¡Fuerza compañero!

    Responder
  5. Cristina Alversario Picha

    La izquierda esmun fracaso a nivel histórico y mundial. Dejen al capitalismo gobernar y ustedes dedíquense a resolver hipoteticamente el mundo, con la guita de otro en un cafe literario. Eso lo hacen bien. Giles

    Responder
  6. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

    ¿La picha de Cristina? Bajo ese nombre, claro, se puede decir y escribir cualquier cosa.

    Responder

Responder a Cristina Alversario Picha Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: