OPINIÓN – SIGMAN / 2. Por qué es el culpable de la falta de vacunas, por Walter Goobar

Esta nota, advertirán, es una reescritura de la que lleva el nº 1, con nombres propios. Seguimos a la espera de que Sigman, el Gobierno o quien sea  de una explicación ante estas flagrantes irregularidades.

Por qué Sigman es el culpable por la falta de vacunas

La red que lo protege en Salud y Diputados

 

Juan Manzur, entonces vicegobernador, entrevistado por el entonces Ministro de Salud Pública de Tucumán, Pablo Yedlin, en el programa Ondas de Salud, marzo de 2015

Mientras colapsan los servicios sanitarios en los puntos neurálgicos del país y comienza a escasear la provisión de vacunas a niveles preocupantes, el Gobierno sólo atina a culpar a chinos y rusos en lugar de pedirle una rendición de cuentas al verdadero responsable de la crisis: el empresario Hugo Sigman. El personero de AstraZeneca que mandó a pasear por el mundo la materia prima argentina para fabricar –por lo menos hasta fines de marzo–- 24 millones de dosis de vacunas, con la excusa de fraccionarlas y embotellarlas en México primero y en EE.UU. después, cuando lo podría haber hecho en la planta de su propiedad, construida con fondos del Estado argentino, y no lo hace “por razones de escala”. 

Además de haber concretado jugosos negocios en épocas de Macri presidente, Sigman nunca ocultó su alegría cuando retornaron al área de Salud tres de sus principales “benefactores”: el ex ministro Ginés González García, la actual ministra Carla Vizzotti y el titular de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, Pablo Yedlin, éste último muy vinculado al gobernador de Tucumán, Juan Manzur que tiene varios emprendimientos agropecuarios en sociedad con el empresario farmacéutico.

 

Sigman puede ser un inescrupuloso o no, no me consta, lo que no se comprende es la protección oficial de la que goza, pese a no haber entregado una sola vacuna y haber anunciado desde la clandestinidad una nueva dilación de cinco días, que después se pueden extender por diez o quince días más. Lo que inexorablemente nos llevan a mayo o junio, que es la fecha en que AstraZeneca anunció que aumentará el precio de la vacuna de manera unilateral. 

Sin embargo, no se le ha prohibido seguir exportando el antígeno de las vacunas. No se lo ha sancionado ni dado a conocer el contrato que nos vincula con Astrazeneca, como ocurrió en otras partes del mundo. No se ha intervenido su fábrica de Garín que pagamos todos los contribuyentes argentinos, ni se le ha exigido dar explicaciones ante la prensa o la opinión pública. “Lo que pasa es que la respuesta la tiene que dar el Gobierno, porque es el interpelado”, dice un grupo de técnicos de la fábrica de Sigman en Garín y revelan que más allá de las excusas de falta de insumos en México, las vacunas no se envasaron en la otra planta de Sigman por un simple cálculo de rentabilidad. Sigman tiene una planta de llenado en Argentina. Una de las más modernas y es de los pocos que llenan vacunas. Y no propuso usarla (lo que le habría significado un rédito económico). Así que es fácil decir que se puede llenar en Argentina, pero no hacerlo. Aparte son viales de 10 vacunas por vial.

 

“Finalmente, si se sigue una estrategia de hacer lotes chicos. Cada lote tiene que tener el mismo número (inmenso) de análisis de liberación. Si el lote es de 1 millón de dosis, se amortiza. Si el lote es de 10.000 dosis, el encarecimiento de la vacuna sería mucho mayor”, explican los técnicos del Señor de las vacunas, como se lo conoce a Sigman en Garín. Sigman goza de una protección como pocos: es un mimado del Gobierno y de la oposición. Con todos hizo buenos negocios y con todos se vio favorecido.

Con una fórmula simple que no proviene de Hipócrates: colocar funcionarios claves en puestos estratégicos que siempre cuidaron sus negocios. Por ejemplo, la jefa de Gabinete del Ministerio de Salud, Sonia Tarragona fue empleada de la Fundación Mundo Sano que dirige la doctora Silvia Gold, esposa de Sigman. Podríamos nombrarlos uno a uno, pero la lista de dichos funcionarios es mas extensa que el Vademecum.

*Walter Goobar es editor del canal informativo de Telegram “Pandemias y Vacunas”

Comentarios (2)

  1. anibal del prado

    Donde hay una necesidad, hay un negocio…apotegma del peronismo siglo 21. Del macrismo no se puede esperar otra cosa, ya se sabe lo que son…pero ” el movimiento” cada vez parece más una empresa de negocios…Pobre Cooke, el hecho maldito del país burgués se adaptó muy bien.

    Responder
  2. Jean Paul Marat

    Mientras Rusia colabora con nosotros los argentinos, el imperio de la Norteamérica a retenido y confiscado vacunas ASTRA ZENECA elaboradas en Argentina por el laboratorio del Sr. SIGMAN. Vacunas que Argentina remitió a México para su envasado. Y curiosa y sospechosamente terminaron en EEUU. El canciller de Argentina Miguel Ángel Sola. A solicitado a EEUU la devolución de las vacunas hechas y financiadas por el gobierno argentino. Aun no han regresado ninguna a la Argentina.
    Pareciera que LA DECADENCIA del IMPERIO y la gradual perdida de hegemonía lo vuelve a este mas y mas DEPREDADOR .
    Esto no es más que su política de SANCIONES y CASTIGOS a quienes no considera lo suficientemente servirles a sus dicterios e imposiciones.

    Responder

Responder a anibal del prado Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: