ORIENTE MEDIO: La creación del orden petrolero mundial de posguerra y un crimen irresuelto

Los inicios de la Guerra Fría, la historia de Kim Philby y los otro cuatro miembros del llamado “Grupo de Cambridge” (el último de los cuales, el crítico de arte Anthony Blunt, tardó 70 añós en ser identificado) siempre me parecieron tan apasionantes como le parecieron a mi admirado Graham Greene y, desde otro ángulo, a John Le Carré. El empeño de Charlotte Dennett  por averiguar en qué circunstancias murió su padre, un alto oficial de la OSS (antecesora de la CIA), es conmovedor. Que su obra no esté traducida al castellano, una asignatura pendiente.

La política mortal de “el gran juego” por el petróleo desde la posguerra

Tras la salida de los nazis de Beirut poco antes del fin de la II Guerra Mundial, comenzó a surgir  un nuevo panorama geoestratégico, donde los aliados vencedores en la contienda, ahora competían entre ellos por el control de las reservas de petróleo de Oriente Medio. Los estadounidenses, establecidos en la zona rica en petróleo del este de Arabia Saudita planeaban construir un Oleoducto Transárabe, el TAPLINE, para llegar hasta el Mediterráneo y suministrar a través de èl petróleo a los mercados de una Europa devastada por la guerra. Era 1947, y el proyecto desencadenó una feroz guerra de inteligencia  entre estadounidenses, británicos, franceses y soviéticos, en la cual no faltó el doble agente más famoso del siglo XX:  Kim Philby. La historia es narrada por la periodista de investigación, Charlotte Dennett, en su último libro “El accidente del vuelo 3804”. Dennett también es autora de “Que se haga Tu Voluntad. La conquista del Amazonas: Nelson Rockefeller y el Evangelismo en la era del petróleo”.  MM

MÁS INFORMACIÓN EN REVUELTA GLOBAL

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: