PANDORA PAPERS: Para guaridas fiscales, las de EE.UU., Londres y satélites

La denuncia de la arbitrariedad con la que Estados Unidos y sus aliados seleccionaron los mal llamados “paraísos fiscales” y las personas denunciadas desnudas su intencionalidad política y económica. Los informes de los últimos años sobre fuga de capitales y paraísos fiscales fueron elaborados por el consorcio de los servicios de inteligencia los “Cinco Ojos”. Como en el caso del Lawfare, Estados Unidos y sus tributarios anglosajones hacen la del tero: pegan el grito lejos y cuidan a los empresarios y fondos buitres propios. Cuando surgieron a la luz los Panamá Papers quedó claro que la investigación había sido direccionada por aquellos servicios de inteligencia y que en la investigación solo participaron periodistas de medios que aceptan su subordinación a ellos sin patalear. También que en el caso de Argentina buscaba dineros supuestamente ocultados por CFK y sus colaboradores en el exterior y que, la vida te da sorpresas, se encontraron con una avalancha de millones de dólares escondidos por la Famiglie Macrì y sus cómplices. Lo que medios y periodistas ocultaron hasta que se dio la noticia de que Macri le había ganado las elecciones presidenciales a Daniel Scioli.

Luego de la excelente nota de Eduardo J. Vior, una yapa.

Los Pandora Papers revierten sobre sus inspiradores

 

Los informes de los últimos años sobre fuga de capitales y paraísos fiscales fueron elaborados por el consorcio de los servicios de inteligencia los “Cinco Ojos"

 

Eduardo J. Vior

POR EDUARDO J. VIOR / TÉLAM

El pasado domingo 3 el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) difundió en todo el mundo los llamados “Papeles de Pandora”, casi 12 millones de archivos basados en las filtraciones de registros confidenciales de 14 empresas de servicios patrimoniales con sedes en paraísos fiscales de Europa, el Caribe, Asia y Oceanía. Un día después, como réplica inmediata, se conoció un intercambio reservado de información de la Casa Blanca de junio pasado con algunos medios escogidos que confirma que los informes de los últimos años sobre fuga de capitales y paraísos fiscales fueron elaborados por el consorcio de los servicios de inteligencia de los EE.UU., Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda (los “Cinco Ojos”). ¿Con qué finalidad?


Dado que la información difundida en los Pandora Papers concierne exclusivamente a estudios y consultoras no norteamericanas, apenas menciona a ciudadanos estadounidenses. No obstante, los archivos demuestran que estados norteamericanos como Dakota del Sur (con 81 fideicomisos), Florida (37), Delaware (35), Texas (24) y Nevada (14) rivalizan ahora con jurisdicciones de Europa y el Caribe para atraer capitales fugitivos del fisco.

Según el blog Moon of Alabama del 4 de octubre, el 3 de junio pasado la Casa Blanca convocó a una reunión de prensa off the record con altos funcionarios del gobierno, para presentar un memorando de seguridad nacional sobre la lucha contra la corrupción. El documento es bastante breve, pero en la “Sección 2: Estrategia” propone “un mayor intercambio de información y recopilación y análisis de inteligencia, (…) trabajar con socios internacionales para contrarrestar la corrupción estratégica por parte de líderes extranjeros, empresas extranjeras de propiedad estatal o afiliadas, organizaciones criminales transnacionales y otros actores extranjeros y sus colaboradores nacionales (…)”.

En la sesión informativa, “altos funcionarios de la administración” (no nombrados) confirmaron que EE.UU. “utiliza sus diversos activos y capacidades, incluida la comunidad de inteligencia, para exponer casos específicos de corrupción en el extranjero (…). Así que [en la operación] (…) están incluidos el Director de Inteligencia Nacional y la Agencia Central de Inteligencia. (…) en gran medida, la forma en que se expone la corrupción es a través del trabajo de los periodistas de investigación y las ONG de investigación. (…) El gobierno de EE.UU. (…) proporciona apoyo a estos actores. Y estudiaremos qué más podemos hacer también en ese frente.”

Estas organizaciones son “servicios de inteligencia no estatales” que difunden documentos sobre personas que no les gustan a los “Cinco Ojos”. Uno de los principales objetivos de estas publicaciones de datos robados es la propaganda. El otro es proteger a multimillonarios y políticos corruptos de Estados Unidos. Para ello los documentos son cuidadosamente depurados antes de su publicación.

Las denuncias sobre corrupción en el extranjero buscan también promover paraísos fiscales estadounidenses como Alaska, Nevada y Delaware, pero en los últimos años el destino más popular ha sido Dakota del Sur, donde en la última década se han depositado más de 360.000 millones de dólares gracias a que en este Estado las leyes permiten crear fideicomisos secretos totalmente libres de impuestos y que pueden transmitirse sin límite a las generaciones futuras.

Así que Estados Unidos impulsa la difusión de acusaciones por corrupción contra paraísos fiscales y líderes extranjeros, mientras ofrece el mayor refugio posible para corruptos propios y ajenos. Es evidente, entonces, que los acusados en los Pandora Papers fueron escogidos con el ánimo de dañarlos patrimonial y políticamente, aunque entre ellos figuren dirigentes políticos y empresarios de indiscutible alineamiento pronorteamericano. Probablemente, al iniciarse la recuperación post-pandemia, alguien en el poder norteamericano haya decidido hacer una “limpieza profunda”, para mejorar la imagen propia y eliminar competidores, pero esta distribución internacional de abono animal recae rápidamente sobre sus iniciadores. Quien siembra vientos, cosecha tormentas.

YAPA: 

Un sitio con redacción central en Washington, Tiempo Latino, publicó que “EE UU ha condenado históricamente la existencia de paraísos fiscales offshore, sitios con reglas liberales y las garantías de discreción que han atraído a oligarcas, magnates empresariales y políticos que desean mantener sus fortunas libres de obligaciones fiscales. Pero contrario a su discurso, el país tiene su propia industria fiduciaria floreciente con base en Sioux Falls, South Dakota. En esta localidad tiene base Trident Trust, un proveedor de servicios offshore que cuenta con clientes a nivel nacional e internacional y promete niveles de protección y secreto que rivalizan o superan a los que se ofrecen en los paraísos fiscales en el extranjero. The Washington Post colaboró con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) en los Pandora Papers, una investigación que reunió a 150 socios de medios para desglosar 11.9 millones de documentos confidenciales mantenidos por proveedores de servicios fiduciarios y corporativos en todo el mundo.

Te contamos lo que se encontró en EE UU: 

  • La investigación identificó 206 fideicomisos vinculados a 41 países con sede en EE UU, los cuales poseen activos combinados valorados en más de mil millones de dólares. Casi 30 de ellos tenían fondos relacionados con personas o empresas acusadas de fraude, soborno o abusos a los derechos humanos en algunas de las comunidades más vulnerables del mundo. La mayoría de los documentos provinieron de la oficina de Sioux Falls de Trident Trust. En este estado, los activos en fideicomisos se cuadruplicaron durante la última década a $360 mil millones y una de sus compañías más grandes, South Dakota Trust Co., cuenta con una lista de clientes internacionales de 54 países. Otros estados que atrajeron a los interesados fueron Alaska, Delaware, Nevada y New Hampshire.
  • Algunos de los clientes más famosos de Trident Trust incluyen al presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, quien transfirió sus fondos en 2017 luego de que los medios de comunicación cuestionaran sus intereses en un banco de Panamá; José “Pepe” Douer Ambar, magnate de la confección en Colombia que estuvo involucrado con intermediarios que lavaban las ganancias de un grupo de narcotráfico; y la familia de Carlos Morales Troncoso, el expresidente de la empresa agrícola Central Romana en República Dominicana, acusada de maltratar a sus trabajadores azucareros y responsables de evacuar forzosamente a 60 familias de El Seibo, uno de los lugares más remotos y pobres del país.
  • Además de revelar el tamaño de la industria de los fideicomisos dentro de EE UU, los Pandora Papers también dejaron en evidencia a los ciudadanos estadounidenses que depositaron sus fortunas en cuentas offshore para eludir investigaciones y la reparación a sus víctimas, como Mark Ryan, un atleta que fue drogado, amenazado y violado por el ejecutivo de Hollywood Marc Collins-Rector. A pesar de que el fallo de la corte le ordenaba a Collins-Rector compensar a Ryan por una suma multimillonaria, el empresario evadió esta responsabilidad enviando parte de sus activos a Belice por solo $500, a través de los servicios de una firma que protegía el patrimonio de clientes que enfrentaban investigaciones criminales o demandas costosas.
  • Los archivos de los Pandora Papers exponen cómo algunas de las personas más poderosas del mundo, incluidos más de 330 políticos de 90 países, utilizan compañías offshore secretas para ocultar su riqueza. Durante esta semana, se estarán publicando historias encontradas por más de 600 periodistas en 117 países que han revisado 2.94 TB de datos durante meses. BBC te explica las implicaciones de esta investigación, y nosotros lo traducimos en El Tiempo Latino.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: