PAPA FRANCISCO: Un fortísimo gesto de solidaridad con familiares de desaparecidos

Compartí

Envió “una bendición y un beso a todas las madres con hijos desaparecidos” 

El Papa recibió a familiares de las desaparecidas Marie-Anne Erize y Leonie Duquet y del asesinado monseñor Oscar Arnulfo Romero

 Memoria Verdad y Justicia - Télam

Francisco mira un cuadro del beato Oscar Arnulfo Romero, asesinado un 24 de marzo al parecer por un mercenario argentino.

TÉLAM
El Papa recibió a un grupo de familiares de desaparecidos, con quienes tuvo un encuentro “muy emotivo y cariñoso” luego de la audiciencia general de este miércoles, relató a Télam Marie-Noelle Erize Tisseau, hermana de la modelo franco-argentina Marie-Anne Erize, desaparecida en San Juan el 15 de octubre de 1976. “Le dio un beso a mi mamá (foto) que también vino a la reunión y le dijo que ese beso era para todas las madres que sufrieron la desaparición de un hijo y él imaginaba el dolor que eso representaba”, dijo Erize Tisseau. No se trató solo de una frase de circunstancia. El Papa Francisco se ocupó seguidamente de enviar formalmente “una bendición y un besos a todas las madres que tienen hijos desaparecidos”.

El Pontífice recibió hoy, además, a Genevieve Jeanningros, sobrina de la monja francesa Leonie Duquet, desaparecida el 10 de diciembre de 1976 en Buenos Aires y a Cecilia Romero, sobrina del beato monseñor Oscar Arnulfo Romero, asesinado el 24 de marzo de 1980 en El Salvador mientras celebraba una misa.

En diálogo con Télam, Jeanningros destacó el gesto papal y lo calificó como “una decisión muy importante para todos, por la claridad y transparencia”, al tiempo que agregó que fue “un beso y una bendición con una ternura muy grande”.

Romero, también en diálogo con Télam, destacó el gesto del Pontífice de recibir “a todos juntos, para recordar la barbarie que hubo en nuestros países”.

Según una investigación inconclusa iniciada por el fallecido secretario de Derechos Humanos de Néstor Kirchner, Eduardo Luis Duhalde, el obispo Romero fue asesinado, justamente un 24 de marzo, por un mercenario argentino al servicio del mayor salvadoreño ultraderechista Roberto D’Aubuisson.

El gesto de Su Santidad, que ubicó a los familiares en primer fila de la audiencia y los saludó con un beso afectuoso uno por uno, se da a 24 horas del 40 aniversario del inicio de la última dictadura cívico-militar.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *