PERIODISMO CLOACAL: El español Entrambasaguas, espada bestia de los golpistas bolivianos y cómplice de “Presto” y demás ultras locales

No está claro si es o se hace (si tiene que ir preso o a un loquero) pero es muy posible que se verifiquen ambos extremos. Si gente tan rústica (por utilizar un adjetivo suave) como Trump, Bolsonaro, Macri y Añez pudieron llegar a la presidencia de sus respectivos países, y Majul, Leuco y Lanata siguen diciendo que hacen periodismo, no puede soprendernos que Alejandro Entrambasaguas, una energuménica mezcla de payaso, reportero, embaucador y agente poco secreto, pueda hacer pata ancha ante públicos como el que mezcla la pandemia con Venezuela y la reforma judicial. O la señora que se sinceró al decir ayer en la escuálida manifestación contra la reforma judicial : “Vengo porque me opongo a todo”.

Ahora que Steve Bannon, escrachado como estafador cualunque, ha entrado en irremisible decadencia, estos epígonos semianalfabetos y ágrafos no tienen más destino que el de hacer algo de daño antes de perecer, más como una humilde cañita voladora que como un honorable kamikaze

Entrambasaguas, con esa facha (adjetivo que le calza a la perfección) de chavalín inocente, se ha aliado en Argentina con el energúmeno Presto (el cordobés Eduardo Prestofelippo), un conspicuo miembro del partidito de José Luis Espert, que acaba de amenazar de muerte a la vicepresidenta CFK.

Son tal para cual.

Entrambasaguas: Aguas mayores y menores. Alcantarillas y cloacas.

Presto… a ir preso si hubiera una Justicia digna del nombre. Por eso se oponen frontalmente a cualquier reforma judicial.

Uno de los abogados de CFK, Gregoio Dalbón ya habría conseguido que a “el Presto” le cerraran su cuenta en Twitter.

Ambos se autodefinen “periodistas de investigación”. Entreambasaguas trabaja en el OK DIARIO, publicación de la posverdad y de las cloacas de los servicios de inteligencia, dirigida por el facha Eduardo Inda, su cómplice, cuyos bulos han sido escrachados hasta por el Parlamento Europeo. Entrambasaguas es considerado el brazo comunicacional de facto del partido ultraderechista VOX, aunque éste lo niegue. Publica noticias re-truchas, que lo llevaron a perder varios juicios ante la justicia española.

En sus documentos de identidad su primer apellido es Sanmiguel. Lo oculta porque su familia acomodada, se hizo millonaria construyendo hospitales y haciendo otras obras públicas con los gobiernos progresistas que tanto odia. Fabricante de bulos a repetición, su nombre es para muchos sinónimo de periodismo de alcantarilla. Aseguró a un medio impreso que trabaja hace cinco años en OK Diario, siendo que ingresó al mismo en 2017; en una entrevista televisiva señaló que, en 2019, recorrió “todas las ciudades de Bolivia, en todos lados me reconocieron, él 95% me felicitaron por mi trabajo”, hecho muy difícil de ser verídico. Acosó a los hijos del vicepresidente Pablo Iglesias, de quien dice haber sido vecino de un barrio madrileño, Vallecas y compañero de colegio, y con quien está obsesionado e insultó soezmente, debió disculparse (ma non troppo) por consejo de sus abogados y para mejorar su situación judicial.

Entrambasaguas, que sería miembro del sector más extremo del Opus Dei, está obsesionado por conseguir información económica que ligue a Podemos, el partido de Iglesias, con el MAS de Evo Morales, y especialmente con éste, habiendo tenido una especial participación en la frustrada movida (“El caso Noemí”) que procuró conseguir, acusándola de terrorista, que una joven de 19 que intimó con Morales en Buenos Aires declarara haber sido abusada por el ex presidente cuando era menor de edad.

El intento sería ridículo si no se tuviera en cuenta que el llamado Caso Zapata (la invención de un hijo no reconocido de Evo) sirvió para que el MAS perdiera el referendum para posibilitar la reelección de Evo, origen de la debilidad que permitió que el gobierno constitucional fuera volteado por un golpe relativamente poco cruento.

Cuando salió la supuesta investigación sobre Evo Morales, una pregunta recorrió las redes sociales, ¿por qué un periodista español tendría  acceso a supuestas informaciones tan delicadas? Más allá de los profundos nexos del gobierno de facto de Jeanine Añez con la ultraderecha internacional, ningún periodista boliviano por más afín al régimen se animó a ser la cara de esta campaña política de difamación y es por eso que apareció en escena este mercenario de la información.

Racista, odiador serial de los extranjeros en España y de todo lo que huela a aborígen en Bolivia, interrogó al detenido ex ministro de Gobierno de Morales, Carlos Romero, preguntándole obsesivamente por los supuestos nexos económicos entre Podemos y el MAS y más específicamente sobre “¿Cuanto dinero le ha pagado Evo Morales a Pablo Iglesias?”.

En Bolivia, Entrambasaguas emprendió tres “investigaciones”:

  1. Cloacas/Desagües de la embajada de México en La Paz (dic 2019). Dijo que estaban en ejecución obras clandestinas de ensanchamiento para que por allí escaparan los asilados. Esos caños tienen 15 cm de diámetro.
  2. Carlos Romero, ex Ministro de Gobierno. Lo acosó durante 13 días hasta que finalmente lo encontró y le dio su dirección a la policía que sitió el departamento en el que se encontraba, dejándolo sin luz, agua y alimentos, hasta obligarlo a entregarse. Entonces, como ya se dijo, se dedicó a interrogarlo.
  3. Trató de impedir la salida de dos asilados con salvoconducto en el aeropuerto de El Alto: Pedro Damián Dorado, ex viceministro de Desarrollo Rural, y César Navarro, ex ministro de Minería, ambos con salvoconducto de Cancillería y rodeados de embajadores de la Unión Europea y de México. Participó activamente en la detención por algunas horas de estos dos ex funcionarios que viajaban a México. Tuvieron que dejarlos salir ante el escándalo internacional. Dijo Dorado: “Se nos vino encima el infeliz, vociferaba, no hablaba,  gritaba como un desquiciado. Obviamente nos agredió,  no sólo físicamente,  también verbalmente.”

Y llegamos a la parte humorística…

“Argentinos: cuidad a vuestras niñas que Evo está suelto”

 

Citar a una criminóloga-criminalista (como se presenta la tal Mariana Guerrero) para hacer un “perfil psicológico” de una persona con la cual no ha estado nunca, es como si un psiquiatra se pusiera a dictaminar quien ha cometido crímenes por su cobertura en los programas de televisión. Aqui, el perfil demoledor (y muy gracioso) que hizo de Andrés Manuel López Obrador. Más chanta no se consigue.

Entrambasaguas parece un personaje de Capusotto, pero tiene una audiencia de psicóticos como los que salen a la calle a proclamar que “no queremos ser Valenzuela”.

Aqui, el que fue su ìdolo, otro chaval audaz y deschavetado:

Entrambasaguas y el pequeño Nicolás

 

Embaucador genial. El “pequeño Nicolás” en un collage que describe su enorme capacidad de engaño. Otra que Zelig.

POR PATRICIA LÓPEZ / PÚBLICO

Alejandro Entrambasaguas, presentado en el digital de Eduardo Inda como periodista de investigación, estaba acabando la carrera cuando ya protagonizó algunos episodios turbios en la causa de quien era su personaje favorito,”el pequeño Nicolás (el más grande y joven estafador y farsante de toda la historia de España, N. del E.), causa en la que también estuvo Eduardo Inda en el punto de mira de los investigadores.

No había declaración de Francisco Nicolás Gómez Iglesias que Entrambasaguas se saltara; mantuvo una relación tan estrecha con el pequeño Nicolás, que el periodista llegó a declarar contra los investigadores de la causa, lo que casi le acarrea un procedimiento por falso testimonio.

Aunque él aseguraba que había visto cómo uno de los policías del caso se acercaba a hablar con el acusado, Público demostró que en aquel momento estaba mandando mensajes y fotografías a esta redacción en los que dejó claro que no podía haber identificado a los investigadores, al contrario de lo que estaba declarando ante el juez. Por eso quedó claro que el entorno del pequeño Nicolás entregó fotos de los investigadores a uno de los testigos para echarles de la causa. 

Alejandro Entrambasaguas, el recadero de Inda y discípulo de Negre que acosa a miembros de Podemos

 

El redactor de la web de Eduardo Inda, que se presenta a sí mismo como “periodista de investigación” y está siendo investigado por un presunto delito de acoso, se dedica a difamar a la formación morada.

Un perfecto aprendiz de periodista de las cloacas: ese es el perfil de Alejandro Sanmiguel Entrambasaguas, redactor de Okdiario que se incorporó a la web de Eduardo Inda cuando apenas había terminado la carrera. A sueldo del propio Inda, es también colaborador habitual de otras figuras de la extrema derecha mediática, como Javier Negre.

¿Su misión? Fabricar bulos contra Podemos y difamar a la formación morada, recurriendo a métodos mafiosos si es necesario. De hecho, un juzgado lo investiga por un presunto delito de acoso a los hijos de Pablo Iglesias e Irene Montero.

La última tarea de Entrambasaguas ha sido la de personarse, este jueves y por orden de Inda, en el domicilio del portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique. ¿El objetivo? Acosar a su familia y vecinos, además de señalar a Echenique y su entorno para posibilitar el acoso selectivo de la extrema derecha y sus seguidores. La conducta no sorprende en alguien que se ha distinguido por inventar bulos contra Podemos y por seguir a pies juntillas el particular manual de estilo de Okdiario: difama, que algo queda.

Colegio de Fomento El Prado

El joven, según su perfil en Linkedin, estudió en el Colegio de Fomento El Prado. Un elitista centro privado situado en Mirasierra, al norte de Madrid, donde la matrícula puede llegar a costar 600 euros al mes y la educación tiene un marcado carácter católico.

De ahí saltó a la universidad, donde cursó Periodismo y Derecho, y después recaló en Okdiario, donde lleva publicando desde febrero de 2017. Fan del Pequeño Nicolás –en cuyo juicio llegó a convertirse en un falso testigo–, Entrambasaguas representa a una nueva generación de pseudo periodistas de extrema derecha.

No es la primera vez que el joven ejerce el acoso selectivo: a finales del pasado año, Entrambasaguas fue identificado merodeando el domicilio de Pablo Iglesias e Irene Montero. También se personó en el domicilio de la cuidadora de sus hijos menores e insistió en hablar con sus vecinos.

Investigado por acoso

El acoso de Entranmbasaguas dio sus frutos: tras recibir más de una quincena de llamadas en su teléfono, la cuidadora, ajena a toda disputa política o foco mediático, renunció porque no pudo soportar la presión. Por estos hechos, una juez de Collado Villalba investiga al redactor y a su jefe, Eduardo Inda, por un posible delito de acoso a los hijos de Iglesias y Montero.

Además de emplear métodos mafiosos, el joven ha publicado numerosos bulos referidos a la financiación de Podemos, siempre basados en especulaciones y falsedades. Algunas de sus publicaciones le han servido a la derecha política para arremeter contra sus rivales.

Entrambasaguas fue, por ejemplo, una de las personas citadas por el PP en la comisión de investigación de partidos políticos, un órgano creado por el PP –y en el que no participó ningún otro partido– durante la última legislatura de Rajoy y que se puso en marcha para contrarrestar –con poco éxito– la repercusión de la comisión que investigó la financiación irregular del propio PP en el Congreso

Entre las últimas obsesiones del joven redactor está Echenique, a cuya familia ha acosado publicando supuestas noticias acerca de la actividad profesional de su padre. También se ha dedicado a alentar las caceroladas de extrema derecha en las calles, con numerosas publicaciones en redes sociales, y ha comenzado a colaborar con Javier Negre (El Mundo) en su canal de YouTube.

Alejandro Entrambasaguas, periodista de ‘OkDiario’, incita al acoso callejero de políticos

 

El periodista de ‘OkDiario’, Alejandro Entrambasaguas, ha subido a su cuenta de Twitter un vídeo del exdiputado del MAS (Bolivia) siendo insultado e increpado por la calle. En el tuit que acompaña al texto hace dos afirmaciones bastante poco contrastadas. En la primera frase sostiene que “Evo Morales saqueó Bolivia durante 14 años a golpe de dictadura”.

Entrambasaguas afirma eso a pesar de que un diario como el ‘New York Times’ ha señalado que “la caída de Morales allanó el camino a un gobierno provisional de extrema derecha, liderado por Jeanine Áñez Chávez” y que “el nuevo gobierno ha perseguido a los partidarios del expresidente, silenciando a la disidencia y trabajando para consolidar su control del poder”.

Sin embargo, Entrambasaguas (que en su Linkedin se autodenomina “periodista de investigación” y que ha sido avalado por Alfredo Urdaci) no se queda ahí. Señala que en el vídeo “se ve cómo la gente trata a uno de sus diputados por la calle, fruto del odio que sembraron” y después se pregunta: “¿veremos lo mismo en España, una vez dejen de llevar escolta?”.

Al colaborador de ‘Estado de Alarma’ no parece haberle afectado que tanto él mismo como su jefe, Eduardo Inda, estén siendo investigados judicialmente (como adelanta Patricia López en Público) por un presunto delito de acoso a los hijos de Pablo Iglesias e Irene Montero.

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: