PERIODISMO – CONTRASTES. Los que lo fueron, los que están al servicio de la oligarquía y la nueva generación

Hasta no hace mucho, habría leído esta nota con tristeza, pensando que los grandes periodistas que escribían en Marcha, Primera Plana, Panorama, Así, Crisis, Noticias, El Mundo, Cuestionario, eran irrepetibles. Pero creo que ahora hay un espacio para el optimismo. Frente a los Leuco, Lanata, Wiñazky, Majul y demás ralea y quienes hacen “periodismo de guerra”, ha surgido una nueva camada de periodistas que hacen honor al oficio. Ojalá no se tuerzan.

Con­tras­tes

 

 

POR MAURO FEDERICO / PUENTE AÉREO

La com­bi­na­ción en­tre pan­de­mia y cua­ren­te­na ge­ne­ró una ma­yor avi­dez por el con­su­mo de no­ti­cias. Pero el ex­ce­so de in­for­ma­ción y su ma­ni­pu­la­ción ten­den­cio­sa pue­den trans­for­mar­se en tri­bu­ta­rios de la ig­no­ran­cia que ter­mi­na con­vir­tien­do a la so­cie­dad en es­pec­ta­dor de su pro­pia reali­dad. En el día que se con­me­mo­ra la apa­ri­ción del pri­mer pe­rió­di­co fun­da­do por Ma­riano Mo­reno y se ce­le­bra el día del pe­rio­dis­ta, pro­po­ne­mos un re­co­rri­do ar­bi­tra­rio por los con­tras­tes en­tre el pe­rio­dis­mo del si­glo pa­sa­do, cons­trui­do por ver­da­de­ros ar­te­sa­nos de la pa­la­bra com­pro­me­ti­dos con su tiem­po, y el de este si­glo XXI, atra­ve­sa­do por la he­ge­mo­nía de las cor­po­ra­cio­nes me­diá­ti­cas, las fake news, el es­pio­na­je y el bom­bar­deo in­for­ma­ti­vo. Pa­sen y lean.


Prin­ci­pios de si­glo vein­te. El fan­tas­ma del anar­quis­mo re­co­rre Eu­ro­pa. A los efec­tos de in­fil­trar a las or­ga­ni­za­cio­nes li­ber­ta­rias para “pre­ve­nir” pre­sun­tas ac­cio­nes vio­len­tas con­tra el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta, Scotland Yard de­ci­de re­clu­tar a un poe­ta lon­di­nen­se lla­ma­do Ga­briel Syme, quien se co­dea con el mun­do li­te­ra­rio filo anar­quis­ta de la ca­pi­tal in­gle­sa. Gra­cias a su gran ca­pa­ci­dad his­trió­ni­ca y un en­cen­di­do dis­cur­so, Syme lo­gra en­ga­ñar a los in­te­gran­tes de la or­ga­ni­za­ción lo­cal que lle­gan a ele­gir­lo como re­pre­sen­tan­te del Con­se­jo Cen­tral Mun­dial, in­te­gra­do por sie­te hom­bres, cada uno de los cua­les lle­va el nom­bre cla­ve de un día de la se­ma­na. El há­bil es­cri­tor de­ve­ni­do en es­pía se trans­for­ma así en Jue­ves, pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de una de las gran­des no­ve­las de G. K. Ches­ter­ton –maes­tro del pe­rio­dis­mo y la li­te­ra­tu­ra–, que da nom­bre a aquel ma­ra­vi­llo­so li­bro lla­ma­do El hom­bre que fue Jue­ves.

La tra­ma del re­la­to co­mien­za a vi­rar ha­cia rum­bos ines­pe­ra­dos cuan­do Syme des­cu­bre que cin­co de los otros seis miem­bros tam­bién son agen­tes en­cu­bier­tos, asig­na­dos para de­rro­tar al Con­se­jo. Y que todo se tra­ta de un plan ge­nial de Do­min­go, el pre­si­den­te de aquel bu­reau li­ber­ta­rio –que se hace lla­mar “la paz de Dios”– para boi­co­tear los pla­nes de los es­pías. En uno de los dis­cur­sos ante sus pa­res, Jue­ves los desa­fía con una re­fle­xión: “¿Quie­ren us­te­des que les diga el se­cre­to del mun­do? Pues el se­cre­to está en que sólo le ve­mos las es­pal­das, sólo lo ve­mos por de­trás, por eso pa­re­ce bru­tal. Eso no es un ár­bol, sino las es­pal­das de un ár­bol; aque­llo no es una nube, sino las es­pal­das de una nube. ¿No ven us­te­des que todo está como vol­vién­do­se a otra par­te y es­con­dien­do la cara? Si pu­dié­ra­mos sa­lir­le al mun­do por en­fren­te, el re­sul­ta­do se­ría dis­tin­to”.

El rol “for­mal” que ocu­pan los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en la so­cie­dad mo­der­na ha sido siem­pre el de mos­trar la reali­dad sin que el ta­miz de la sub­je­ti­vi­dad pro­pia de cada mi­ra­da pue­da al­te­rar­la al pun­to de trans­for­mar­la en fa­laz. Di­cho de otro modo, con­tar lo que pasa a par­tir de la re­cons­truc­ción de los he­chos ob­je­ti­vos, sin fal­sear­los. Si bien la ter­gi­ver­sa­ción exis­te des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, hoy la ver­ti­gi­no­si­dad en el trán­si­to de la in­for­ma­ción que nos im­po­nen la tec­no­lo­gía y las re­des so­cia­les, per­mi­te que se mien­ta a la mis­ma ve­lo­ci­dad que una no­ti­cia fal­sa pue­de ser des­men­ti­da. La sub­je­ti­vi­dad pasa a ser en­ton­ces de quien re­ci­be am­bas ver­sio­nes y eli­ge cuál le pa­re­ce más ve­ro­sí­mil. Pa­ra­fra­sean­do a Ches­ter­ton, ima­gi­nen qué dis­tin­to se­ría todo si pu­dié­ra­mos ver el an­ver­so y el re­ver­so de una mis­ma reali­dad en cues­tión de se­gun­dos.

Esta se­ma­na hubo va­rios epi­so­dios que des­nu­da­ron este me­ca­nis­mo de ma­ni­pu­la­ción ejer­ci­do por quie­nes os­ten­tan la “he­ge­mo­nía me­diá­ti­ca” con el cla­ro ob­je­ti­vo de mos­trar­nos “la es­pal­da” de lo que pasa. Uno de ellos ocu­rrió du­ran­te la reapa­ri­ción de Jor­ge La­na­ta, en una nue­va tem­po­ra­da de su ci­clo te­le­vi­si­vo, aho­ra re­bau­ti­za­do como PPT Box. La “in­ves­ti­ga­ción” prin­ci­pal pre­sen­ta­da en el de­but ha­cía hin­ca­pié en las pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des co­me­ti­das por las au­to­ri­da­des del Ins­ti­tu­to Mal­brán en las com­pras y con­tra­ta­cio­nes efec­tua­das du­ran­te la pan­de­mia en el mar­co de la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria. Sin en­trar en de­ta­lles para no abu­rrir, esa mis­ma no­che los tra­ba­ja­do­res y las pro­pias au­to­ri­da­des del cen­tro na­cio­nal de re­fe­ren­cia en mi­cro­bio­lo­gía no solo re­pu­dia­ron el ata­que a una de las en­ti­da­des más im­por­tan­tes en la lu­cha con­tra el co­ro­na­vi­rus, sino que ade­más ex­hi­bie­ron las prue­bas que de­mos­tra­ban la fal­se­dad de las acu­sa­cio­nes, de­jan­do en ri­dícu­lo a los pre­sen­ta­do­res del ja­bo­no­so in­for­me, que ha­cía agua por to­dos los cos­ta­dos.

El otro he­cho tuvo como pro­ta­go­nis­ta a una jo­ven “es­tre­lla” del mul­ti­me­dios Cla­rín que tie­ne pro­gra­ma pro­pio en la se­ñal de ca­ble TN. Se tra­ta de Die­go Leu­co quien, en su afán por cues­tio­nar al go­bierno bo­nae­ren­se, acu­só de men­ti­ro­so a Axel Ki­ci­llof por sus afir­ma­cio­nes so­bre la can­ti­dad de tes­teos se­ro­ló­gi­cos rea­li­za­dos en te­rri­to­rio pro­vin­cial y, de­jan­do de lado todo ri­gor pe­rio­dís­ti­co, pro­ta­go­ni­zó un pa­pe­lón nun­ca an­tes vis­to en las pan­ta­llas te­le­vi­si­vas. “¿De dón­de sacó Ki­ci­llof que se hi­cie­ron 60.000 tes­teos en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res? No es ver­dad que se hi­cie­ron 60.000 tes­teos”, afir­mó a las 22:11 del jue­ves. Lue­go de di­ver­sos de­va­neos en los que fue ate­nuan­do el te­nor de su acu­sa­ción ini­cial y ya im­po­si­bi­li­ta­do de in­sis­tir en su “gra­ve de­nun­cia”, Leu­co de­bió ad­mi­tir que es­ta­ba equi­vo­ca­do y al pro­me­diar el en­vío afir­mó: “Aun­que fue­ra ver­dad… es poco igual”. Eran las 22:30.

Así, el pe­rio­dis­mo ter­mi­na con­vir­tién­do­se en una po­bre pri­me­ra ver­sión de la his­to­ria para trans­for­mar­se en una ma­que­ta de la reali­dad ar­ma­da por quie­nes pre­ten­den cons­truir una reali­dad inexis­ten­te, ba­sa­da en men­ti­ras que no re­sis­ten ni me­dia hora.

***

La fe­li­ci­dad no es una sal­chi­cha

A esta al­tu­ra de la his­to­ria, po­cos se ani­man a con­tra­de­cir aque­lla an­to­ló­gi­ca des­crip­ción de uno de los pa­dres del pe­rio­dis­mo la­ti­noa­me­ri­cano que fue Gre­go­rio Sel­ser, acer­ca de la in­ci­den­cia de los cen­tros de po­der en los gru­pos con­cen­tra­dos de me­dios de co­mu­ni­ca­ción y el pa­pel que les cabe a és­tos en la ma­ni­pu­la­ción y co­lo­ni­za­ción de la sub­je­ti­vi­dad de los pue­blos. Sal­vo al­gún osa­do len­gua­raz del seu­do-pe­rio­dis­mo que se ha per­mi­ti­do cues­tio­nar este aná­li­sis pre­ten­dien­do atri­buir­le a Sel­ser una su­pues­ta ac­ti­tud de sub­es­ti­ma­ción ha­cia las ma­sas po­pu­la­res, exis­te una coin­ci­den­cia ge­ne­ra­li­za­da en­tre los teó­ri­cos de que los me­dios ma­si­vos son he­rra­mien­tas de los po­de­res es­ta­ble­ci­dos para man­te­ner la do­mi­na­ción so­bre gran­des gru­pos hu­ma­nos.

Esta “he­ge­mo­nía” se sus­ten­ta en las sie­te gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les que ge­ne­ran en­tre el 80% y el 90% de la in­for­ma­ción que des­plie­gan y ma­ne­jan los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en todo el mun­do. Más allá de la com­pe­ten­cia co­mer­cial que pue­da exis­tir en­tre ellas, es­tos gru­pos com­par­ten no solo cri­te­rios y mé­to­dos, sino tam­bién for­ma­tos in­for­ma­ti­vos y es­tán ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­das en­tre ellas a ni­vel cor­po­ra­ti­vo. Y a di­fe­ren­cia de lo que pa­re­cie­ra, no son cor­po­ra­cio­nes es­pe­cia­li­za­das, cada una de ellas mues­tra víncu­los con los de­más sec­to­res cor­po­ra­ti­vos. Por ejem­plo, Dis­ney, que apa­ren­ta es­tar vin­cu­la­do a la co­mu­ni­ca­ción y al en­tre­te­ni­mien­to, tie­ne in­tere­ses en fá­bri­cas de ar­mas, en trans­na­cio­na­les pe­tro­le­ras y otros pro­duc­tos de con­su­mo ma­si­vo. Cuan­do esa he­ge­mo­nía rea­li­za su sis­te­má­ti­ca y co­ti­dia­na re­pe­ti­ción, no solo de in­for­ma­ción sino ade­más de opi­nio­nes, creen­cias, há­bi­tos y va­lo­res, va ge­ne­ran­do una vi­sión del mun­do o cos­mo­vi­sión que im­po­nen a ni­vel glo­bal.

Algo de esto in­ten­tó ex­pli­car esta se­ma­na en una en­tre­vis­ta ra­dio­fó­ni­ca el ex miem­bro de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia Raúl Zaf­fa­ro­ni cuan­do al ser con­sul­ta­do so­bre la co­rrup­ción y los de­li­tos eco­nó­mi­cos per­pe­tra­dos du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción Cam­bie­mos, se per­mi­tió afir­mar que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción he­ge­mó­ni­cos fue­ron cóm­pli­ces de este la­tro­ci­nio al ocul­tar lo que es­ta­ba ocu­rrien­do en la Ar­gen­ti­na. “Con­ti­núan te­nien­do el mo­no­po­lio de la crea­ción de reali­dad, los me­dios cum­plen la fun­ción de un par­ti­do úni­co, ca­na­li­zan opi­nión pú­bli­ca y en con­se­cuen­cia son un par­ti­do úni­co, son el equi­va­len­te a lo que otro­ra hu­bie­ra sido el Prav­da de Sta­lin o el Völ­kis­cher Beo­ba­ch­ter de Hitler; los mo­no­po­lios me­diá­ti­cos no ge­ne­ran des­in­for­ma­ción, crean reali­dad, no­so­tros no sa­be­mos lo que pasa por vía di­rec­ta, lo sa­be­mos por ellos”, sub­ra­yó.

A tal pun­to tie­ne ra­zón Zaf­fa que mi­nu­tos des­pués de la en­tre­vis­ta, los si­tios web de no­ti­cias pu­bli­ca­ron no­tas ti­tu­lan­do en le­tras ca­tás­tro­fe con un tex­tual ab­so­lu­ta­men­te fa­laz en don­de le ha­cían afir­mar algo que nun­ca dijo: “Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son un par­ti­do úni­co como el de Hitler”, re­za­ban los ti­tu­la­res de los ar­tícu­los don­de ca­li­fi­ca­ban de “exa­brup­to” el aná­li­sis del ju­ris­ta. “Mien­te que algo que­da”, fue la fra­se que in­mor­ta­li­zó Jo­seph Goeb­bels, el jefe de la pro­pa­gan­da nazi. Evi­den­te­men­te, la he­ge­mo­nía y el to­ta­li­ta­ris­mo no son idén­ti­cos… pero se pa­re­cen bas­tan­te.

En su en­sa­yo Días y no­ches de amor y gue­rra, el es­cri­tor uru­gua­yo Eduar­do Ga­leano nos re­ga­la una fra­se con la que ele­gi­mos ce­rrar este ca­pí­tu­lo: “Má­qui­nas de men­tir, má­qui­nas de cas­trar, má­qui­nas de en­dro­gar: los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se mul­ti­pli­can y di­fun­den de­mo­cra­cia oc­ci­den­tal y cris­tia­na jun­to con vio­len­cia y sal­sa de to­ma­te. No es ne­ce­sa­rio sa­ber leer y es­cri­bir para es­cu­char la ra­dio de tran­sis­to­res o mi­rar la te­le­vi­sión y re­ci­bir el co­ti­diano men­sa­je que en­se­ña a acep­tar el do­mi­nio del más fuer­te y a con­fun­dir la per­so­na­li­dad con un au­to­mó­vil, la dig­ni­dad con un ci­ga­rri­llo y la fe­li­ci­dad con una sal­chi­cha”.

Bom­bar­deo in­for­ma­ti­vo ver­sus aná­li­sis crí­ti­co

“Si el hom­bre del pa­sa­do era ig­no­ran­te por­que ca­re­cía de no­ti­cias, el ac­tual co­rre el ries­go de ser­lo por­que le so­bran. So­bran las no­ti­cias, pero fal­ta in­for­ma­ción, aná­li­sis, sig­ni­fi­ca­do”. Con este só­li­do ar­gu­men­to, Ja­co­bo Ti­mer­man jus­ti­fi­có la crea­ción de uno de los dia­rios más im­por­tan­tes de la his­to­ria del pe­rio­dis­mo ar­gen­tino: La Opi­nión. El ma­tu­tino sa­lió por pri­me­ra vez el 5 de mayo de 1971, con 24 pá­gi­nas, ta­ma­ño ta­bloid y una edi­ción do­mi­ni­cal más ex­ten­di­da, por su lue­go fa­mo­so su­ple­men­to cul­tu­ral. La cam­pa­ña de lan­za­mien­to pro­cla­ma­ba en su es­lo­gan La Opi­nión era el dia­rio “de la in­men­sa mi­no­ría”.

Ti­mer­man fue maes­tro de pe­rio­dis­tas. Era ha­bi­tual ver­lo sen­ta­do en el me­dio de la enor­me re­dac­ción ubi­ca­da en el pri­mer piso de un edi­fi­cio en la ca­lle Re­con­quis­ta re­man­do jun­to al res­to de los co­le­gas para apu­rar un cie­rre, mien­tras te­clea­ba ve­loz su Un­der­wood ne­gra y re­lu­cien­te. Era im­pla­ca­ble con sus pe­rio­dis­tas. Ano­ta­ba los erro­res de una nota al cos­ta­do del ori­gi­nal, o abro­cha­ba el ar­tícu­lo ya pu­bli­ca­do a una ho­ji­ta ama­ri­lla don­de ha­bía es­cri­to su crí­ti­ca. Ese staff era un ver­da­de­ro dream team, en­tre los que se des­ta­ca­ban Mi­guel Bo­nas­soJuan Gel­manTo­más Eloy Mar­tí­nezHer­me­ne­gil­do Sá­batLuis Guag­ni­niHo­ra­cio Ver­bitskyOs­val­do So­rianoEn­ri­que RaabMa­rio Dia­mentJosé Ig­na­cio Ló­pezFran­cis­co Uron­doJu­lio Nud­ler y los her­ma­nos Juan Car­los y Ju­lio Al­ga­ña­raz, en­tre otros.

“Ja­co­bo ya ha­bía he­cho Pri­me­ra Pla­na –que fue una re­vis­ta em­ble­má­ti­ca de prin­ci­pios de los se­sen­ta– se la de­vo­ra­ron los ba­rro­cos, los Ra­mi­ro de Ca­sa­be­llas, los Osi­ris Troia­ni, el pro­pio Eloy Mar­tí­nez, que con­vir­tie­ron ese pro­duc­to en una es­pe­cie de ejer­ci­cio li­te­ra­rio; pero para la lle­ga­da de La Opi­nión, co­rrían otros tiem­pos po­lí­ti­cos y era cla­ro que no te­nía que pa­sar eso”, re­cuer­da el Pe­rro Ver­bitsky. Y te­nía ra­zón. En los se­sen­ta pri­ma­ban otros cri­te­rios. Cuan­do tuvo que ele­gir a los se­cre­ta­rios de re­dac­ción de Pri­me­ra Pla­na se in­cli­nó por dos crí­ti­cos de cine que no ha­bían he­cho pe­rio­dis­mo po­lí­ti­co nun­ca an­tes por­que –se­gún con­tó el pro­pio Ja­co­bo–  “es­cri­bían bien y son gen­te in­for­ma­da e in­te­li­gen­te, que es lo que el pe­rio­dis­mo ne­ce­si­ta”. Diez años des­pués, la in­te­li­gen­cia y la cul­tu­ra se­guían sien­do la base de los re­qui­si­tos para sus con­vo­ca­to­rias, pero era ne­ce­sa­rio su­mar el com­pro­mi­so ideo­ló­gi­co.

Tras el paso de la dic­ta­du­ra cí­vi­co-mi­li­tar –que lo in­clu­yó en la lis­ta de de­te­ni­dos/​des­a­pa­re­ci­dos– y el re­gre­so de la de­mo­cra­cia, Ti­mer­man en­ca­ró otro pro­yec­to pe­rio­dís­ti­co, al asu­mir la di­rec­ción del dia­rio La Ra­zón que, con su lle­ga­da, pasó a trans­for­mar­se en ma­tu­tino. Para el desa­fío vol­vió a re­cu­rrir a gran­des pro­fe­sio­na­les, al­gu­nos de los cua­les ya lo ha­bían acom­pa­ña­do en an­te­rio­res aven­tu­ras y con­vo­có a jó­ve­nes que con el co­rrer de los años se trans­for­ma­rían en re­fe­ren­tes del pe­rio­dis­mo. Uno de ellos, Ser­gio Cian­ca­gli­ni, re­cuer­da en diá­lo­go con #Puen­teAe­reo, una anéc­do­ta que pin­ta el ca­rác­ter in­no­va­dor y crea­ti­vo del enor­me edi­tor. “Una tar­de de sá­ba­do me lla­ma y me pide que vaya a cu­brir una pe­lea de San­tos La­ciar en el Luna Park, aun­que el pe­di­do in­cluía una so­li­ci­tud bas­tan­te ex­tra­ña: us­ted no mire la pe­lea Cian­ca­gli­ni, sino al pú­bli­co asis­ten­te, cuén­te­me lo que ve. Y así fui a ha­cer una cró­ni­ca muy ex­tra­ña de lo que pa­sa­ba en las pla­teas mien­tras Fa­lu­cho se me­día en el ring con su ri­val de turno, que ter­mi­nó en­can­tán­do­le a Ja­co­bo y la pu­bli­có en la pri­me­ra pla­na”, co­men­tó Ser­gio.

Hubo otro tiem­po en don­de para lo­grar re­co­no­ci­mien­to como pe­rio­dis­ta ha­bía que te­ner cier­to ba­ga­je cul­tu­ral y un com­pro­mi­so con la reali­dad que la­men­ta­ble­men­te hoy son in­su­mos desecha­bles. Lo que no quie­re de­cir que no exis­tan mi­les de tra­ba­ja­do­res de la co­mu­ni­ca­ción que, des­de cual­quier tri­bu­na, con­ti­núen ejer­cien­do con ca­pa­ci­dad y ho­nes­ti­dad este no­ble ofi­cio. Val­ga este re­cuer­do de tiem­pos me­jo­res para ho­me­na­jear a quie­nes fue­ron, son y se­gui­rán sien­do nues­tros re­fe­ren­tes; como Ro­dol­fo Walsh quien ho­ras an­tes de ser ase­si­na­do por un gru­po de ta­reas de la Ar­ma­da, nos le­ga­ba su ma­yor tes­ta­men­to re­fle­ja­do en aque­lla Car­ta a las Jun­tas Mi­li­ta­res, en la cual tras ha­cer un ba­lan­ce del pri­mer año de aquel in­faus­to go­bierno de fac­to, con­cluía con esa fra­se que nos ins­pi­ra aún hoy: “sin es­pe­ran­za de ser es­cu­cha­do, con la cer­te­za de ser per­se­gui­do, pero fiel al com­pro­mi­so que asu­mí hace mu­cho tiem­po de dar tes­ti­mo­nio en mo­men­tos di­fí­ci­les”.    ♣♣♣

Comentarios (4)

  1. Leo

    Haciendo zapping.

    A24.
    Viale presentó a su corresponsal desde US ( un tal Adrián ), que ante una pregunta de Maurito dijo sin ningún tipo de tapujos y enfáticamente que no leía el WSJ ( Wall Street Journal ), porque era un medio que estaba en campaña electoral por los demócratas y estaba insoportable …
    A continuación pasó a ensalzar los números de la economía trumpista prepandemia…
    Qué corresponsalía !
    La pregunta era en relación a las informaciones indicadas en el WSJ que indican la posibilidad de un autogolpe en Brasil y el desplazamiento de Bolsonaro ( aunque Maurito sólo preguntó por los “rumores en relación a Brasil “, sin indicar detalle alguno ).
    Resultado: no hubo respuesta a la pregunta, me entero ahora en Internet.
    A propósito. .. quién es Pirincho ?
    Canal 26.
    Ufff …
    Anti-Chinos a cualquier hora …
    Desde hace un mes mensajes anti-OMS a cada instante.
    ( Parece que la única fuente son los medios de la secta china anti-China ).
    Alineados con Trump de la mañana a la noche …

    Responder
    1. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

      ¿que otra cosa se puede esperar de Viale chico? No sé quien es “Pirincho”. Escuché decir que es tal y cual, ambos periodistas de América TV, pero no me cierra ninguno de los dos.

      Responder
  2. EDUARDOLOVOTTI

    disculpe salina, ud mucho o casi nada me conoce,pero no tengo o trato de no tener mala leche,creo yo,,si es asi disculpe…. pero no se habla como del periodismo para adentro.?…. como se llega a la raiz de lo popular para que el tipo que esta en una zona carenciada, en una zona marginal, sin ser delincuente … siendo un ciudadano honesto llegue a tener un concepto claro de lo que es popular… PARA ELEGIR GENTE POPULAR….. UD ES PERONISTA BUENO NO DISCUTO PERONISTA PERO DEL PUEBLO NO DE UNA ELITE EMPRESARIA…… DISCULPE ME CALIENTO LA GENTE ESTA EN BOLAS CON LA POLITICA..Y LOS MEDIOS Y LAS REDES MIENTEN PERMANENTEMENTE……HAY INFILTRADOS POR TODOS LADOS QUE MANEJAN INTERESES PROPIOS NO DEL PUEBLO… DISCULPE SI SOY AGRESIVO..NO ES LA INTENCION ..QUIZA NO EXPLIQUE BIEN LO QUE SIENTO

    Responder
  3. Juan José Salinas (Publicaciones Autor)

    Estimado Eduardo: Está faltando militancia en los barrios. Todo -y ni la mitad- se puede hacer por internet ni en las redes.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: