Pino y Macri, dos a quererse



De El Fusilado
 

Acaba de salir Pino de votar. Encara las cámaras cual estrella de rock and roll, gorrita progre de coté y todo. Ante la pregunta sobre qué pensaba de la campaña sucia denunciada por Filmus de parte de Macri, el otrora exitoso co-director de Cine sólo atinó a responder que si de campaña sucia hablamos, el Gobierno Nacional es el principal promotor desde la TV Pública que él paga y de 678.

Discusión vieja si las hay, todavía es argumento de muchos antikirchneristas e incluso de muchos “ni”, el uso de la pantalla de la TV. Y cuando se refieren a la TV pública se refieren a toda la programación, no a la hora y media que dura el programa en cuestión. Pero como no tienen ni idea de lo que es la Tv Pública hoy, la asumen como mejor les conviene.

¿Es que no es justo acaso que parte de ese 45% que le dio (y que no también) el mandato a Cristina no pueda tener una hora y media por día de un programa con contenido que no puede ver en otro lado?

¿No es plural eso? ¿Cómo es que ahora se preocupan tanto por un canal que nunca miraron? Es evidente la censura. Acá no se pretenden programas antikirchneristas en Canal 7, se pretende la anulación de los que defienden explícitamente el proyecto de manera efectiva.

Pino termina su argumentación, como bien eurocéntrico que es (uno supone que siempre lo ha sido y que Getino no le ha permitido expresarlo) diciendo esto de que en los países serios las televisoras públicas son críticas y plurales. Sanata para la tribuna. Habrá que ver cuánto aportan a la democracia esas televisoras “plurales”. Bueno, capaz que habría más racismo en Europa. Racismo reglamentado por leyes, digo, por si a alguien se le pasa eso. Pino es incapaz de pensar la construcción de un proyecto de país de visión latinoamericana, independiente de los poderes económicos. La TV Pública es una herramienta legítima que se usa de manera legítima, incluso uno podría reclamarle más defensa. Pero a Pino le molesta esa hora y media. No la utilización de su plata (también) para operetas telefónicas y de difamación.

Y le dice amigo a Luis Novaresio al terminar la nota. Un tierno.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: