RAZONES. Por qué hay que votar al Frente de Todos “con las dos manos” (con video)

Supongo que este texto ha de estar circulando por todos lados pero recomiendo que se lo siga difundiendo. No siempre he estado de acuerdo con las posiciones tomadas por Juan Grabois, y algunas veces incluso he estado radicalmente en contra, pero esta vez valoro que haya escrito poniendo en sintonía tripas, corazón y cerebro.

                                  Macri en el juzgado federal de Dolores. Espiando, una compulsión incontrolable (Foto: Francisco Fafasuli) .

 

Este domingo no lo dudes. Votá al Frente de Todos con las dos manos.

Este lunes, no te conformes. Exigí los cambios que  hacen falta.

Sí. Hay que votar al Frente de Todos, en todos lados.

Hay que llenar las urnas de votos anti-macristas y anti-videlistas

Y después, debatir un verdadero proyecto popular y el perfil de la dirigencia. Pero primero votar.

Sí, amigos, amigas, compañeros, compañeras, simpatizantes; todos los que confían en mí y en el Frente Patria Grande, no lo duden hay que votar al Frente de Todos; en Capital Federal la boleta de Santoro, en la Provincia de Buenos Aires la de Victoria Tolosa Paz y en todos lados donde está el sello del Frente de Todos.

Si estamos enojados, a votar enojados. Yo estoy enojado. Hay cosas que no se cumplieron, hay cosas que se han hecho mal. Pero hay que ir a votar y meter la boleta del Frente de Todos. Aunque te tengas que morderte los labios. Es nuestra responsabilidad para con el pueblo.

¿Por qué es perfecto? ¿Por qué nos enamora profundamente? ¿Por qué creemos que este gobierno va a resolver los problemas de tierra, techo y trabajo que agobian a la sociedad? ¿Por qué vemos en la conducta de todos los funcionarios la ejemplaridad pública y los principios éticos que quisiéramos? ¿Por qué están bien representados la juventud, los excluidos, los laburantes, la gente común?  Por supuesto que no. Hay que votarlos porque es la mejor, la única opción que tiene la inmensa mayoría del pueblo argentino para transitar hacia un futuro mejor.

Hay que votar. Porque a mí no me caben ni las fiestas, ni los vacunatorios, ni las malas decisiones, ni la falta de velocidad en las políticas públicas, ni el exceso de chamuyo, ni la política sobreactuada de minorías mientras la mayoría la ve ñata contra el vidrio… pero si estás enojado, mirá la foto de Macri, sus bailecitos, sus vacaciones eternas, su calefacción mientras te pedía ahorrar gas… el tipo que quiso que odies a todos los que tienen una pizca de solidaridad,  te quiso hacer odiar hasta a Juan Carr de la Red Solidaria por poner un centro para los sin-techo; acordate que dejó sin notebooks a los pibes que no pudieron estudiar en la pandemia, mirá el palacete donde vive Vidal, su tirria contra las universidades públicas. Entonces, además del problema de fondo (tiran siempre para los ricos) tenés el de forma (son inmorales aunque se vistan de seda).

Hay que votar al Frente de Todos aunque nuestros sueños no estén en la agenda. Hay que votarlos aunque nieguen la reforma agraria para cada productor tengan tierra propia, aunque no quieran expropiar los predios baldíos que hay en todas partes para que cada familia tenga un techo, aunque todavía se resistan a establecer el salario básico universal para que cada trabajador/trabajadora “informal” tenga derechos, aunque no se avance en un plan quinquenal de desarrollo integral, aunque no haya mano dura con los contrabandistas de granos, etc., etc. Esas tareas nos van a tocar a nosotros y las vamos a cumplir más temprano que tarde, pero solo podremos hacerlo si no dejamos que vuelva la derecha a destruirlo todo. Cuanto peor, siempre, es peor.

Hay que votarlos porque el Frente de Todos es la única opción para frenarlos a “ellos”; a mí me caen bien los del FIT, tengo algunos amigos/as ahí que quiero y admiro, pero no pueden frenar a nadie; la llamada “izquierda” tiene un problema de matriz: se creen siempre mejores, más puros y más sabios que los demás; tienen el vicio de querer atacar a los que luchamos por miedo a la “competencia” y se olvidan fácil del verdadero peligro. Duermen tranquilos con sus grandes ideales y pocas veces le cambian la vida a alguien. Ojo. Reconozco que sí muchas veces son más puros y consecuentes por eso más de una vez los voté al menos cortando lista,  aunque esta me decepcionaron. Dentro del Frente de Izquierda va un partido que marchó con la Sociedad Rural y nunca hizo autocrítica. Esta vez no son tan puros.

Los otros, los Randazzo y Moreno, que dejen de chamuyar con el peronómetro. Se morían de ganas de entrar al gobierno y como no les dieron los cargos que esperaban de resentidos nomás van a restar votos. No se crean que jugándola de guapos son más peronistas. Son lo menos. Pusieron primero sus nombres, antes que el Movimiento y la Patria. Conmigo, con nosotros, este Frente de Todos no se portó bien tampoco; sufrimos incluso represiones en varios municipios y provincias gobernados por nuestra propia coalición, ataques internos constantes por nuestros reclamos y un desprecio a los movimientos populares que todavía me llena de indignación. Pero primero la Patria. El domingo voto al frente de todos con las dos manos.

Hoy solo el Frente de Todos, donde no hay puros, dónde entran los que tienen al menos una fibra popular o por lo menos disimulan, donde no se pide el pedigrí de nadie porque necesitamos sumar fuerzas con barro y bosta como decía Perón, solo el Frente de Todos puede frenar a los que quieren arrasar con todos los derechos, a ese 1% que domina la economía y la opinión pública argentina, a la élite del poder real que no está abiertamente política, sino que mueve los hilos por atrás. Los que acaparan todo y que quieren todo para ellos. Los que inflan los precios de los alimentos, los que quieren exportar todos los frutos de la tierra para llenarse de dólares, los que fabrican las noticias y los fallos según sus conveniencias, los que fugan divisas, evaden millones y contrabandean granos, los que quieren destruir los derechos laborales con la excusa del desempleo, los que piensan que el grave problema de la falta de empleo se resuelve echándole la culpa a sus propias víctimas.

Ellos son lo que comúnmente se llama la derecha. No me gusta mucho esa dicotomía derecha-izquierda. Es parte de la herencia del colonialismo intelectual europeo. Pero el concepto de la “derecha”, al menos originalmente, es la representación política de las élites económicas. En la argentina la representación política de las elites económicas está en Cambiemos, Juntos por el Cambio, Juntos o como se llame…y aunque estén disfrazados detrás de un radical o un peronista, detrás de Manes, Santilli o Vidal… detrás de todos esos nombres, está MAURICIO MACRI. El que prometió “pobreza cero” en argentina y la dejó con 5 millones más de pobres. El que nos llevó de nuevo al Fondo Monetario Internacional y nos endeudó por 100 años para financiar su campaña electoral. El que aplastó el sueldo de los trabajadores llevando el salario real al peor puesto en el ranking latinoamericano. Que nadie se confunda. Son Macri.

Hay que votar al Frente de Todos porque empieza a crecer la opción de ultraderecha representada por Avanza Libertad, liderado por tipos financiados por narcotraficantes y contratistas del estado que mienten descaradamente adoptando falsas poses de rebeldía y libertad histriónica para manipular a la gente. Su proyecto es pos-macrista, es neo-videlista; esta gente empieza a ser vista con buenos ojos por las elites económicas como un posible recambio radicalizado de Cambiemos. Hay que frenar a los pequeños pretendientes de imitar el bolsonarismo. Sí, hoy sirven para sacarle votos al macrismo, pero ojo el veneno que destilan no se saca fácil.

El Frente de Todos es la coalición popular más amplia de la historia reciente, es un frente único antineoliberal. No es perfecto, pero sólo el Frente de Todos puede frenarlos. Sí, claro, eso no garantiza una política popular. En estos dos años hubo demasiadas ambigüedades. Pero dentro del Frente de Todos estamos muchos de los que vamos a garantizar que esta etapa sea una transición hacia algo mejor, que vamos a dar los debates que tengamos que dar con toda nuestra fuerza, que vamos a criticar lo que tengamos que criticar, que vamos a cinchar sin para los pobres y los laburantes recuperen el pedazo de la torta que les robaron… y si hace falta vamos a pedir PASO en el 2023. Nunca romper, por más bronca que tengamos, porque sabemos lo que pasó cuando dividieron al campo popular; pero si dar los debates y competir si hace falta, como Pepe Mujica en Uruguay.

El domingo a votar al Frente de Todos.

El lunes, de nuevo a pelearla en el trabajo, en la coope, en la crianza de los pibes, en la quinta, en la universidad, en la militancia por una argentina con Tierra, Techo y Trabajo para todos y todas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: