REINO UNIDO. El “golpe” que derriba a Boris Johnson agrava la guerra y la represión al propio pueblo británico

Y el demencial intento de enfrentar militarmente al eje Rusia-China no puede menos que acabar en un desastre, sostiene el autor.

El “golpe” contra Johnson agrava la guerra y la represión

La caída del primer ministro obedece a la decisión del poder británico de incrementar el esfuerzo bélico y aumentar la presión autoritaria sobre su población.

Foto AFP
Foto: AFP.
.
POR EDUARDO J. VIOR / TÉLAM

Quien piense que Boris Johnson tuvo que abandonar Downing Street 10 por sus fiestas durante la pandemia y por haber encubierto la inconducta sexual de uno de sus colaboradores cree que la aristocracia británica es un coro de ángeles y la familia real un conjunto de estrellas de Netflix. Pero ni lo uno ni lo otro. La urgencia de la derecha imperial por concretar el segundo golpe de estado contra el jefe de gobierno en menos de un mes resultó de la constatación de que la estrategia aplicada contra Rusia ha fracasado y de que, si no se aplican medidas duras, la agitación social contra el ajuste neoliberal se extenderá, para peor, cuando el fin del reinado más largo de la historia inglesa anuncia una grave crisis sucesoria.

Tras una serie de escándalos y la pérdida de confianza de los conservadores que desembocó en un cascada de dimisiones de los ministros de su gobierno, el primer ministro británico Boris Johnson renunció el jueves 7 como líder del Conservative Party (CP). Sin embargo, pretende seguir como primer ministro hasta que los tories elijan a un nuevo líder, mientras los medios británicos ya especulan sobre quién podría relevarlo. El abrupto desenlace desencadenó una pugna entre los aspirantes a tomar el relevo en Downing Street y la exigencia de algunos diputados de que se vaya ya y no espere a que termine la elección del liderazgo partidario.

Según una encuesta realizada por la empresa YouGov este 6 y 7 de julio que recogió la opinión de 716 políticos conservadores, los mejores pretendientes para el puesto de “premier” serían el ministro de Defensa, Ben Wallace (13 %), la ministra de Comercio, Penny Mordaunt (12 %), el exministro de Hacienda, Rishi Sunak (10 %), la secretaria de Asuntos Exteriores, Liz Truss (8 %), el despedido secretario de Estado para la Ordenación, Vivienda y Comunidades, Michael Gove (7 %), y el ministro de Justicia y viceprimer ministro, Dominic Raab (7 %). Otros políticos obtuvieron un porcentaje menor. El orden de preferencias es también un indicador de las prioridades de los dirigentes conservadores.

La BBC describe a Ben Wallace, quien sirvió como soldado, como una figura “de bajo perfil” que logró atraer la atención tras el inicio de los combates en Ucrania, dado el papel que juega el Reino Unido en el apoyo bélico a Kiev. Por su parte, el canal ITV indica que el titular de Defensa es estimado por muchos en el Parlamento por su “enfoque directo y sin rodeos”. Fue ministro de Seguridad desde 2016 hasta que asumió su actual cargo tres años después. Se hizo conocido el año pasado, cuando su departamento evacuó a ciudadanos británicos y aliados de Afganistán, y este año por el envío de armas a Kiev. Al contrario de Johnson, es un político de bajo perfil y más afecto a las decisiones que a las declaraciones. Se lo puede considerar un intérprete fiel de la estrategia del Alto Mando, que mayormente es la de la monarquía.

Foto AFP
Foto: AFP.

Entre tanto, el ex canciller de Hacienda Rishi Sunak (un inglés de padres indios) fue, junto con el exsecretario de Salud, Sajid Javid, uno de los primeros altos cargos del Ejecutivo en presentar su renuncia. ITV destaca que Sunak fue considerado en un momento como “el favorito” para relevar a Johnson. Sin embargo, perdió popularidad por el aumento del costo de vida.

A su vez, Penny Mordaunt ocupa actualmente el cargo de ministra de Comercio y en 2019 hizo historia al convertirse en la primera mujer en dirigir la cartera de Defensa, aunque permaneció solo tres meses en el puesto, ya que fue destituida por Johnson cuando éste tomó el gobierno.

Si bien la actual secretaria de Asuntos Exteriores Liz Truss no se apresuró a exigir la dimisión de Johnson, la calificó como “correcta”. Entre sus activos políticos los medios destacan su beligerante apoyo a Ucrania y su defensa de las sanciones contra Moscú. Además, se aprecia su papel en la negociación de los acuerdos comerciales entre el Reino Unido y la Unión Europea tras el Brexit.

En su anuncio Johnson señaló que ya habló con Graham Brady, jefe del Comité Conservador de Miembros Privados, el llamado Comité 1922, organismo de la bancada conservadora que promovió la moción de censura en su contra en junio. Los dos acordaron que el proceso de selección del nuevo premier debe iniciarse “ahora”. El calendario del proceso se anunciará la próxima semana.

Bajo las reglas actuales se va a dar un proceso de selección interna dentro del CP del cual saldrá el nuevo líder del partido y, por lo tanto, el nuevo Primer Ministro. Mientras que en los comicios generales pueden votar más de 40 millones de adultos británicos que eligen un nuevo parlamento, al líder de cuya mayoría la Reina lo invita a formar gobierno, en la actual selección sólo intervienen unos pocos miles.

Se trata de un proceso mucho más largo y elitista. Primero, los 358 parlamentarios conservadores van a ir votando cada 2 a 3 días, para ir descartando en cada ronda a uno de los posiblemente más de 10 precandidatos. Luego, cuando queden solo 2, se va a pasar esa decisión final al voto de una minoría de menos del 0,3% de la población compuesta por los 100 a 150 mil afiliados a los clubs conservadores, que en su gran mayoría son blancos, varones y adultos mayores. Como en ese diminuto electorado casi no hay trabajadores, madres solteras, jóvenes o minorías étnicas, los candidatos que más fuerza van a tener son aquellos que pueden ofrecer más dureza ante la Unión Europea, los inmigrantes o Rusia.

El curso del proceso de selección dentro del Conservative Party va a servir de indicador sobre el próximo futuro del Reino. Los retos son grandes: el país vive su peor inflación en cuatro décadas, hay una ola de huelgas que han comenzado los trabajadores de los trenes y metros y que amenaza extenderse a otros rubros, en tanto en Irlanda del Norte y Escocia crecen las tendencias separatistas.

Por un lado, en Escocia el gobierno nacionalista ha fijado fecha para un segundo referéndum por la independencia. Por el otro, en Irlanda del Norte hay fuertes tensiones entre los unionistas que quieren acabar con el protocolo con la UE y los nacionalistas que lo defienden y buscan ir hacia la reunificación con la República de Irlanda.

Un tema clave es la guerra de Ucrania. A 40 años de las Malvinas, Johnson quiso imitar lo que hizo en 1982 la entonces primera ministra tory Margaret Thatcher, quien supo revertir su impopularidad interna derrotando militarmente a Argentina. Esta vez el primer ministro quiso generar una ola de patriotismo antirruso y presentarse como el paladín de la unidad occidental para defender a Ucrania. El problema es que, a más de cuatro meses de haber iniciado esta guerra el 24 de febrero, las sanciones no han detenido a Moscú y Ucrania ya ha perdido un quinto de su territorio sin perspectivas de poder reconquistar la mayor parte de las zonas rusohablantes del este.

Expresión directa de la coalición de fuerzas que sostiene la monarquía (el Labour Party es sólo un apoyo sustituto), al liderazgo conservador cabe en los años por venir la inmensa responsabilidad de resguardar la unidad del Estado y su papel en la política mundial durante un traspaso de la corona que se anuncia como largo y traumático. Tras el reinado más prolongado de la historia de Inglaterra, la reina Elizabeth II se acerca a su muerte. El príncipe Charles, a los 74 años y sin fuerzas ni voluntad, es todavía el sucesor del trono. Podría, entonces, abdicar a favor de su hijo mayor, el príncipe William.

Sin embargo, ésta no es una decisión que el heredero o el ya monarca pueda tomar por sí solo. Según el Derecho tradicional inglés (common law), Charles se convertirá automáticamente en Rey apenas la Reina muera. Su eventual abdicación requeriría una ley, como ocurrió con la del Rey Edward VIII en 1936. Este procedimiento legal lleva tiempo, implicaría fuertes discusiones sobre el futuro de la monarquía y un debate nacional sobre el rumbo futuro.

Si bien las leyes del Reino prohíben a la familia real tomar posiciones políticas, es obvio que lo hacen en privado, ya por el hecho mismo de que la Reina cada miércoles recibe al primer ministro, se informa y lo aconseja. De Charles se sabe que es un moderado conservador, con práctica ecologista, pero no social. William, en tanto, se ha mostrado en la misma línea, pero su entusiasta apoyo a Ucrania en la guerra de la OTAN contra Rusia preanuncia que sostendrá el esfuerzo del Ejército Británico contra su homólogo ruso.

A esta altura es todavía difícil predecir quién ganará la compulsa interna de los conservadores, pero hay muchos indicios de que no será un moderado o moderada: las apuestas, el fracaso bélico, el peligro de secesión escocesa e irlandesa, la agitación social y la sucesión real reclaman un gobierno coherente y decidido. Ni en el centro ni en la “izquierda” de Westminster se ve alguna posibilidad de concretar esta opción. Muy probablemente se dé un giro a la derecha, hacia un gabinete imperialista y dictatorial, como en otros períodos críticos de la historia inglesa. Para los próximos meses es razonable esperar un incremento del esfuerzo de guerra contra Rusia, que inexorablemente va a arrastrar a EE.UU., una política represiva contra los movimientos huelguísticos e intentos por detener o postergar la votación escocesa.

A lo largo de su historia, cada vez que Inglaterra ha estado en crisis su elite ha iniciado una guerra y con este pretexto ha ajustado el torniquete autoritario sobre su población. En el último medio siglo, además, en cada ocasión bélica ha involucrado a Estados Unidos para que le saque las papas del fuego. Pero ahora es diferente: todo intento de enfrentar militarmente a Rusia y China acabará en un desastre. Al mismo tiempo, ni la corona ni el gobierno cuentan con líderes que puedan legitimar la represión interna. El golpe de estado contra Johnson sólo puede traer a Europa y Gran Bretaña sufrimientos y dolores sin sentido.

Comentario (1)

  1. Ed

    Observen Ustedes el perfil de los “lideres” que están cayendo.
    Imaginen lo que va a ocurrir con el pazguato que votamos en 2019 y que derrochó o quemó un capital político del 48 % y un momento histórico propicio para el desarrollo de un programa de gobierno Nacional y Popular.
    Consensuar con quién ?

    Responder

Responder a Ed Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: