RÍO PARANÁ. Marcharán el miércoles por la soberanía y el dragado del Canal Magdalena

La protesta planificada para este miércoles cuenta con el respaldo de escritores, periodistas y legisladores, entre otras personalidades, y se desarrollará frente a la sede del Ministerio de Transporte, avenida Paseo Colón 315, en el Bajo porteño.

Luego de la noticia dada por la agencia Télam la nota que el sitio Pelota de trapo le publicó al legislador santafesino (y periodista) Carlos Del Frade, quien cita a otro periodista, Mauro Federico y compara las defecciones de Raúl Alfonsín en aquella ya lejana Semana Santa de 1987 con las del actual gobierno respecto a la soberanía sobre el río Paraná y sus puertos.

 

Hace un mes la Coordinadora por la Soberana del Ro Paran y el Canal Magdalena en la que llaman a defender la soberana de nuestros ros y el trabajo de los argentinos

POR MARCELO CENA / TÉLAM.

Hace un mes se conformó la Coordinadora por la Soberanía del Río Paraná y el Canal Magdalena, que llama a “defender la soberanía de nuestros ríos y el trabajo de los argentinos”.

Organizaciones gremiales, sociales y políticas se movilizarán el miércoles próximo en una “marcha nacional en defensa del Río Paraná y el Canal Magdalena” y en defensa también de “la Soberanía Marítima, Fluvial y la Industria Naval y del trabajo argentino”.

La protesta cuenta con el respaldo de escritores, periodistas y legisladores, entre otras personalidades, y se desarrollará a partir de las 11, frente a la sede del Ministerio de Transporte, avenida Paseo Colón 315, en el Bajo porteño.

“El 20 de abril vamos a hacer una gran marcha convocada por la mesa por la Soberanía del Río Paraná y la construcción del Canal Magdalena, que son los dos grandes ejes, además abarcativos de la defensa de los puertos y el trabajo de los argentinos”, adelantó el gremialista Oscar Verón (CTA Autónoma), capitán fluvial especializado en el dragado del río.

El escritor Mempo Giardinelli la exdiputada fueguina Alejandra Portatadino y el periodista Luciano Orellando integran junto a otros la Multisectorial convocante

El escritor Mempo Giardinelli, la ex diputada fueguina Alejandra Portatadino y el periodista Luciano Orellano integran junto a otros la Multisectorial convocante.

En la Multisectorial participan también el ex subsecretario de Puertos y Vías Navegables Horacio Tettamanti, la ex diputada fueguina Alejandra Portatadino, el ya mencionado periodista Orellando -autor del libro “Argentina sangra por las barrancas del río Paraná”- y el teniente de la Armada (R) Julio César Urien, de la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (Fipca).

También forman parte de la iniciativa ATE Nacional, la agrupación Soberanos, el ex titular de la Federación Agraria Pedro Peretti, el periodista Néstor Piccone, el diputado provincial de Santa Fe Carlos del Frade (Frente Social y Popular), la referente del Foro por la Recuperación del río Paraná Mónica Polidoro, la ex legisladora santafesina Mercedes Meir (Soberanía Popular) y el abogado Santiago Alí Brouchard.

Sobre la gestación de la marcha, Verón dijo que fue coordinada “con compañeros y compañeras” que se reúnen desde hace semanas con el objetivo de “confluir” en una marcha frente a la cartera de Transporte, que tiene bajo su órbita todo el proceso licitatorio para el dragado y balizamiento del Paraná.

La protesta del prximo mircoles ser de carcter nacional e incluir una marcha en CABA

La protesta del próximo miércoles será de carácter nacional e incluirá una marcha en CABA. 
.

Entre los argumentos de la protesta, el dirigente de la CTA Autónoma enumeró: “Es importante movilizarnos el 20 de abril porque el Gobierno no nos escucha. En vez de recuperar la soberanía de los ríos y puertos y construir el Canal Magdalena, que son nuestros grandes reclamos, han optado por profundizar y seguir entregando a las multinacionales el trabajo argentino, sin que el Estado haga el control necesario sobre las riquezas que se van del país y los impuestos que no se pagan”.

Y a modo de ejemplo, planteó: “No es posible que las empresas que operan en los puertos de la mal llamada Hidrovía facturen más de 52.000 millones de dólares al año, por ejemplo en el año 2020. ¿Quiénes controlan las toneladas cargadas y el pago de impuestos? ¿Por qué esas ganancias no quedan en el Estado nacional?”, reprochó.

Además, anunció que la protesta del próximo miércoles “será de carácter nacional” ya que en paralelo a la marcha en CABA “habrá movilizaciones a la Bolsa de Comercio de Rosario y en los puertos ubicados a lo largo del río Paraná”, detalló.

En la Multisectorial a cargo de la convocatoria participan distintas personalidades del quehacer social cultrual y poltico

En la Multisectorial a cargo de la convocatoria participan distintas personalidades del quehacer social, culturual y político.

En los últimos días, la iniciativa de confluir en una marcha nacional sumó más adhesiones, como la de la Organización Social y Política “Los Pibes” que conduce el dirigente Ángel “Lito” Borello, quien destacó que participarán de la movilización “en defensa de los intereses nacionales y del trabajo de los argentinos”.

“Desde siempre estamos en todo lo que sea la lucha y defensa de nuestra soberanía, como la defensa del río Paraná y el Río de la Plata”, agregó Borello.

El diputado del Parlasur y líder del Movimiento Octubres, Gastón Harispe, anunció que su espacio se ha sumado a la convocatoria. “Mientras Argentina multiplica su producción y exportación de alimentos, tiene a una porción de la comunidad con hambre”, subrayó.

“Los precios de los alimentos y la inflación en general denotan, entre otras cosas, la falta de soberanía sobre nuestras vías navegables y los enormes costos de una logística, de un transporte al servicio de las multinacionales en vez de servir para producir más y mejor”, argumentó en diálogo con Télam.

Harispe asoció la necesidad de profundizar los controles del transporte fluvial con el impacto de la guerra en Ucrania, sobre todo en materia de alimentos y energía, lo que obligará a la Argentina a administrar el comercio exterior para poder “controlar los precios y proteger la producción nacional”, agregó.

Para alcanzar esos objetivos, añadió, “el Estado y la comunidad deben asumir la conducción de los puertos, nacionalizar el dragado de nuestros ríos y concretar el Canal Magdalena, a fin de conectar la Patagonia con las provincias del norte y recuperar la flota fluvial de barcos argentinos”.

Estas propuestas constituyen el eje de la declaración que difundió hace un mes la Coordinadora por la Soberanía del Río Paraná y el Canal Magdalena, en la que llamaron a “defender la soberanía de nuestros ríos y el trabajo de los argentinos”.”El río Paraná y el Río de la Plata representan nuestra principal vía navegable. Ambos están en peligro. A través del decreto 949, el Gobierno nacional ha decidido reprivatizar esta vía troncal de navegación por donde se llevan todos nuestros bienes comunes naturales y por donde se desangra la Argentina”, señaló aquél manifiesto.

“Hacemos un llamado a toda la ciudadanía y a todas sus organizaciones políticas, territoriales, ambientales, feministas, sindicales, gremiales y de toda índole para que sean parte de este justo y soberano reclamo por todo lo que nos pertenece y nos fue arrebatado por políticas antipopulares en desmedro de nuestra madre naturaleza y nuestra soberanía”, destacan ahora los espacios y personalidades que impulsan la campaña.

 

La casa está en orden

POR CARLOS DEL FRADE / PELOTA DE TRAPO

Aquella frase del presidente Raúl Ricardo Alfonsín, treinta y cinco años atrás, mutaba la identidad de carapintadas golpistas en héroes de Malvinas que tomaron un camino equivocado.

Vendría la ley de obediencia debida y la economía de guerra de Juan Vital Sorrouille. El orden de la casa supuso el principio de un país reglado por las imposiciones del Fondo Monetario Internacional, la concentración y extranjerización de riquezas.

En los años noventa, el presidente Carlos Saúl Menem construyó la colonización del estado nacional a favor de los intereses ajenos al pueblo que lo votó creyendo que era la reencarnación de Facundo Quiroga.

En aquella fenomenal entrega, también quedó en manos foráneas el lugar por donde salen las mayores riquezas producidas por el trabajo argentino, el río Paraná.

Fue el negocio de la privatización del servicio del dragado, balizamiento y peaje. Se conformó una empresa llamada “Hidrovía SA”, compuesta por la belga Jan de Nul y la argentina, EMEPA SA, del contratista Gabriel Romero que se ufanaba de ser amigo de Alfonsín.

Durante un cuarto de siglo la explotación del negocio se mantuvo más allá de los cambios de presidentes y discursos.

El miércoles 13 de abril de 2022, el gobierno del presidente Alberto Fernández, a través de la llamada Administración General de Puertos, adjudicó a la empresa Emepa S.A. la licitación 22/2021, correspondiente al “Mantenimiento de boyas, balizas y spars de la Vía Navegable Troncal”.

“Esto significa que Emepa continuará a cargo de las tareas de balizamiento hasta septiembre de 2022, siempre y cuando no se demore la “licitación internacional” que definirá el responsable de operar la hidrovía hasta 2037”, recuerda el reconocido periodista Mauro Federico.

Agrega que “los Romero´s boys también pretenden retener el manejo de este renglón. Para ello se asociaron con una empresa danesa líder en el rubro: Rhode Nielsen. Y compite contra otros tres grupos oferentes que pulsean para obtener un contrato cercano a los cien millones de dólares, por nueve meses de trabajos…Por su expertisse en estas lides, Emepa lleva las de ganar también en la licitación del dragado, aunque no son pocos los que miran con recelo el sostenimiento de este negocio en manos de un empresario “que jugó feo con el kirchnerismo” durante la llamada Causa de los Cuadernos, donde este empresario con múltiples terminales políticas, declaró como arrepentido”, apunta en su artículo.

Cuando en estos días miles de personas marchen en las calles de Capital Federal hacia el Ministerio de Transporte y también hacia la Bolsa de Comercio en la ciudad de Rosario, lo que estará en juego es esta disputa entre la resignación y la necesidad de recuperar algo de la soberanía económica y ambiental para democratizar la felicidad.

A cuarenta años de la guerra de Malvinas, cuando arrecian los discursos nacionalistas berretas, es indispensable sumar algo más a la repetida consigna “las Malvinas son argentinas”. Claro que lo son. Pero también la Argentina es de la Argentina.

Porque más allá de los dichos del tango sobre que veinte años no son nada, efectivamente en la Argentina crepuscular del tercer milenio, se confirma el orden de la casa semicolonial.

El Paraná y sus riquezas serán propiedad de los intereses extranjeros.

El peaje que se cobra a los casi 5 mil buques que se llevan cualquier cosa y que traen cualquier cosa, es un negocio de 300 millones de dólares y quizás sea eso solamente lo que quede en manos del denominado estado nacional.

Pero el volumen de las exportaciones que se van por el Paraná son 30 mil millones de dólares.

La Argentina, la casa del orden semicolonial, se queda con la centésima parte de lo que producen sus miles y miles de trabajadores.

Pésimo negocio para las mayorías.

Un gran negocio para las minorías que concentran y extranjerizan las riquezas.

La casa está en orden.

El río Paraná, también.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: