San Friardo de Nantes, anacoreta

Compartí

1 de agosto


Friardo de Nantes
Anacoreta, m. en 570

Piadoso campesino que veía la naturaleza como entera obra de Dios: cuando pisaba un nido de avispas, exclamaba «¡Dios me asista!». Y en cada oportunidad salía ileso de esa situación, tal vez porque inmediatamente después, echaba a correr.

En una ocasión, clavó en tierra un palo seco, y cuando al cabo de un tiempo volvió a pasar por el lugar, lo encontró convertido en un árbol. Ignorante del proceso de reproducción por esquejes, lo consideró un milagro.

Decidido a hacerse anacoreta, construyó una celda en una isla cercana a Nantes, donde cobró fama de santidad y pronto su presencia era reclamada ante cada árbol que se secaba, a fin de que volviera a dar frutos.
Patrono de los campesinos y viticultores, es recomendado contra la fiebre y las enfermedades renales.
Comparte su día con Almeda, princesa británica que fue cruelmente martirizada en el siglo VI por haber preferido la mano de Cristo a la de un apuesto y encantador príncipe.
Santos tiempos aquellos, nos dice el abate Francsenac, en que el Redentor formaba parte de las dificultades nupciales de una princesa de Gales.

 http://abelardosantiago.blogspot.com.ar/


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *