SAUDADES MUSICALES de los tiempos heroicos y trágicos que vivimos de jóvenes

Compartí

Mientras, excepto ella, dormimos y los enemigos de la nación avanzan con su plan dolarizador, quiero compartirles un disco para mi muy importante. A mediados de 1973 cuando regresó Perón vivía en una pensión de la calle México al 800 (a menos de dos cuadras de la casa de mis viejos, de donde mi padre me había echado hacia dos años y monedas) con mi añorado compañero y amigo Raúl Enrique Blanco (que por entonces era el montonero “Agustín”, y que años después de la dictadura se reconvertiría en el escritor Teodoro Boot). Cuando Perón vino, en la marcha a Ezeiza yo fui el jetón  de la JP de Montserrat  y Raúl el jefe “Oscuro” –tal como le gustaba– que encabezó la columna en una de las siete camionetas Dodge verdes provistas por la Secretaría de Agricultura.

En la pensión de Doña Carmen teníamos un grabador Geloso y solo tres musicalizaciones, el extraordinario disco que el sátrapa de Jorge Álvarez le puso el horrendo título de Spinettalandia y sus amigos;  el de la nordestina Zelia Barbosa, publicado en Argentina por otro avispado empresario (cuyo nombre no recuerdo aunque goce de la amistad de su pecosísima hija Débora, recuerdo que vivían en un bello dúplex frente al Jardín Botánico”) que tenía el sello “Canciones del mundo”y que lo hizo con el título “Brasil, sertao & favelas”, y uno, póstumo, de Violeta Parra. Escuchábamos esos tres álbumes una y otra vez en cintas reproducidas por un grabador Gelsoso (el mismo que utilizamos para algún “juicio revolucionario” por adulterio que todavía me avergüenza). Comparto ahora el de la brasileña porque estoy melancólico y, asordinado como es la bossa nova nordestina, me sigue pareciendo excelente.

La foto es, créase o no, de mi entonces, rumbo a Ezeiza, modulando como “Pájaro Rojo” muy poco antes de que nos cayera la primera bala.

Esta, parece, fue la tapa original, de 1969. Al menos, la destinada al mercado angloparlante

 

 


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *