Siria y la competencia de Israel y Turquía por los favores de EE.UU.

Compartí

Empleado del mes. Erdogan rodeado del Estado Mayor de sus Fuerzas Armadas

Por Guadi Calvo / Pájaro Rojo

Entre Israel y Turquía se viene librado una descarada competencia por llevarse el lauro del sirviente más aplicado de los Estados Unidos en Oriente próximo. Ante los bombardeos de la aviación israelí a territorio sirio, con más de trecientos muertos y la promesa de repetirlos, el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan  acaba de proclamar que se alineará milimétricamente con los Estados Unidos, si por fin el premio nobel de la paz Barack Obama se decide declarar zona de exclusión aérea el cielo sirio, lo que sería para el gobierno de Bashar al Assad casi un tiro de gracia. Si aún no lo han hecho, si todavía Obama no se ha decidido es porque esta vez Rusia y China, no han cometido el terrible error histórico que consumaron en el caso libio, que arrastró a la inmolación del país más avanzado y progresista de África.

Para los  Estados Unidos la cuestión siria se ha extendido mucho más de lo que tenía previsto cuando arrancó la estrategia de la tensión, los primeros atentados terroristas. Tanto las fuerzas armadas como el grueso del pueblo sirio se han mantenido unidos y resisten los terribles embates del terrorismo que opera a favor de los intereses norteamericanos y franceses en la región.

De decidirse por declarar la exclusión aérea, Obama le lanzaría un guante a la cara tanto a Putin como al presidente Chino Xi Jinping. La visita la semana pasado del primer ministro judío, Benjamín Netanyahu, fue un claro intento de convencer al gobierno chino de  levantar el veto para exterminar el gobierno constitucional sirio y minar así la histórica sociedad sirio-iraní.

Sin tanta alquimia diplomática, el ministro  del Interior turco, Muammer Guler, acusó a Damaspo, ya no sólo de usar armas químicas contra las bandas terroristas invasoras,  sino que la culpa de dos atentados con coches bombas en la ciudad turca de Reyhanli, justamente en la frontera con Siria, que han dejado no menos de cuarenta y tres muertos y más de cien heridos.

Ahora bien, ¿cuál podría ser el negocio de Siria en organizar un atentado de esas caracterizas en Turquía? Una nación con la que tiene cerca de 900 kilómetros de frontera y que desde el inicio de la guerra civil en marzo de 2011 abastece con tropas y pertrechos a los rebeldes. Damasco sabe que cualquier error de calculo en la línea con Turquía daría la excusa para la reacción de Ankara que desde hace meses viene procurando. Como si fuera poco Turquía es miembro de la OTAN y su involucramiento en una guerra con Siria arrastraría a todos sus socios. ¿Cuál sería su beneficio? Más en un momenbto en que está recuperando el terriotorio en manos de los rebeldes, y que a de no ser por la injerencia extranjera hace meses que los habría derrotado.

La semana pasada en esta misma columna hablamos de una serie de autoatentados, o atentados “de bandera falsa”, cuyo objetivo es provocar el terror, y a partir de éste conseguir consensos en “la opinión pública” local o internacional, tema al que Pájaro Rojo concede gran atención.  En el caso del gobierno turco, acaso la opinión pública de su país no le interese tanto, pero si la de Estados Unidos y Europa.

En cualquier caso, en Turquía no faltan quienes puedan perpetrar atentados semejantes. Y no sólo el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, milicias que desde hace décadas revindican los derechos del pueblo kurdo y que están virtualmente aliadas en esta coyuntura con Damasco. Más probable es la particiación de integristas sunníes que abominan de las repúblicas laicas e incluso de las islámicas como Irán. Es bueno recordar que el segmento “stand behind” (la organización ultrasecreta que la OTAN dejó en todos los países miembros y potenciales miembros -Turquía ingresó en la alianza en 1952) se confundió con los “Lobos Grises” fascistas.    

Turquía e Israel, continuarán su solapada y servil disputa mientras el pueblo sirio, jaqueado en todos los puntos cardinales sigue poniendo los muertos y el coraje.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *