STOLKINER: “En la Provincia, Verbitsky y Taiana se hubieran vacunado como cualquier otro vecino mayor de 70”

POR ALICIA STOLKINER (profesora titular de Salud Pública y Salud Mental de la Facultad de Psicología de la UBA)

¿Cómo escribir sobre la secuencia que en un día determinó que se le solicitara la renuncia al Ministro de Salud Ginés González García? He escuchado ya varias veces la intervención de Horacio Verbitsky que desencadenó todo. Obviamente es repudiable lo que pasó y el uso de influencias. Quisiera no obstante formular algunas preguntas y observaciones a partir de lo que leo.

He tenido muchas diferencias con GGG y no desde ahora, sino desde su gestión anterior (por ejemplo con su propuesta de seguro materno infantil en el 2004), no pensamos de la misma manera respecto al sistema de salud y sus reformas posibles, no obstante siempre reconocí que luego de la crisis del 2001 había que ser muy valiente para hacerse cargo de un sistema de salud dependiente del crédito externo y del dólar, en un país en default y devaluación, y él lo piloteó con medidas que fueron importantes. Fue el primer ministro de Salud en pronunciarse a favor de la IVE; también piloteó la pandemia de manera que nunca se desbordaron los servicios de salud como ha pasado en casi todos los países de la región y de Europa. Entonces, como hubo camas y respiradores para todos los que los necesitaron, también tendría en cuenta esa buena gestión, pese a algunos errores y omisiones. Siendo un hombre mayor con comorbilidades (asumió con una cirugía compleja reciente) y antes de que llegara ninguna vacuna, trabajó en el Ministerio, viajó a las provincias, estuvo en reuniones, y se expuso mucho a enfermar y morir de Covid para cumplir su función. De todos modos, nada justifica lo que pasó y coincido en que debía renunciar. Quizás ya había llegado el momento de su reemplazo, una pena que fuera así.

Las preguntas a partir de lo que leo son: ¿fue una “tormenta perfecta” azarosa? ¿fue una “operación política o mediática”? ¿fue una operación de la lucha geopolítica y de mercado de Pfizer, que tiene representantes en Argentina? ¿qué efectos tendrá?

Una observación: recién ayer la Ciudad de Buenos Aires comenzó a vacunar a mayores de 80 años cuando la Provincia ya agendó la vacunación de mayores de 70. Horacio Verbitsky tiene 79, si viviera en Provincia se hubiera podido vacunar como cualquier vecino, al igual que Jorge Taiana. Tenemos en este momento disparidades según las gestiones locales y provinciales que reciben las vacunas acorde a su población.

Por último: la declaración de HV afectó también a un organismo de Derechos Humanos, el CELS, que él preside. Los trabajadores y trabajadoras de ese organismo que tiene una función y una trayectoria que merecen seguir siendo reconocidos repudiando su accionar.

Comentario (1)

  1. Angelillo

    Verbisky es un impostor, trabaja para Pfizer.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: