SUBMARINOS. Pocos reflejos del gobierno ante el posible hallazgo de un U-Boot alemán cerca de Quequén

Es posible que lo que se haya encontrado sean los restos de un submarino de este tipo, especializado en transporte de enseres.

 

Los submarinos no pueden ser nazis aunque seguramente lo habrán sido gran parte de sus tripulantes. El largo de una nave se llama eslora, no alora. Las SS jamás tuvieron un submarino, todos pertenecieron a la Kriegsmarine. Los submarinos no transportaban soldados sino marinos y marineros. Y éstos en ningún caso ¡ninguno! había sido sentenciados a muerte en la URSS. Abel Basti (que encabeza el Proyecto Eslabón Perdido, que encontró el pecio) no está en conflicto con el Ministerio de Seguridad: solo destaca que el megaoperativo de la Prefectura no logró resultados en cuanto a la identificación de la nave naufragada más allá de lo que había logrado el grupo Eslabón Perdido con un simple sonar de barrido lateral. No se trata de que el diario “La Nación” diga que dos submarinos alemanes se rindieron en la base naval de Mar del Plata. Es un hecho incontrovertible que se rindieron en julio y agosto de 1945 (lo diga o no La Nación). No hay cascos de naves hundidas que salgan del mar, hay mareas muy bajas que dejan a la vista cascos de naves naufragadas que reposan en el fondo.

Sin embargo y a pesar tantas inexactitudes de esta publicación, merece la pena reseñarla. Y si algo está claro es que si el gobierno nacional se desentiende del hallazgo, la prensa hegemónica y el acostumbrado coro de gorilas le echaran la culpa de la llegada de los submarinos alemanes (que lo hicieron con la venia de Churchill, según denunció Stalin) al coronel Perón que era entonces entre otras cosas Ministro de Guerra.

.

El que avisa no es traidor y la pruebas están a la vista: fíjense quienes se  han hecho eco del descubrimiento del grupo Eslabón Perdido.

.

Posible submarino nazi en las costas de Necochea

Naufragio descubierto en Necochea. El investigador Abel Basti afirma que es factible que sea un submarino Nazi. Prefectura registró una escotilla.

Restos de un navío fueron hallados en la zona de Playa Bonita en Necochea, sumergido a 30 metros de profundidad. El pecio de unos 80 metros de alora y próximo al puerto de Quequén podría determinar si efectivamente submarinos con soldados Nazis arribaron ilegalmente en Argentina, refugiándose de su “sentencia de muerte” en campos de concentración soviéticos.

Ello se hizo público el pasado 5 de marzo (05/03/22) gracias a una denuncia del periodista e investigador del “trayecto nazi en el país, Abel Basti. El mismo es parte del “Proyecto Eslabón Perdido” destinado a la exploración de naufragios y restos de embarcaciones en Mar Argentino, parte del patrimonio histórico nacional.

Dicha iniciativa fue impulsada por el propio escritor Abel Basti en conjunto con el museo La Loberia, Junta Vecinal de Arenas Verdes, autoridades municipales de Necochea, el ingeniero Hernán Sotero González, el buzo profesional Mariano De Franceschi, entre otros organismos y profesionales.

Retomando el hallazgo, el pecio fue advertido en el marco de las tareas exploratorias del El Eslabón Perdido”. Un “sonar de barrido lateral” obtuvo la imagen de un navío inmerso a 30 metros y a tan sólo 3 km de la costa de Playa Bonita.

Uno de los integrantes del proyecto, Vicente Silva, advirtió un escollo con el sonar -técnica de propagación del sonido bajo agua que detecta obstaculos- “De tantos años de trabajar en el lugar inmediatamente digo, acá hay algo, porque hay óxido, hay enganches de las anclas, hay una situación que evidentemente estamos en presencia de algo” dijo Silva a los medios locales.

La segunda semana del mes de agosto, finalmente, la Prefectura Naval junto con Hidrografía Naval concretó un operativo subacuático para dar con el posible submarino.

Sin embargo, Basti denunció estar en conflicto con el Ministerio de Seguridad diciendo que no lograron hacer un análisis exhaustivo de la embarcación para determinar qué es.

El investigador argumentó cierta ineptitud por parte de Prefectura aludiendo que han hecho lo mismo que hicieron ellos “con cuatro barquitos”. Es decir, Basti señala que aunque el Estado haya invertido millones de pesos para ejecutar este protocolo, se tendría que haber hecho un análisis más exhaustivo y no concluir en los mismos datos que ellos:

Estamos exigiendo al Estado Argentino como es posible que en aguas de su jurisdicción y a poca distancia de un puerto cerealero más importante del país tenga un naufragio de 80 metros de eslora y no sé sepa que es

Por su parte, el escritor e investigador esboza que debe tratarse de un submarino porque la eslora y la manga del ancho es más angosta que un barco, lo que se corresponde con un sumergible.

De hecho, Abel Basti afirma que vio las imágenes de Prefectura en las cuales se registran unas escotillas típicas de submarinos. El propio Abel explica que no han observado puentes de mando, timoneras, ojos de buey o mástiles que indiquen que es un barco.

Localización real del navío.

Localización real del navío.

Aquí un fragmento audible de la entrevista a Abel Basti para Radio Rivadavia, programaLa Radio Sos Vos” :

Proyecto Eslabón Perdido

El proyecto “Eslabón Perdido” se inauguró por el interés que generaron numerosos avistamientos locales de objetos de naufragios.

Tal como las dos “palas” de timón encontradas cuya muestra se analizó en laboratorios del Centro Atómico Bariloche y el Complejo Tecnológico Pilcaniyeu de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

Los resultados de las muestras: acero mezclado con hierro, aluminio, cromo y partes de acero inoxidable –como el pivote y tapones Kaupmann– es que son de fabricación alemana.

Estas palas de timón fueron encontradas en las playas de Arenas Verdes cerca de Costa Bonita. De igual forma, un vecino había encontrado un cuchillo con la inscripción Krupp Bendorf, enterrado en los médanos de las playas de Mar del Sud. Se corroboró que ese utensilio era parte de la vajilla de un sumergible alemán.

Foto de la pala de timón.

Foto de la pala de timón.

Lo interesante radica en que este cuchillo deteriorado portaba el nombre de la empresa productora de metales para armamentos bélicos nazis y para los juegos de cubiertos de sus submarinos.

Cuchillo Krupp Bendorf

Cuchillo Krupp Bendorf

Todos ello concuerda con la presunción de la existencia de refugiados Nazis en la Argentina post Segunda Guerra Mundial. Según La Nación, los submarinos alemanes U-530 y U-977 entre julio y agosto del 1945, se rindieron en Mar del Plata.

A su vez, el autor del libro “Mar del Sur, Historias y vivencias”, Osvaldo Aramendi escribió sobre cascos metálicos que a menudo se veían saliendo del mar en 1945.

Otro vecino de esa época, Justo Rodolfo Charra, notó a un grupo de personas hablando otro idioma sobre una duna y usando un radio. Minutos después, Rodolfo asegura haber visto emerger un submarino desde las profundidades del agua.

Espías Nazis en Argentina

Un albañil estaba agujereando el suelo de una casa costera en El Remanso, Mar del Sud durante el año 2020. De pronto, el hombre se topa con cierta dureza: una lápida de unos 30 cm.

En ese mármol había un grabado con ciertos nombres: Richard Schmidt (1886-1973) y Clara Probst (1877-1952).

El propietario localizó al escritor Di Genova. El mismo junto con otro escritor, Julio Mutti y el documentalista Laureano Clavero iniciaron una exhaustiva investigación.

El actual dueño de la casa les comentó que había comprado la vivienda a tres hermanos alemanes hace 10 años y esos dueños, ya la habían adquirido de otro alemán.

Por otro lado, el investigador Mutti comprobó que Richard Schmidt, el hombre que se hallaba en la lápida, era un nacionalsocialista que llegó a convertirse en el número dos en el área de finanzas del Partido Nazi Argentino y fue vocal en la Sociedad Alemana de Gimnasia de Vicente López.

Schmidt era miembro del Partido Nazi local.

Schmidt era miembro del Partido Nazi local.

Schmidt, nacido en Breslavia, Polonia. había sido uno de los primeros afiliado del Partido Nazi local, con más de 2 mil adeptos..

En palabras de Di Genova: “Constatamos que el apellido de uno de los propietarios del inmueble coincidía con el de la persona que se jactaba de haber traído al país a más de mil nazis”

En esa misma casa se encontró una escotilla de 50 por 80 centímetros a través de la que se accedía a un pequeño sótano de paredes de hormigón. Di Genova contó que en ese búnker el propietario encontró alrededor de 15 libros y una postal de 1984 en idioma alemán desde Camboriú: “Estoy en mi casita de El Dorado -Misiones-, pero siempre vamos a estar ligados a Mar del Sud’ decía en manuscrito.

El búnker escondido en Mar del Sud.

El búnker escondido en Mar del Sud.

Foto del descubrimiento a 3 km de la costa.

Foto del descubrimiento a 3 km de la costa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: