TRANSEXUALES. Respuesta de la FALGBT al arzobispo Aguer

El arzobispo de La Plata, Héctor Aguer suele emitir declaraciones que parecen extraídas de un manual de la Inquisición medieval. De modo recurrente, su senectud agresiva y sus ataques de odio tienen como objeto a los transexuales. Esta es la respuesta de la FALGBT a sus preocupaciones por la situación de los hospitales públicos. AF

foto-nota-2

Héctor Aguer, arzobispo de la ciudad de La Plata, criticó el Decreto que reglamenta el art. 11 de la Ley de Identidad de Género, en relación a la salud integral de las personas trans y le pidió al presidente Mauricio Macri que lo derogue. Aguer opone que el desfinanciamiento de la salud pública y la grave situación de muchos hospitales a la carga que implica para estos tener que asumir los costos de las cirugías de reasignación y los tratamientos hormonales para las personas trans, algo que considera “contra el orden natural y la ley divina”.

Desde la FALGBT rechazamos sus declaraciones y repudiamos la insistente prédica de Aguer contra las personas LGBT. Su opinión promueve al odio y a la violencia contra nuestra población. Y nos resulta indignante que provenga de un arzobispo católico que, como tal, recibe un sueldo con fondos del Estado Nacional equivalente a un 80% del sueldo de un Juez de Primera Instancia Federal. Los sueldos que el Gobierno Nacional prevé para obispos, arzobispos, párrocos de frontera y las becas que el Estado pagará a todos los seminaristas -un presupuesto de “sostén del culto católico”- para el año 2017 serán de casi 170 millones de pesos. A eso hay que sumar la variedad de aportes que por uno u otro pretexto los gobiernos Nacional, Provinciales y Municipales transfieren a la Iglesia Católica, con subsidios a la Educación Privada en escuelas católicas, las permanentes cesiones de terrenos -como los cedidos en 2015 por parte de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires al Arzobispado Porteño-; un entramado tan complejo que dificulta estimar el monto real de transferencias que la Iglesia Católica recibe del sector público cada año, que se estiman en decenas de miles de millones de pesos.

Desde la FALGBT nos preguntamos cuánto ayudaría a mejorar la situación de la salud pública en todos los niveles del Estado si esos fondos se destinaran a los hospitales y centros de Salud de todo el país, situación que desvela al arzobispo Aguer. Con la certeza de los 170 millones de pesos que el Estado Nacional destinará el año que viene al pago de los sueldos de Aguer y otros arzobispos, obispos, párrocos y seminaristas, consideramos que se podrían resolver los problemas que él menciona existen hoy en la salud pública.

Repudiamos el discurso de Aguer porque busca confrontar las necesidades y los derechos de diferentes grupos de personas, que tienen en común el derecho a políticas públicas que les permitan vivir una vida digna, y porque constantemente promueven al odio contra la comunidad LGBT. En un país donde todavía se puede morir por ser travesti, transexual, transgénero, lesbiana, gay, bisexual o por ser mujer, desde la FALGBT llamamos a todo el arco político y social a rechazar estos discursos de odio. Seguimos trabajando por más derechos para las personas LGBT y en particular para las personas trans, por los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres, por una Ley Antidiscriminatoria Nacional que proteja a todos los grupos vulnerados de nuestra sociedad y por un Estado laico donde ni la jerarquía Católica ni la de ninguna religión tenga influencia en las decisiones de políticas públicas, que deben proteger y promover los derechos de todas y de todos.
// //

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: