Un grito que estremece: ¡Piumato no aparece!

Compartí

Aparición con vida de Julio Piumato

Cárcel para el clon que lo suplantó

Para Piumato, la reforma judicial es una vuelta al menemismo
 
El sindicalista aseguró que el avance del Gobierno sobre la Justicia perjudicará a los jubilados y los trabajadores
 
El jefe del gremio de empleados judiciales, Julio Piumato, ratificó hoy el paro de 72 horas de su sector para la semana próxima en rechazo a la reforma judicial y acusó al kirchnerismo de «repetir, por otras vías, lo que aplicó en la década del ’90 el gobierno de ‘Menem-Cavallo'» a fin de «manejar» la Justicia y brindar «impunidad» a los funcionarios.
 
Piumato advirtió que con «argumentos» similares a los utilizados por representantes del kirchnerismo en defensa de esta reforma, los menemistas «arrasaron con derechos laborales, con los jubilados, con el patrimonio nacional y con las empresas del Estado».
 
En declaraciones a radio Mitre, el sindicalista, integrante de la CGT opositora, confirmó el paro de 72 por horas a nivel nacional, a partir del miércoles, que la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN) realizará en contra del proyecto del Ejecutivo enviado al Parlamento. La protesta incluye, a partir de las 9 de ese miércoles, una movilización al Palacio de Justicia.
 
«El Gobierno busca perjudicar al conjunto del pueblo porque (la iniciativa enviada al Congreso) es todo lo contrario de lo que dice en sus discursos: habla de justicia ágil, pero crea una nueva instancia en todos los fueros», disparó. Añadió que con esto «perjudican, entre otros, a los jubilados, porque una nueva instancia judicial favorece al Gobierno que va a seguir utilizando los fondos de la ANSES para otros fines».
 
«En el caso del fuero del Trabajo, también perjudican a todos los trabajadores porque van a ser pocos los que puedan aguantar otra nueva instancia (en sus demandas ante la Justicia). Esto favorece a los grupos económicos, lo que demuestra que en materia laboral, el Gobierno se inclina a favor de los patrones y no de los trabajadores», apuntó. Para Piumato, la iniciativa de la Casa Rosada busca «repetir por otras vías lo que aplicó en la década del ’90 el gobierno Menem-Cavallo».
 
«En aquel momento había una Corte adicta y el doctor (Rodolfo) Barra, miembro de la Corte, explicitó la doctrina, como la que hoy defienden la reforma: que la Justicia no puede ponerse en una postura distinta a la decisión de un gobierno votado por el pueblo», recordó.
 
El sindicalista sostuvo que «la única diferencia es que en aquel momento se implementaba desde la Corte el ordenamiento, la disciplina de los jueces, por eso no hubo declaraciones de inconstitucionalidad de todos los disparates que se hicieron en la década del ’90». 

Compartí

Deja un comentario