Compartí

Un compañero, Santiago, me urgió a escribir algo sobre el comandante Chávez. Le dije que no me saldría nada original, que muchos estaban escribiendo, y seguramente habría decenas, acaso centenas, que lo harían bien. Poco después, Santiago me envió este video, urgiéndome a verlo. Pero hete aqui que no puedo abrir videos en el trabajo, así que recién lo pude ver. En el ínterín, pensé lo mucho que me hubiera gustado abrazar a Chávez. Y es que quienes entregan su vida a una causa, causa que es para mi la de la especie humanaen primer lugar, de la que puebla este continente, pero también de las que pueblan los demás-, merece y tiene todo mi reconocimiento.
La pérdida de Chávez es inconmensurable. Sin embargo, ha muerto entero, triunfador, sin decadencia, en plenitud. Como cuando salió de la cárcel, en 1994, y visitó por primera vez La Habana. Vean a Chavez joven, con cuarenta tacos recién cumplidos, en su primera visita a La Habana. Impresionante.
Les envio la tercera parte de cuatro, pero si quieren, en youtube está el resto.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *