VATICANO. El reconocimiento de Palestina, otra jugada exitosa del Papa

Compartí

Un post muy interesante del Blog de Abel, por su autor. Como adelantó Pájaro Rojo al difundir las estimaciones que la Cancillería israelí hizo para este año según una circular reservada que distribuyó entre sus embajadas, la entrada de Palestina a la Corte Penal Internacional marcó un punto de retorno porque más temprano que tarde la CPI tendrá que iniciar un proceso por crímenes de guerra a quienes ordenaron y ejecutaron el bombardeo a mansalva de Gaza, posiblemente a partir de un boicot generalizado de los poductos y servicios de factura israelí tendientes a acabar con el apenas velado régimen de apartheid imperante. JS

Palestina, la Iglesia católica y el camino de Sudáfrica

by Abel B.

francisco-peres-abbas

Esta semana el Vaticano anunció que firmará un acuerdo global en el que reconocerá ​o​​ oficialmente al Estado de Palestina. De esta forma, la Iglesia católica se suma a la decisión de la Asamblea General de la ONU de 2012 que reconoció al país presidido por Mahmud Abbas como “Estado observador no miembro”.

El subsecretario vaticano para las Relaciones con los Estados, monseñor Antoine Camilleri, declaró al “Osservatore romano” que “sería positivo” que el acuerdo “pudiera ayudar” a ver “establecido y reconocido un Estado de Palestina independiente, soberano y democrático”.

Por supuesto, no es casual que el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, se reúna con el Papa Francisco este fin de semana con motivo de la canonización de dos monjas palestinas que vivieron en el siglo XIX, antes de la creación del Estado de Israel.

Recuerdo que algunos amigos, fans de Netanyahu o contreras de Francisco (o de Obama) señalaban como los esfuerzos en el año pasado del Papa por mediar en el conflicto palestino israelí, su viaje a Tierra Santa y sus gestiones, habían fracasado. Creo que olvidaron que la iglesia podría dar algunas lecciones de “estrategia sin tiempo” al mismo Mao.

Pero, importante como es esta señal, no es el motivo del posteo. Ni tampoco voy a hablar de ese conflicto en general. Lo he hecho muchas veces en el blog, por ejemplo cuando Argentina reconoció a Palestina, hace casi cinco años.

Me interesa sugerir que la decisión del Vaticano debe verse en un marco más amplio. Porque el “proceso de paz” entre Israel y Palestina fue herido de muerte al mismo tiempo que Isaac Rabin; los esfuerzos de EE.UU. y la Unión Europea por mantener su fantasma resultan cada vez más patéticos. El pueblo israelí vota consistentemente gobiernos dispuestos a mantener el control militar de los territorios en disputa y también los reconocidos internacionalmente como palestinos. Y a financiar nuevos asentamientos de colonos, que reducen a los poblados palestinos a la condición de bantustanes.

Esos dos actores principales de “Occidente”, los gobiernos de EE.UU. y de la Unión Europea, se ven condicionados por un fuerte lobby pro israelí, que hoy mantiene alianzas coyunturales con opositores internos de “derecha”. Y, de todos modos, no tienen la menor intención de debilitar la fuerza militar del que es, junto a Arabia Saudita, su aliado regional más poderoso.

Eso no significa, me parece, que esos gobiernos consideren que la situación actual es la más favorable para sus intereses estratégicos. O que es sustentable, en el largo plazo. El presidente de los EE.UU., Barack Obama, y el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, se han enfrentado públicamente a propósito del acuerdo de las siete Potencias con Irán. Y, en forma menos ruidosa, sobre otros temas. Las habituales consultas estratégicas entre Francia e Israel se han deteriorado en el marco de una seria disputa.

Y Palestina se ha incorporado a la Corte Penal Internacional, donde denunció crímenes de guerra israelíes.

La revista Foreign Policy, que no acostumbra hacer afirmaciones gratuitas, saludó este paso del Papa Francisco, como una “movida diplomática mayor”, con un “importante peso simbólico”.

Todo esto me hace pensar en la presión internacional que terminó en los ´90 derrumbando el régimen de supremacía blanca en la Unión Sudafricana, en forma relativamente pacífica. Por supuesto, los israelíes tienen mucho más recursos que los boers. Pero también están ubicados en una región mucho más sensitiva para los intereses estratégicos de las grandes potencias. La Tierra Sobreprometida, decía un cínico.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *