VIOLENCIA DE GÉNERO. ¿Un punto de inflexión?

Compartí

U​n hito en una larga lucha

POR HUGO PRESMAN

Los acontecimientos históricos se gestan después de una siembra que puede llevar un tiempo incalculable. A diferencia de la naturaleza que tiene sus tiempos tabulados porque cuando se siembra trigo, maíz o soja se sabe cuándo se la cosechará, la historia no tiene fijada el momento de recoger el esfuerzo de generaciones para cambiar un determinado estado de cosas. Imprevisible y caprichosa, imaginativa y terca, la realidad es una dama a la que hay que seducir y que somete al ostracismo a quienes intentan violentarla. El acontecimiento que produce el estallido siempre resulta imprevisto y las más de las veces es pequeño en relación a las consecuencias que desata.

Algunos ejemplos tomados arbitrariamente. El 15 de mayo de 1969 fue asesinado el estudiante Juan José Cabral en Corrientes. Protestaba por el aumento del ticket en el comedor universitario. Dio lugar a una serie de manifestaciones que originaron nuevos muertos y 14 días después el Cordobazo marcaría una divisoria de aguas en la historia argentina como el 17 de octubre de 1945 y el 19 y 20 de diciembre del 2011.

El 1º de diciembre de 1955 en Montgomery, Alabama, uno de los estados más racistas de los EE.UU, una negra, Rosa Parks, que regresaba cansada de su trabajo, se negó a sentarse en los asientos destinados a los negros en los colectivos. Se resistió a los intentos de descenso del vehículo por parte del chofer y fue bajada por la policía. Eso dio origen a un boicot que realizaron los negros no tomando los colectivos. En una epopeya conmovedora, durante semanas, se trasladaban caminando, en taxis, en sus propios vehículos o en los de sus vecinos a sus lugares de trabajo provocando daños económicos a las empresas de transporte.

Cuenta Martin Luther King: “La detención decisiva que daba pie al boicot de los autobuses por parte de la población negra. Seguramente Rosa Parks estaba muy lejos de medir el alcance de aquella acción suya, tan poco extraordinaria en apariencia. Seguramente, Rosa Parks no pensó nunca lo que aquél sereno gesto suyo iba a significar. Pero las cosas suelen suceder así, sin grandes aspavientos, con naturalidad….. Lo que empezó siendo una acción casi espontánea, acabó en un movimiento prolongado que puso a prueba la madurez de toda la colectividad y la validez incuestionable de un método de lucha: la no violencia.” Fue una historia aquella con un eco estrepitoso en toda la América negra. De anécdota pasó a categoría; de caso a ejemplo. Casi todo lo que andando a tiempo sería Martín Luther King …..tiene su origen en el sonado boicot a los autobuses de Montgomery.

El asesinato de María Soledad Morales el 8 de septiembre de 1990 terminó con los Saadi en Catamarca. No había sido el primero de los asesinatos perpetrados por los hijos del poder, pero el de María Soledad significó el fósforo que incendió la pradera.

¿Habrá sido el asesinato de la adolescente Chiara Páez, embarazada, asesinada por su novio en Rufino, el punto de inflexión el equivalente a lo que significó el asesinato de Juan José Cabral y María Soledad Morales o la detención de Rosa Parks? Es posible, pero sólo el tiempo y la continuación de la lucha les darán respuesta a la pregunta.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *