Corrigiendo a Mr. Hobsbawm

Parece que Presman es de Ríver. Dicho sea con todo respeto y amor por Spinetta, es impensable que River hubiera descendido durante la dictadura, porque su comisión directiva había tenido la precaución de nombrar socios vitalicios a Videla, Massera y Agosti. Hace unos años, el sistema se modificó para que River no descendiera. Y ahora para que no tenga que ascender para jugar en primera. Leyendo a Presman y la lista de despropósitos que hila no puedo menor que extrañar a Soriano, que como yo fue exiliado, cooperativista de El Porteño, amante de los gatos y fana de San Lorenzo. ¡Qué panzada se haría con las cosas que pasan!. JS

Corrigiendo a Hobsbawm

Por Hugo Presman / Diario Registrado

A Eric Hobsbawm se lo considera el más importante historiador vivo contemporáneo. Entre sus aseveraciones se encuentra que el siglo XX es un siglo corto. En su opinión, comienza en 1917 cuando los bolcheviques toman el Palacio de Invierno en San Petersburgo y concluye el 9 de noviembre de 1989 cuando cae el Muro de Berlín. 
En este razonamiento el siglo pasado sólo tuvo 72 años. Desde el extremo sur del continente americano, un grupo de divulgadores históricos de adscripción riverplatense, que no desconocen los notables méritos del historiador que reside en Inglaterra, respetuosamente han decidido corregirlo. Han extendido el siglo XX, cambiando la fecha de su conclusión. Ya no es la implosión del Muro, sino el descenso de River consumado un desdichado día de junio, más precisamente el domingo 26, la real fecha de la finalización del siglo.
El siglo se vigoriza y en lugar de los 72 años originarios, detentaría 22 años más, es decir 94. Parece una ocurrencia alocada, una propuesta desmesurada. Sin embargo, para no caer en prejuicios, es decir en un juicio que carece de juicio, conviene escuchar algunas de las argumentaciones de estos divulgadores históricos.


El default norteamericano
Ya no es el deseo convertido en pronóstico de pequeños grupos de izquierdas, anunciando la hecatombe norteamericana. Es la aseveración del presidente norteamericano Obama quien advirtió que de no aprobarse el presupuesto por el parlamento, no le quedará otra alternativa que declararse en cesación de pagos. La deuda norteamericana alcanza el 98% de de su PBI anual, alcanzando la inalcanzable cifra de 14,3 billones de dólares. La desocupación redondea un 10%, es decir que supera los 14 millones de personas. Para que el Parlamento le vote el presupuesto, Obama propone un ajuste de 4 billones de dólares a concretarse en 10 años. Eso supone el recorte del gasto público que representa el 20% de toda la fuerza laboral y del seguro social. Los republicanos se niegan a incrementar la presión tributaria a los ricos. Luego de obtener las concesiones que solicitan, los trogloditas conservadores aprobarán el presupuesto y por el momento EE.UU no entrará en default. Es decir que jugará la promoción. Pero es posible que siguiendo el desenvolvimiento de su economía de las últimas décadas, con su endeudamiento descomunal, como River, en algún momento que seriamente no se puede pronosticar,  EE.UU empiece a jugar en el Nacional B.

El euro tambalea
La crisis de varios países de la Comunidad Europea, es anterior al descenso de River, pero la aparición de Italia entre los países en riesgo es posterior. El endeudamiento italiano es del 120% del PBI. Asciende a 1,8 billones de euros y es mayor que las deudas acumuladas de España, Portugal, Irlanda y Grecia.
La desocupación es del 9% y el déficit fiscal es del 4,6% del PBI. Prometen hacer un ajuste de 79.000 millones de euros en cinco años, escalonado de la siguiente manera: 3.000 millones de euros en el 2011, 6000 millones de euros en el 2012, 25.000 millones en el 2013 y 45.000 millones de euros en el 2014. Como en todos los casos, los ajustes afectan a los sectores más débiles. Se tarifan las urgencias médicas y las consultas a un especialista en los hospitales. Según Osvaldo Bayer en su nota “Un sistema que nos hace pensar” (Pagina 12, 23 de julio): “Uno de cada dos italianos menores de 35 años trabaja hoy en condiciones precarias, inseguras y gana menos de mil euros por mes. Un 20% de los italianos menores de 30 años no tiene trabajo, y para los que tienen menos de 25 años esa posibilidad crece a un tercio”.
A esto debe sumarse  que en Portugal la desocupación alcanza al 12%, su déficit es de 9,1% que prometen reducirlo al 3%, con privatizaciones, recortes sociales y suba de impuestos.
En Irlanda el déficit supera todo lo conocido, alcanza al 32%  y esperan reducirlo al 3% en el 2014, si quedan irlandeses para entonces. En Grecia el default es inexorable y en lugar de afrontarlo se les otorgan paquetes financieros que  mantienen al país en estado vegetativo mientras incrementan la potencialidad del estallido final. El presunto rescate es de 110.000 millones de euros, obligándose a privatizar todo por un monto de alrededor de 50.000 millones de euros. Su deuda equivale al 160% del PBI, el déficit es del 10,5% del PBI y la desocupación supera el 12%. En España, la deuda llega a 462.000 millones de euros, su déficit fiscal es de 12,5% y la desocupación está en el 22%.
Alemania, al que mejor le va, tiene una desocupación del 7,1% y una deuda de 4.713 billones.
Todos los países que suscribieron el Tratado de Maastricht por el cual sus déficits no podían superar el 3% del PBI y su deuda superar el 60% del mismo parámetro, han mentido u ocultado sus gigantescos desfases. Eran los mismos que ponían el grito en el cielo cuando la Argentina superaba esos porcentajes tomando como base  un compromiso que obligaba a los países de la Comunidad Europea, conforme a  lo firmado el 7 de febrero de 1992.
La experiencia está demostrando que es imposible en el tiempo vincular países de diferentes grados de desarrollo con una moneda única. Esto lleva a que los más débiles, sean los primeros en precipitarse en una crisis  que les resultará imposible superar sin recuperar su autonomía monetaria y cambiaria.
El Euro tambalea. Italia acaba de subirse al carro de los países en crisis. Camino a la promoción. Igual que River en junio, cuando todos aseguraban que no se podía ir al descenso. Como ahora de alguna manera que EE.UU no puede entrar en default, o que no puede diluirse el euro.
Lo que ayer era imposible, hoy es probable  y tal vez mañana un acontecimiento explicable con el diario del lunes.

Copa América: surrealismo futbolístico
Después que River se fuera al descenso, los cuatro finalistas del torneo más importante del continente son: Venezuela, Perú, Paraguay y Uruguay. Algún desorientado pensará  que no participaron Argentina, Brasil, Chile o Colombia. Otra que la caída del Muro de Berlín. Argentina, país organizador, sólo pudo ganarle a un equipo semiprofesional de Costa Rica. Brasil, ganador de las dos últimas copas, perdió por penales con Paraguay errando los cuatro penales que ejecutó. Venezuela, la eterna Cenicienta, estuvo a punto de jugar la final.  El efecto del descenso de River, con sus múltiples consecuencias curiosas o trágicas, abarca todos los ámbitos, incluso el futbolístico.

Mundo cambiado
Hebe de Bonafini, increpada por obreros despedidos o por aquellos que no cobran los sueldos de las casas construidas por la Fundación Madres de Plaza de Mayo. Fito  Páez no entrega su corazón y desbarranca. Mauricio Macri, como un samaritano, quiere encontrarse con el rosarino para ayudarlo. Parece un mensajero de buenas ondas, transformado en el Pastor Giménez por obra del publicista Jaime Durán Barba. Tanto es el maquillaje y tanto ha cambiado Elisa Carrió que si antes no podía sentarse a hablar con Macri al que mencionaba como contrabandista, ahora llama a votar calurosamente por el mismo hijo de Franco al que ya llama Mauricio. Desde los medios hegemónicos se pide que las Abuelas de Plaza de Mayo pidan perdón por exigir que la sociedad conozca la identidad de los hermanos Herrera.  Durán Barba en los reportajes parece un predicador religioso. En su libro “El arte de ganar. Cómo usar el ataque en campañas electorales exitosas”, se transforma en un discípulo potenciado y ladino de Maquiavelo.
Lo que permanece inalterable son las campañas sucias que en otras ocasiones realizó el kirchnerismo (Olivera, De Narváez, Juez) y hoy protagoniza el macrismo originadas en el “angelical” Durán Barba.  O los discursos de los presidentes de la Sociedad Rural, escritos a carbónico desde una fracción del poder con olor a bosta.
Así Hugo Biolcati puede decir: “El campo puede darse el lujo de ser opositor”; ” Estoy seguro que esta larga noche está llegando a su fin”, o “Estoy seguro que pronto, todos juntos en las urnas, podremos devolver a la patria los valores que fuimos olvidando”; “Por favor, dejen de castigar al campo, lo que es decir dejen de castigar a la Argentina”;  con el fondo de la advocación a Sarmiento (“con la luz de su ingenio iluminar esta larga noche de ignorancia”) , considerándose en el tradicional axioma como la civilización, rodeado de Mauricio Macri, Eduardo Duhalde, Alberto Rodríguez Saa, Francisco de Narváez, Javier González Fraga, el sindicalista rural Gerónimo Venegas, Patricia Bullrich, entre otros referentes conspicuos de la oposición.
El Ministro de Agricultura Julián Domínguez contestó con certeza: “Plantear el debate del agro a civilización o barbarie representa llevar a la Argentina a la época de la edad de piedra…..Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que Biolcati entienda que al campo le va bien”.
El ingenio popular lo ha sintetizado en un grafiti: “Si querés ver el futuro, visita Tecnópolis; si querés ver el pasado, visita la Rural;  si querés ver el presente de la Capital, visita el Borda”. 

Punto de vista 
Sobre el cuidado que debe tener el observador  o el analista, poetizó el español Antonio Machado: “Los ojos que ves, no son ojos porque los ves, son ojos porque te ven”.
Y hace algún tiempo escribió el escritor uruguayo en una nota titulada precisamente “Punto de Vista”: “Desde el punto de vista del sur, el verano del norte es invierno”.
Desde el punto de vista de una lombriz, un plato de espaguetis es una orgía.
Donde los hindúes ven una vaca sagrada, otros ven una gran hamburguesa.

Desde el punto de vista de Hipócrates, Galeno, Maimonides y Paracelso, existía una enfermedad llamada indigestión, pero no existía una enfermedad llamada hambre.
Desde el punto de vista de sus vecinos del pueblo de Cardona, el Toto Zaugg, que andaba con la misma ropa en verano y en invierno, era un hombre admirable: 
-El Toto nunca tiene frío -decían.

El no decía nada. Frío tenia, pero no tenia abrigo.
Desde el punto de vista del búho, del murciélago, del bohemio y del ladrón, el crepúsculo es la hora del desayuno.
La lluvia es una maldición para el turista y una buena noticia para el campesino.
Desde el punto de vista del nativo, el pintoresco es el turista.
Desde el punto de vista de los indios de las islas del mar Caribe, Cristóbal Colón, con su sombrero de plumas y su capa de terciopelo rojo, era un papagayo de dimensiones jamás vistas.
Desde el punto de vista del oriente del mundo, el día del occidente es noche.
En la India, quienes llevan luto visten de blanco.
En la Europa antigua, el negro, color de la tierra fecunda, era el color de la vida, y el blanco, color de los huesos, era el color de la muerte.
Según los viejos sabios de la región colombiana del Choco, Adán y Eva eran negros y negros eran sus hijos Caín y Abel. Cuando Caín mato a su hermano de un garrotazo, tronaron las iras de Dios. Ante las furias del señor, el asesino palideció de culpa y miedo, y tanto palideció que blanco quedo hasta el fin de sus días. Los blancos somos, todos, hijos de Caín”. 

Corrigiendo a Eric Hobsbawm 
Alejada de la crisis internacional, Argentina trata de sobrellevar el “tsunami River”. Para ello Julio Grondona se inspira en el viejo Vizcacha y propone que ganen o no el torneo del Nacional B, los ex millonarios  asciendan en el 2012. Disuelve el torneo de la A y ascienden junto a River otros 18 equipos del Nacional B. Suspende los descensos para los torneos 2011, primer semestre del 2012, con lo cual aleja la posibilidad que San Lorenzo, Racing y  Boca, con promedios comprometidos, sigan el calvario riverplatense.
Grondona sabe que para disimular un elefante en la calle Florida hay que rodearlos de otros 18. De paso se extingue la exclusividad de Clarín sobre la televisación  del torneo que desaparece.
Algunos dicen que es una desmesura intentar enmendarle la plana al historador Eric Hobsbawm. Posiblemente los que sostienen eso, pecan de un complejo de inferioridad. Tal vez  no se enteró que River se fue al Nacional B, y por eso  no ha podido aún evaluar la repercusión  y  corregir los años considerados del siglo que denominó corto. Por ignorar eso,  no encuentra el hilo de Ariadna que vincula ese hecho trascendental con el acercamiento de EE.UU al default, la crisis del euro,  Argentina y Brasil no incluidos entre los finalistas de la Copa América de fútbol, o a Mauricio Macri transformado en familia Ingalls y Bonafini y Carlotto en  la quintaesencia del mal. Y los discursos de la Rural, inalterables a pesar de los cataclismos mundiales.

El siglo XX, estimado Eric, terminó el 26 de junio del 2011. Es posible que otros hechos insólitos estén por ocurrir. Es difícil saberlo, salvo que tenga a bien preguntárselo a vaticinadores infalibles como Elisa Carrió o  los gurúes económicos.     

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: