Descubren en EEUU cultivos de trigo transgénico prohibido

Compartí


Escribe  Montserrat Mestre:

Hace 15 años Monsanto llevo a cabo experimentos para crear trigo transgénico y hacerlo resistente a su famoso herbicida a base de glifosato, el Roundup Ready, como ya lo han hecho con la soja y el maíz. Pero el trigo transgénico no se aprobó para la venta ni para el consumo y Monsanto detuvo los experimentos debido a la fuerte oposición de amplios sectores de la sociedad. Ahora se ha hallado un campo en Oregón sembrado de trigo transgénico de Monsanto. Recordemos que Monsanto controla férreamente las plantaciones de transgénicos para comprobar si el agricultor ha comprado la semilla en esa temporada en cumplimiento del contrato que les hace firmar, contrato que no les permite ni almacenarla ni guardarla para la próxima siembra. Así que es de suponer que la granja de Oregón no escapaba a su conocimiento, pero no han querido explicar qué ha ocurrido.  La producción de cereales de Oregón se destina casi en su totalidad al mercado asiático. Japón es el segundo comprador mundial de trigo a EEUU y ha suspendido las importaciones. La UE le compra más de un millón de toneladas anuales y ahora ha decretado un alerta para todo el trigo procedente de los EEUU.

Hallado trigo transgénico no autorizado en una granja de Estados Unidos

Japón suspende las importaciones de este cereal y la Unión Europea anuncia controles



POR MARIA SOSA TROYA / EL PAÍS

Japón ha decidido dejar de importar trigo de Estados Unidos, mientras que la Unión Europea ha anunciado controles y ha alertado a sus Estados miembros debido a la detección de un transgénico no autorizado en una granja de Oregón. La variación genética fue introducida por Monsanto, empresa líder en el sector, aunque la compañía suspendió el programa hace ya nueve años ante las protestas ecologistas y de la industria. Fuentes de la firma aseguran que el hallazgo es «inesperado» y que hay «fundadas razones» para creer que, si se confirma la validez de las pruebas realizadas, la presencia del producto es muy limitada. 

Hace 15 años, Monsanto inició las pruebas de campo para introducir en el mercado el llamado Roundup Ready, un gen que permitiría al cereal tolerar el Roundup, un herbicida compuesto de glifosato que es comercializado por la misma empresa y que, de otro modo, mataría a la planta. A pesar de que la compañía emplea esta técnica con el maíz y la soja, en 2004 decidió suspender el programa que culminaría con el primer trigo transgénico. Según apuntan fuentes de la firma, optaron por echarse atrás debido a la «drástica disminución de la superficie plantada y, en gran parte, a la falta de alineamiento de la industria». Estas mismas fuentes sostienen que en aquel momento se actuó de forma rigurosa. Ahora, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos ha detectado esta variación en una granja de unas 30 hectáreas en Oregón. Los responsables de Monsanto no han querido explicar qué ha podido ocurrir.

Fuentes de la empresa garantizan que no hay problemas de seguridad en los alimentos, piensos o el medio ambiente asociados a la presencia del gen Roundup Ready, «en caso de que este sea hallado en el trigo». En 2004 se encontraron, no obstante, con la oposición de grupos ecologistas, agricultores, consumidores, religiosos y compradores extranjeros, que aducían supuestos riesgos para la salud, posible aparición de malas hierbas resistentes al herbicida y el temor a que unas pocas multinacionales controlaran los principales cultivos del planeta.

A pesar de que la mayor parte de la producción de Oregón está destinada al mercado asiático, la Comisión Europea ha alertado a España —principal comprador— y a otros países importadores —la UE compra cada año un millón de toneladas de trigo a Estados Unidos—. También ha pedido explicaciones a la empresa y ha instado a sus responsables a facilitar un método válido para detectar la presencia de este transgénico, a lo que Monsanto ha respondido con «plena cooperación», informa Europa Press.

Fuentes de la compañía afirman que trabajarán con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos para confirmar los resultados de la prueba y determinar cuáles son los próximos pasos a seguir. Asimismo, se comprometen a llevar a cabo una «rigurosa investigación» para validar el alcance y hacer frente a cualquier presencia del gen Roundup Ready en las semillas de trigo comercial.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/05/31/actualidad/1370007455_772906.html


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *