Bolivia captura y entrega al represor y ex carapintada Luis Baraldini

Compartí

Lo manda el cónsul Sixto Valdez como regalo de Navidad con un montón de información complementaria. Baraldini fue agregado militar en Bolivia desde 1980 a 1982 (es decir, durante la dictadura narcotraficante de Luis Garcìa Meza, impuesta a sangre y fuego por la dictadura militar argentina… me llama la atención de que no lo hayan interrogado allí por ello), había sido antes el jefe de la represión en La Pampa, y en diciembre de 1990 fue quien encabezó el intento de copamiento del regimiento de Patricios, con el saldo de  dos oficiales leales muertos.

Bolivia captura al ex represor argentino Luis Enrique Baraldini

AGENCIA BOLIVIANA DE INFORMACION.-
La Paz, 24 dic (ABI).- El ex coronel Luis Enrique Baraldini, de nacionalidad argentina, prófugo de la justicia, fue capturado este sábado en Bolivia y de inmediato expulsado a su país de origen.

«Al medio día del sábado se aprehendió a Luis Enrique Baraldini, sobre quien pesa una orden de captura que fue ejecutada por las fuerzas de inteligencia del Estado», dijo el ministro de Gobierno, Wilfredo Chávez, acompañado por el viceministro de Régimen Interior y Policía, Roberto Quiroz.

Chávez detalló que el súbdito argentino se movilizaba con el nombre falso de Marco Antonio Aponte y con cédula de identidad falsificada. Era buscado desde 2003.

La autoridad dejó establecido que este ex militar argentino, por portar documentos falsos, y en cumplimiento con la norma de Migración fue expulsado a su país de origen y entregado a las autoridades argentinas.

Enrique Baraldini está acusado de violación de los derechos humanos en la época de la dictadura, era requerido por la justicia internacional y en ese sentido fue capturado tras una ardua investigación.

Chávez y Quiroz, presentaron al argentino, antes de ser deportado de Bolivia por su situación migratoria irregular y violar las normas migratorias.

El argentino fue aprehendido en la ciudad de Santa Cruz y luego trasladado a la ciudad de La Paz con fines de expulsión tal como determina la resolución 240 de la Dirección Nacional de Migración.

El titular de Gobierno, manifestó que la captura de una persona buscada por años es un mensaje claro para el Estado Boliviano, de luchar contra la impunidad, cumpliendo con normas internacionales.

Mencionó que comunicaron a las autoridades de la Cancillería Argentina sobre la captura y posterior entrega de este súbdito argentino prófugo de la justica.

«El Estado obliga a luchar contra la impunidad, contra la gente que dentro del país o fuera de ella causo dolor, luto y llanto a muchas familias, por tanto debe rendir cuentas ante la autoridad jurisdiccional con la justicia y la historia», precisó.


URGENTE 24, BUENOS AIRES.-
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- El gobierno boliviano detuvo el sábado 24/12 al ex militar argentino Luis Enrique Baraldini, acusado por violaciones a los derechos humanos, y procederá a expulsarlo en las próximas horas hacia la Argentina, informó el ministro de Interior, Wilfredo Chávez. 
«Se ha aprehendido al señor Luis Enrique Baraldini, súbdito argentino, sobre quien pesa una orden de captura que ha sido trabajada (procesada) por las fuerzas de inteligencia» de Bolivia, afirmó Chávez en una conferencia de prensa, donde presentó al ex militar esposado. 
Desde su fuga en noviembre de 2003, cuando se reabrió la causa que investiga los secuestros y torturas cometidas en la provincia de La Pampa, se suponía que Baraldini permanecía en Bolivia. Allí estuvo como agregado militar desde el año 1980 hasta 1982.
Se sabía que Baraldini permanecía desde hace años en Bolivia, en la zona sur del país, donde fue condecorado por los militares bolivianos. Tenía una escuela de equinoterapia en esa ciudad.
Baraldini fue oficial del arma Caballería y realizaba saltos ecuestres. En los ’70 tuvo como destino el Regimiento 101 de Toay de Santa Rosa cuando tenía el cargo de mayor. En Santa Rosa se casó y tuvo tres hijos.
Durante la dictadura militar, el mayor se convirtió en jefe de la Policía Provincial y tuvo a su cargo la parte operativa del grupo de tareas que funcionó en La Pampa.
En Santa Cruz de la Sierra, una ciudad de más de 500 mil habitantes, Baraldini fue comisario de pruebas de varios campeonatos de la especialidad ecuestre, según difundieron las páginas de algunos diarios de ese país en 2006.
Santa Cruz de la Sierra es uno de los departamentos más ricos Bolivia y sus autoridades se encuentran enfrentadas al proyecto del presidente populista bolivariano Evo Morales.
A pesar de estar prófugo de la Justicia argentina, en 2005 el ex carapintada fue condecorado por el Círculo de Oficiales del Ejército boliviano con la Gran Cruz por «sus méritos personales, profesionales y vocación de servicio a favor del Arma de Caballería».
En sus apariciones públicas, Baraldini utilizó entonces su apellido materno, Pellegri.
Luego de cumplir funciones en La Pampa, Baraldini fue trasladado en los ’80 como agregado militar a Bolivia donde fue profesor de oficiales de ese país. En 1984 fue detenido cuando se investigaban las torturas y secuestros en la provincia. Pero fue liberado y la causa judicial no prosperó cuando se dictaron las «Leyes del Perdón».
El 3 de diciembre de 1990 fue uno de los oficiales «carapintadas» que encabezaron la sublevación organizada por el coronel Mohamed Alí Seineldín. Su misión fue ocupar el Regimiento de Patricios, del barrio porteño de Palermo. Fue condenado por el hecho y cumplió prisión en Campo de Mayo, en Buenos Aires, hasta que fue indultado por el presidente Eduardo Duhalde en 2002.
En octubre de 2003 se reabrió la causa que investigaba los delitos de lesa humanidad en La Pampa y fueron detenidos doce ex oficiales de la Policía y ex oficiales del Ejército.
El 16 de noviembre de 2010 fueron condenados por la represión en La Pampa a 20 años el ex capitán Nestor Greppi, los ex comisarios Roberto Constantino, Omar Aguilera, Roberto Fiorucci y Carlos  Reinhart; a 14 años el oficial Néstor  Cenizo; a 12 los ex comisarios Oscar Yorio y Athos Reta; y a 8 Hugo Marenchino (este recuperó la libertad, condicional, este año).
Hubo un acusado que no tuvo que enfrentar el juicio: el ex coronel Fabio Iriart, quien padecía una enfermedad. Y en la causa permanecía prófugo el ex jefe de Policía, el ex coronel Luis Baraldini.
En la actualidad hay otros 28 represores, incluido los 7 condenados del primer juicio, que son investigados por el Juzgado Federal de Santa Rosa, por otros delitos que alcanzan a unas 300 víctimas.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *