FAYT x JAURTECHE: “Es un liberal crudo y parlanchín”.

Compartí

Carlos Fayt en la mirada de Arturo Jauretche

Jauretche-Fayt

Viedma (ADN).- El doctor Carlos Fayt, de 97 años, miembro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, fue esta semana el centro de la polémica política-judicial en virtud de mantenerse en el cargo, pese a su avanzada edad.

Distintas voces del gobierno consideraron que el juez debería dejar el cargo, e incluso desde el propio Poder Judicial crecen los comentarios sobre su real capacidad para ejercer sus funciones debido a su edad, entre otras cosas, que no concurre asiduamente el Palacio de Justicia de Plaza Lavalle.

En este contexto, incluso de un entredicho entre Cristina Fernández y el santafecino Antonio Bonfati, el blog “Nestornauta” de Sante Fe publicó “una perlita” sobre la opinión vertida por Arturo Jauretche cuando Carlos Fayt era un jóven que intentaba incursionar en la política, acercándose por aquellos años al Grupo Forja del radicalismo.

Dijo don Arturo Jauretche allá por 1958: “Para que mis lectores vean, por ejemplo, cómo se fabrica un personaje, los voy a invitar a que sigan la publicidad periodística sistemática que le está haciendo a una llamada “campaña de educación democrática”, cuyo objeto es ir fabricando con tiempo un nuevo personaje que lo será, a la distancia, aunque sea una “distancia larga”, como decía Balbín, un mozo que fue candidato a la presidencia de la República y que desde luego tuvo prensa favorable.

“El personaje que están fabricando es un doctorcito Fayt que un día, con el título nuevecito, un sombrero aludo de esos de ribete, y tres guantes, los dos para ponerse y el de llevar en la mano, se apareció en FORJA y se afilió.

“Pidió en seguida la tribuna y se la dimos tres veces. A la tercera lo llame y le dije: “Vea, joven, usted no entiende lo que es FORJA, porque usted es un liberal crudo y su puesto está en el Partido Socialista. Acerté, porque actualmente actúa en el mismo y habla, habla, habla; ¡la pucha si habla!, y tiene prensa a bocha como que La Nación y La Prensa le dedican todas las semanas su buen cuarto de columna”.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *