SIRIA. EE.UU. «invita» a los oficiales del EI a nutrir el inexistente ELS para derrocar a Assad…

Compartí

… Lo que no parece que ni Rusia, ni Irán, ni Hizbolá vayan a tolerar de brazos cruzados.

El «Estado Islámico»es una criatura de la CIA cuyos cuadros más operativos son los oficiales sunitas del disuelto ejército de Sadam Hussein. Acabar con él hasta su sorpresiva ofensiva y expansión como mancha de aceite hubiera sido muy fácil, ya que hasta entonces, cuando usaba el nombre más largo de Estado Islámico de Irak y el Levante (es decir, Siria) estaba financiado por Arabia Saudita y Qatar y recibía casi todos sus pertrechos por vía terrestre desde Turquía. Hoy ya tiene fuentes (pozos) de financiación propios, pero el petróleo lo debe vender, y eso implica otro grosso trasiego de camiones… hacia Turquía. Temo que la intervención absolutamente ilegal de los Estados Unidos (que se está cagando olímpicamente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas) en Siria consista, básicamente, en apretar al EI, informando a sus cuadros militares que si nutren las filas del hoy inexistente Ejército Sirio Libre, se les reanudará la paga y que, de lo contrario, se les espachurrará como a insectos. De modo que es de esperar que el EI se achique a medida de que el ELS adquiera entidad y crezca… cosa de reanudar el combate contra el gobierno de Damasco. Y es la dictadura global del capital financiero y los fabricantes de armas necesita que los estados nacionales desaparezcan, allá y también acá. Y obviamente, si el gobierno del partido Baaz sirio cae, las hordas del EI y del fundamentalismo sunita apuntarán a China, Rusia e Irán.

En fin, creo que hay que conformar un comité de solidaridad con Siria, y también que Cristina tiene que imitar al Pepe Mugica y ofrecerle asilo cuando menos a los sirios desplazados a Turquía, priorizando a los niños huérfanos. Allá se viene el invierno y la ONU acaba de decir que no tiene dinero para solventar a los refugiados, por lo que está visto que muchos morirán de inanición o se comerán unos a otros. Solidaricémonos con los refugiados sirios. Si hay algo archicomprobado es que un sirio, en unos pocos años, se convierte en gaucho. Para empezar, ya le dan al mate y las bombachas gauchas son de origen turco.

Los dejo con Guadi Calvo:


Las buenas conciencias atacan de nuevo

siria8

GUADI CALVO / HAMARTIA
Las buenas conciencias del mundo no dejan de practicar todos los argumentos del asombro a la hora de pensar el Estado Islámico, como si las hordas de Atila, Gengis Kan o Tamerlán, se hubieran escapado de los libros y nuevamente estuvieran cabalgando a la conquista del mundo.
La realidad es mucho más prosaica, ya se sabe, el Estado Islámico no es otra cosa que una horda fuera de control escapada de los laboratorios del Departamento de Estado. Como ya ha pasado otras veces, como con el Khemer Rouge, el propio al-Qaeda y los lunáticos de Boko Haram, solo por mencionar los más mediáticos.
El Estado Islámico, hoy enemigo jurado de la OTAN, Vladimir Putin y el mismísimo Papa Francisco, a quien el embajador de Irak en Italia, Habbed al-Sadr, se encargó de alertar que el jefe de la iglesia católica se encontraba en la larga lista de condenados por el califa Ibrahim al-Bagdadí.
Para arrancar del mundo este tormento, el bueno de Barack Obama ha comenzado a bombardear sus posiciones, con la salvedad que estos yihadistas, se encuentran en territorios de naciones sobernas, Irak y Siria. El caso de Irak es más claro, sus propias autoridades emergidas de las fangosas aguas servidas que dejaron los Estados Unidos, después de su vergonzosa retirada, tras asumir que toda la panoplia de armas, hombres y dólares que durante casi diez años hicieron de Irak lo que quisieron no sirvió para nada más que dejar una guerra civil entre sunitas y chiitas que ya ha cobrado tantos muertos como los provocados por la invasión de 2003, guerra que no tiene visos de finalizar y para peor inventó engendros como el Estado Islámico para Irak y el Levante (EIIL) o DAESH hoy mejor conocido como Estados Islámico a secas, que solo agrava la situación en Irak, sino que ha desbordado la crisis en Siria, y amaga con extenderse a otros países de la región, Líbano, Jordania, Arabia Saudita.
Por eso los bombardeos de los Estados Unidos y Francia con el respaldo de Arabia Saudita, Bahréin, Emiratos Árabes, Qatar y Jordania, son bien vistos por las buenas conciencias, que ignoran o quieren ignorar el trasfondo de toda la situación. Fundamentalmente el repentino resurgir del EI sirve para abastecer a las fuerzas «moderadas» que desde el 2011, combaten en Siria, con todo el apoyo de la OTAN y las petromonarquias del golfo al gobierno legítimo de Bashar al-Assad.
Con la intensión de partir el eje chií encabezado por Teherán y acompañado por la milicia libanesa de Hezbollah e Irak nación preponderantemente chií. Asentemos que quizás sea el chiismo la representación más clara, por estos tiempos, de la lucha antimperialista junto a Cuba y Venezuela.
Tras el fracaso de los esfuerzos por consolidar un frente que termine definitivamente con al-Assad, después de haber echado mano a las bandas alqaedeanas de al-Nusra y la fantochada de las armas tóxicas en el barrio damasquí de al-Ghutta lo que puso al mundo al borde de una guerra entre Estados Unidos y Rusia en agosto del 2013, ahora se ha inventado el cuento del Estado Islámico, por lo que los cielos sirios e iraquíes están volviendo a ser invadidos por la aviación norteamericana y francesa.
Desde hace más de un mes la Fuerza Aérea norteamericana ha realizado más de ciento noventa ataques sobre posiciones yihadistas en territorio iraquí y el lunes veintidós las iniciaron sobre Siria, sin una autorización expresa de Damasco, lo que puede llegar a tensar todavía más la muy la relación entre el tándem ruso-chino con los Estados Unidos ya que tanto Moscú como Beijín, habían declarado que no se podría permitir una intromisión semejante en Siria sin una autorización expresa de sus autoridades.
No solo de pan vive el yihadista
No es un secreto para nadie, que desde el inicio de la Primavera Árabe, los servicios de inteligencia de la Unión Europea y los Estados Unidos estuvieron metidos hasta las pestañas en todas las operaciones, en algunos casos para controlar y contener que al clamor popular no se le vaya la mano, como fue en Bahréin donde lograron salvar la ropa en el último minuto, en otros el fracaso fue absoluto como en Egipto en que todavía en eterno Hosni Mubarak, debe estar preguntándose qué fue lo que hizo de malo si durante treinta años no había hecho otra cosa que servir con amor y patriotismo a los Estados Unidos. En otros casos alentó, fogoneó y dirigió las revueltas que terminaron en golpe de estado como en Libia o en guerra como es el caso sirio.
En este último país la inteligencia de sus fuerzas armadas, estima que desde que comenzó en conflicto en los primeros meses del 2011 han pasado por su terriotorio un cuarto de millón de yihadistas extranjeros. Un 41% de los terroristas extranjeros miembros del Emirato Islámico en Irak son sauditas, un 18,8% libios y solo un 8,2% eran sirios. Los europeos son significativamente menos, pero los gobiernos europeos padecen el síndrome del hijo prodigo y están muy atentos por si miles de jóvenes yihadistas deciden volver a sus países de origen y ponen en práctica lo que aprendieron.
Pero la espuria alianza entre el Estado Islámico o al-Qaeda, ya los contornos son muy difíciles de definir y la OTAN, piensa tras la caída de Bashar al-Assad, mudarse nada menos que a países musulmanes fronterizos con Rusia, enemiga jurada del extremismo musulmán. Como prueba de esto ahora se sabe que Tarkhan Batirashvili alías Abu Omar al-Shishani, un ex sargento de la inteligencia militar georgiana, se ha convertido en uno de los principales jefes del Emirato Islámico.

La idea sería que comiencen a reubicarse tanto combatientes y armamentos que hoy ocupan Siria e Irak en la frontera rusa con el fin de llevar la yihad a los vastos territorios rusos con predominio de población musulmana. Lo mismo se está haciendo con respecto a China, ya que se ha registrado un incremento de uigures chinos, musulmanes sunnitas y turcófonos en el Estado Islámico, para volver a China y poner en práctica su master en violencia.

Poco importa que los bombardeos norteamericanos pueda matar unos cientos de yihadistas si con esto se lograse una buena lavada de cara de los Estados Unidos en la región, al tiempo de reconvertir a los milicianos del EI en soldados del derrotado Ejercito Libre Sirio, los «moderados» que occidente reconoce apoyar y puedan, ahora si, derrocar a al-Assad, mientras los otros contingentes marchan a la frontera rusa.

Todo esto no sólo cuenta con la financiación de occidente y loas petromonarquias sino con los propios dinerillos que el Estado Islámico recupera de los campos petroleros y refinerías que controla desde junio pasado tanto en Siria como en Irak. Se estima que cunetan con entre 50.000 y 60.000 barriles diarios. El EI contrabandea con ayuda de empresas turcas e israelíes, lo que representa unos tres millones de dólares al día.

Además, el EI recauda impuestos en las zonas que ha tomado, cobra rescates de rehenes y practica el tráfico de personas, para mano de obra esclava y explotación sexual y finalmente el saqueo y la venta de antigüedades para coleccionistas privados.

El Departamento de Estado ha construido un enmarañado y confuso sistema de fuerzas que parecen oponerse y en realidad colaboran entre sí, para enmascarar actividades que asustarían en mucho a las buenas conciencias del mundo.


Compartí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *